Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL XV CONGRESO DEL PARTIDO POPULAR

El PP elige presidente a Mariano Rajoy con un respaldo del 98,37% de los votos

El líder del PP hace una encendida defensa de José María Aznar y afirma que nadie le recomienda

Mariano Rajoy Brey ha sido elegido esta noche presidente del PP con el 98,37% de los votos emitidos (2.479) por los compromisarios del XV Congreso Nacional. De los 3.030 compromisarios con derecho a voto, 2.541 han participado en la votación, aunque ha habido 21 papeletas nulas, con lo que los votos válidos han sido 2.520, de los que 41 han sido en blanco. Rajoy, único candidato al cargo, sucede a José María Aznar, que ocupaba el puesto desde marzo de 1990. El nuevo líder del PP asume a sus 49 años el reto de renovar el partido en su regreso a la oposición y el objetivo de recuperar el Gobierno.

Horas antes, Rajoy ha hecho una encendida defensa del ex jefe del Ejecutivo en su discurso ante el Congreso: "Ya sé que no le gusta que hablemos de él, pero no voy a dejar pasar ni ésta ni ninguna ocasión que se me presente para rendir un sentido homenaje a su figura". Sin embargo, también ha querido dejar clara su independencia respecto a su predecesor. "No me recomienda nadie. Soy yo el que os pide que confiéis en mí y en las ideas que propongo", ha afirmado. El entonces candidato ha arrancado su discurso con una referencia a las elecciones del 14 de marzo. "Estoy orgulloso de mi partido y de todo vosotros, porque pese a que perdimos las elecciones de marzo en unas circunstancias dramáticas y excepcionales no bajastéis la cabeza. Nadie, ni nuestros adversarios, esperaban ese resultado. ¿Y que ocurrió? Recibimos un aluvión de nuevos afiliados".

Rajoy ha alabado a continuación la reacción del partido tras la derrota: "Recibistéis la derrota con una gran entereza y en cuanto pasaron los primeros momentos os pusistéis a trabajar con la mayor entereza. Y lo habéis hecho sin volver la vista atrás, sin tensiones, con la mayor unidad. Antes de que el Gobierno pudiera saber por donde venía el aire, pusistéis en pie una oposición rigurosa. España, hoy por hoy, cuenta con una oposición bastante más consistente que el Gobierno".

Después han llegado las alabanzas a Aznar. "Por primera vez en 14 años José María Aznar no sube a esta tribuna para proponer su candidatura". Sus palabras han sido "un sentido homenaje a su figura, a la del hombre que ha sido el mejor presidente del Gobierno que hemos conocido en España. Algunos no quieren confesar ese reconocimiento, pero bien que lo hacen con el afán con el que le persiguen. Quieren borrar su herencia, y no lo van a conseguir. La historia pondrá a todos en su sitio".

La sombra de la dimisión

A continuación, Rajoy ha explicado las razones por las que presenta su candidatura y ha confesado que estuvo a punto de dimitir tras la últimas elecciones. "Esta candidatura que os presento es el símbolo de mi compromiso con vosotros y la mejor forma que se me ocurre de demostraros que estoy a vuestra disposición. Es una decisión que no es ajena a lo que ocurrió el 14 de marzo. Os confieso que tras los resultados del 14 de marzo mi primera reacción fue dimitir [...] Pero había mucho que hacer y era imprescindible que el partido no interrumpiera su funcionamiento ni un minuto. No me sentí con derecho a solicitar que se reemplazara ni a precipitar la elección de una nueva directiva. Me hubiera sentido enormemente mezquino y no me lo perdonaría jamás en mi vida en el caso de haberlo hecho".

El candidato a la presidencia del partido ha pintado luego un panorama optimista de la situación del PP, pero ha advertido de que la reconquista de la Moncloa no es un camino de rosas. "Somos el partido más grande de España. 700.000 afiliados, de todos los sectores de la sociedad y de toda España [...] pero con eso no basta [...] El partido cobra fuerza cuando se muestra unido, cuando dice lo mismo en todas partes, y sobre todo cuando en toda España nos ven entregados a la tarea de resolver los problemas de todo el mundo: debemos estar con la gente". Y en esa línea ha dejado claro cuál es su objetivo: "un partido unido, con un discurso coherente al servicio de España y de los españoles".

Rajoy ha querido incidir también en dos de los temas más importantes del programa del partido: la unidad de España y la lucha contra el terrorismo. "Los españoles saben que si otros flaquean en la lucha contra el terrorismo, hay una alternativa. La unidad de España es casi una características privativa del PP. A nosotros no nos inquieta las críticas de algunos nacionalistas ni estamos dispuestos a dejar que nos dirigan", ha afirmado.