Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diana confiesa en una cinta póstuma que planeó fugarse con su escolta

La princesa Diana de Gales concibió un plan para fugarse con uno de sus guardaespaldas, un policía a la sazón casado, con dos hijos y 14 años mayor que ella, de quien estaba profundamente enamorada y que murió diez años antes que ella y también en un sospechoso accidente de tráfico. Así lo revela la que fuera infeliz esposa del príncipe Carlos de Inglaterra en una cinta de vídeo grabada en 1992 y que acaba de transmitir a título póstumo una cadena de televisión de Estados Unidos.

Se trata de una serie de vídeos que está emitiendo la NBC, en las que la difunta Diana de Gales habla de su infancia, de su matrimonio con Carlos de Inglaterra y de la familia real británica. Los vídeos de Diana fueron grabadas por uno de sus profesores de oratoria, Peter Settelen, cinco años antes de la muerte de la princesa.

En la última cinta difundida por la NBC, la popularmente conocida como Lady Di confiesa por primera vez que estuvo "profundamente enamorada de alguien" de su entorno, al que no identifica y por el que estuvo dispuesta a "dejarlo todo" para irse "a vivir con él". Diana afirma haber quedado totalmente destrozada cuando el guardaespaldas, identificado por la prensa como el sargento Barry Mannakee, de 39 años, murió al caer de la moto en la que viajaba con un compañero el 14 de mayo de 1987 tras chocar ésa con un automóvil.

"Nunca debía haber jugado con fuego"

"Fue el mayor golpe de mi vida. Nunca debía haber jugado con fuego, pero lo hice, y me quemé", dice la princesa, quien afirma haber sido feliz tan sólo en su presencia. Según Diana, su relación con Mannakee se había vuelto difícil porque "mucha gente estaba celosa". El agente fue trasladado al cuerpo de protección diplomática por sus superiores, que querían apartarle de la vista de la princesa, y murió ocho meses después.

Fue el propio Carlos quien informó a Diana de su fallecimiento cuando la pareja viajaba al festival de cine de Cannes, donde Lady Di tuvo que disimular su pena delante de toda la prensa mundial. Los detectives de Scotland Yard han sido encargados de investigar las circunstancias de aquel accidente, que Diana sospecha que fue provocado.

La divulgación de las cintas coincide con los preparativos de Scotland Yard para interrogar al príncipe Carlos, heredero del trono británico, en relación con la muerte de la que su entonces ya ex esposa en otro accidente de tráfico, ocurrido en París el 31 de agosto de 1997. Según las últimas revelaciones periodísticas, el oficial de seguridad que iba al volante del automóvil en que viajaban Diana y su amante Dodi Fayed, y que falleció junto a la pareja en aquella noche trágica, trabajaba para los servicios secretos británicos y franceses.