Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DEBATE POLÍTICO EN EL PAÍS VASCO

El 'plan Ibarretxe' sale adelante en el Parlamento vasco gracias a tres votos de Batasuna

El 'lehendakari' llama a Zapatero para abrir el proceso negociador.- El presidente acuerda reunirse con Rajoy después de Reyes.- El PP pide al Gobierno que recurra al Constitucional

El Parlamento vasco ha aprobado esta tarde el plan Ibarretxe, gracias a los votos de tres diputados de Sozialista Abertzaleak, el grupo heredero de la ilegalizada Batasuna. Tal como ha anunciado por sorpresa el portavoz de SA, Arnaldo Otegi, durante su intervención en el debate sobre la propuesta soberanista del lehendakari, él mismo, Joseba Permach y Jon Salaberria han dado su apoyo al plan, lo que ha dado al Gobierno vasco, integrado por PNV, EA e IU, los votos necesarios para alcanzar la mayoría absoluta indispensable para que la propuesta superase el trámite parlamentario.

Los votos de los tres diputados de SA se han sumado a los 36 que aúna el Gobierno tripartito de Vitoria, con lo que el plan ha contado con 39 a favor -26 del PNV, 7 de EA, 3 de EB (IU) y 3 de SA-, dos más de la mayoría absoluta, y 35 en contra -19 del PP, 13 del PSE y 3 de SA. Así, el presidente del Parlamento, el peneuvista Juan María Atutxa ha proclamado que "queda aprobada la Propuesta de Estatuto Político de la Comunidad de Euskadi".

Una vez aprobado, el plan, cumple el primer requisito fijado en el Estatuto de Gernika para su propia reforma, como es la aprobación por la mayoría absoluta del Parlamento Vasco, y ahora deberá ser enviada a las Cortes Generales. De hecho, el lehendakari ha llamado hoy mismo al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para proponerle la apertura de "un proceso de negociación de carácter inmediato" sobre la reforma del Estatuto de Gernika. Zapatero le ha respondido que el próximo 7 de enero fijará una reunión con él. También fijará una con el líder del PP, Mariano Rajoy, con el que ha coincidido en una conversación telefónica en su rechazo al plan y han acordado mantener un encuentro sobre el tema después del 6 de enero, según han informado fuentes gubernamentales. Los populares, según ha anunciado Ángel Acebes, ha pedido al Gobierno "la inmediata impugnación" ante el Tribunal Constitucional del acuerdo del Parlamento vasco que ha aporbado el plan, que "es desde hoy también el plan de ETA".

Ibarretxe ha informado tras el pleno que quiere abrir una negociación con Zapatero "con espíritu y talante abierto" sobre la propuesta aprobada, que necesita la aprobación de las Cortes generales para seguir adelante. Además, el ha adelantado que entre hoy y mañana se pondrá en contacto con todos los portavoces de los grupos parlamentarios vascos para realizar, a partir de la semana que viene, un análisis compartido de "cómo conducir abierta e inteligentemente este proceso". El lehendakari ha subrayado que el plan "ya no es un proyecto sólo del Gobierno, sino que es del Parlamento Vasco, que lo ha aprobado por mayoría absoluta". "Se abre un tiempo político extraordinariamente importante, en el que espero que estemos todos a la altura de las circunstancias y el primero, el lehendakari".

Una vez remitida al Congreso, la reforma "requerirá la aprobación de las Cortes Generales del Estado mediante ley orgánica", según estipula el Estatuto de Gernika. Esa aprobación no se producirá casi con toda seguridad, por lo que será devuelto a Vitoria. el último paso es "la aprobación de los electores mediante referéndum", cosa que no podría hacerse sin contar con el visto bueno de las Cortes Generales. En todo caso, Ibarretxe ha reiterado que someterá el proyecto a referéndum con o sin la aporbación del Parlamento español.

La sorpresa

El anuncio de Otegi durante el debate ha supuesto toda una sorpresa, pues se daba por hecho que Batasuna votaría en contra del plan, ya que ha anunciado repetidas veces que no colma sus expectativas. Sin embargo, el grupo liderado por Otegi ha recurrido a una treta dialéctica para que el plan saliese adelante: tres de los diputados votarían a favor del "sí a Euskal Herria, sí a la consulta popular y sí a la autodeterminación", es decir "sí a un acuerdo, en definitiva, que cierre la puerta a los errores del pasado, a los errores partidistas, a nuevas imposiciones". Mientras, otros tres dirán 'no', "con claridad, a nuevas imposiciones, no con claridad a la reforma estatutaria". Pero, que no se equivoquen. No estamos buscando aquí reeditar pactos abertzales, ni estrategias de confrontación. Estamos intentando utilizar la famosa llave de cerrar la puerta a una reforma estatutaria y abrir la puerta a un diálogo político que permita, definitivamente, traer a este país una paz estable, justa y duradera", ha concluido.