Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DEBATE SOBRE LA REFORMA DEL ESTATUTO VASCO

Rajoy considera "disparatado" que el Gobierno hable con Batasuna si no condena la violencia

El presidente del PP dice que la mejor apuesta por la paz en el País Vasco es que ETA deje las armas

Para el líder del PP, Mariano Rajoy, la oferta de negociación que ayer envió Batasuna al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no tiene "ningún valor" y sería "disparatado" que Zapatero dialogara con "un señor que apoya una organización terrorista". Rajoy entiende que eso es "negociar la vida, libertad y los derechos de las personas" y por ello, ha rechazado todo diálogo con Batasuna mientras no "anuncie primero que no apoya la violencia" de ETA y mientras la banda no anuncie que deja las armas.

Rajoy opina que el presidente no puede aceptar la invitación al diálogo de un portavoz de una formación "declarada organización terrorista" por la Unión Europea y los tribunales del Estado, en referencia a Batasuna, cuyo líder, Arnaldo Otegi, ofreció ayer una negociación a Zapatero para llegar a la "desmilitarización multilateral" del conflicto vasco. "No se puede negociar con quien negocie con una pistola encima de la mesa", porque eso sería "algo disparatado" y supondría "negociar las vidas de las personas", su libertad y sus derechos.

Así, cree Rajoy que que "lo único que cabe" de Otegi es que "anuncie primero que no apoya la violencia" ni la actuación de ETA y, "segundo, que ETA deje las armas". A su juicio, "ése es el único mensaje importante que puede aportar en este momento Batasuna y ETA a la sociedad vasca" y la "mejor apuesta por la paz" que cabe por su parte.

Pacto con el Gobierno

Preguntado sobre el pacto firmado ayer con Zapatero para abordar conjuntamente las reformas constitucionales y estatutarias, ha subrayado que en España han pasado "muchas cosas en las últimas fechas que han generado mucha inquietud en mucha gente", como la apertura de "un proceso de reformas que no se ha concretado y no se sabe exactamente qué es lo que se pretende", la aprobación del plan Ibarretxe y determinadas declaraciones que "afectan a la esencia de nuestro sistema de valores". Estos temas, a su juicio, deben ser "producto de un acuerdo conjunto" entre el PP y el PSOE porque "representan al 80% de los españoles" y porque partidos que representan a "un 2% de los ciudadanos no pueden condicionar temas tan serios y tan importantes". Además, entiende que "había una gran demanda en el conjunto de los ciudadanos españoles" en el sentido de "148 escaños son más que ocho escaños".

Rajoy ha dicho que al presidente del Gobierno "le ha parecido bien mi planteamiento y, a partir de ahí, ya veremos". "He ofrecido ese acuerdo, que se me ha aceptado, para defender valores que comparten la inmensa mayoría de los españoles, la unidad, la soberanía, el modelo de Estado constitucional, la solidaridad, la igualdad, la legalidad y las reglas del juego", y, a partir de ahí, "veremos si el Gobierno comparte o no estas cosas y cómo actúa".