Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DEBATE SOBRE LA REFORMA DEL ESTATUTO VASCO

IU aún debe decidir entre el 'no' y la abstención al plan en el Congreso

La coalición acuerda que no apoyará el proyecto soberanista cuando llegue al Congreso a pesar de que su federación vasca sí lo ha ratificado

Izquierda Unida ha acordado hoy que no apoyará el plan Ibarretxe cuando llegue al Congreso, aunque ha aplazado la decisión sobre si votará en contra o se abstendrá respecto a una propuesta que su federación vasca sí ha ratificado. El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, ha hecho este anuncio tras la reunión en Madrid de 11 de los 17 coordinadores regionales, entre ellos el de Ezker Batua, Javier Madrazo, miembro del Gobierno de Vitoria que ha redactado la propuesta soberanista.

"Hemos conseguido aceptar las posiciones diversas", ha subrayado Llamazares para justificar el contraste entre el voto favorable de EB en la Cámara vasca y la posición que mantendrá IU-ICV cuando el texto llegue al Congreso de los Diputados y se vote en pleno, previsiblemente el próximo 8 de marzo. El acuerdo de los coordinadores regionales deberá ser ratificado por el Consejo Político Federal, que se reunirá el próximo 22 de enero para nombrar la nueva dirección de IU y ratificar al coordinador general tras la asamblea del pasado mes de diciembre. En cuanto a la decisión sobre el sentido del voto en el Congreso -"no" o "abstención"-, deberá ser la nueva Presidencia de la formación la que lo decida en una posterior reunión.

No obstante, Llamazares ha considerado que lo más probable es que la postura sea finalmente de rechazo, como defienden 13 de las 17 federaciones de IU, frente a la opinión de País Vasco, Cataluña, Baleares y Valencia de que el grupo parlamentario debe absenerse. De hecho, los socios de IU en el Congreso, los diputados de ICV Joan Herrera y Carme García, ya han anunciado que ellos se abstendrán. A pesar de no estar de acuerdo con el plan Ibarretexe, Llamazares ha dejado claro que lo considera "legítimo" y ha apreciado que haya abierto una dinámica cuya "única solución" es el diálogo, "no el portazo abrupto". Así, ha defendido el diálogo entre los gobiernos central y vasco y de éstos con las fuerzas políticas representadas en los respectivos parlamentos para tratar de consensuar una reforma del estatuto de Guernica "integradora y acorde con las aspiraciones de la mayoría de los vascos".

"Naturalidad" ante las divergencias

De este modo, ha añadido, se evitará que el proceso de reforma acabe convertido "en una pelota vasca", como tratará de hacer comprender al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la reunión que ambos mantendrán en breve. En cuanto a las distintas posturas de las federaciones de IU, Llamazares ha llamado a observar "con naturalidad" estas divergencias y las ha comparado con las diferencias de criterio expresadas en alguna ocasión entre el PSOE y el presidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, o a las que ha tenido con su partido el líder del PP catalán, Josep Piqué.

De hecho, ha alabado el tono "constructivo" y de "comprensión" mostrado a su juicio por los asistentes a la reunión de hoy, en la que se ha aprobado por asentimiento una propuesta de resolución que defiende el federalismo como modelo de estado. Por su parte, el líder de Ezker Batua, Javier Madrazo, ha propuesto la creación de una comisión mixta entre el Congreso de los Diputados y el Parlamento Vasco para llegar a un acuerdo sobre el modelo de convivencia entre nacionalistas, no nacionalistas y federalistas.

En una breve declaración en la que no ha aceptado preguntas, Madrazo ha explicado que ha acudido a Madrid con una "actitud constructiva" y con varias propuestas, y se ha mostrado "convencido" de que Izquierda Unida debe "jugar un papel decisivo" en el debate sobre el modelo de Estado y apostar por la negociación "frente al tándem que forman PP y PSOE". Además de la citada comisión mixta, que a juicio de Madrazo debería preceder el debate a la totalidad en el Congreso, ha defendido ante sus compañeros "el derecho de la sociedad vasca a decidir su propio futuro", así como su propuesta de federalismo de libre adhesión frente al plan Ibarretxe.