Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez ordena prisión para 10 de los detenidos en la operación contra ETA

La policía ha detenido cerca de la Audiencia Nacional a un etarra huido de la justicia desde 1989

Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado han detenido en las últimas horas a cuatro personas por su presunta relación con la organización terrorista ETA, según han informado fuentes de la investigación. El juez Garzón ha ordenado esta noche el ingreso en prisión para 10 de los detenidos esta semana en la operación contra la estructura de captación por delitos de integración o colaboración con banda terrorista.

La última detención ha tenido lugar esta noche, cuando agentes de la policía han arrestado en Algorta (Vizcaya) a Juan Antonio Orbegozo Linares como presunto miembro de la estructura de captación de la banda. Por la mañana, en los alrededores de la Audiencia Nacional, agentes de la Comisaría General de Información han capturado a Anjel Alkalde Linares, un ex diputado de Batasuna y miembro de ETA fugado desde 1989, que aparece en la listas de terroristas elaboradas por la Unión Europea y Estados Unidos.

Anjel Alkalde (1943, Portugalete) era buscado internacionalmente por pertenencia a ETA desde diciembre de 1989. Cumplía condena por colaboración con la organización terrorista en la prisión de Herrera de la Mancha, por elaborar informaciones para ETA, pero fue puesto en libertad por imperativo legal para sustituir como diputado de Herri Batasuna al asesinado Josu Muguruza. Alkalde aprovechó la toma de posesión de su cargo para darse a la fuga. En enero de 2003 reapareció fugazmente en San Sebastián para participar en un acto público celebrado a favor del reconocimiento de la nación vasca. "Nos ha llegado el momento de vivir en nuestra tierra como vascos", dijo para anunciar la determinación de un grupo del colectivo de huidos de la Justicia de regresar País Vasco para trabajar en el proceso político "a favor de la libertad de Euskal Herria", organizado por la plataforma Bai Euskal Herriari.

Fue a ver a su novia

La policía sospecha que Alkalde pudo dar cobijo a un miembro del comando Vizcaya, Jon Kepa Preciado, y ayudarle a huir tras la desarticulación del grupo en septiembre de 2003. Este dato ha salido a relucir durante la declaración de 14 de las 16 personas arrestadas esta semana en el curso de la operación lanzada contra ETA por el juez de la Audiencia Baltasar Garzón. El magistrado ha tomado hoy declaración a los detenidos en esos juzgados madrileños. Y precisamente en este punto se encuentra la clave de la captura de Anjel Alkalde: había ido con un grupo de 40 personas a la Audiencia a interesarse por estos detenidos, en su caso por una de ellas, su novia.

En las últimas horas se han producido dos detenciones más. A las diez de la noche de ayer, la Guardia Civil detuvo en Basauri a Javier Pérez Aldenate, un supuesto miembro liberado (a sueldo de la organización y no fichado) de ETA, que portaba documentación falsa. En el momento de su captura, efectuada en la calle, no iba armado. Pérez Aldenate podría estar implicado en el atentado con coche bomba del pasado 14 de enero en Getxo.

Atentado en Dénia

La segunda detención se produjo en la localidad alicantina de Campello, donde el sospechoso, Ieltxu López de Aberasturi, un vecino de Vitoria, se encontraba desde hace algunos días. El arresto de esta persona se produjo ante la sospecha de que pudiera tratarse de un colaborador de la organización terrorista. La Guardia Civil considera que López de Aberasturi realizaba labores de apoyo para Pérez Aldenate. Investiga también su presunta participación en la acción terrorista contra el hotel Port de Dénia el 30 de enero.

Pérez Aldenate cuenta con antecedentes por un delito de apología del terrorismo, consistente en haber portado en público carteles de apoyo a ETA, mientras que el otro detenido no tiene antecedentes. Además de los arrestos, los agentes han procedido a registrar los domicilios de los arrestados. La información que pudiera intervenírsele a Pérez Aldenate podría ser de relevancia al ser un miembro liberado de la banda terrorista.