Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA INVESTIGACIÓN DEL 11-M | La comisión parlamentaria

El jefe de la investigación dice que la tarde del 12 comunicó a Interior sus dudas sobre ETA

El jefe de los Tédax asegura que nunca dijo que el explosivo de las bombas era Titadyne

El jefe de la investigación policial, Jesús de la Morena, ha explicado esta tarde a la comisión que investiga los atentados del 11-M que el día 12 por la tarde ya comunicó a la cúpula de Interior, durante una reunión a la que asistió el propio Acebes, que "había ciertos indicios" que se apartaban de la autoría de ETA y que "había que contemplar la vía integrista". Por la mañana, el máximo responsable de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, ha explicado que su cuerpo supo a las 14.00 horas del 11-M que el explosivo utilizado por los terroristas era dinamita, pero en ningún momento dijeron que era del tipo Titadyne -la marca usada por ETA desde el año 2000-. Tardaron 12 horas más en constatar, hacia las 18.00 horas, que era Goma 2 Eco. A pesar de que este dato revelador, Acebes señaló el día de la matanza en su comparecencia de las 20.00 horas que era dinamita pero que no podía especificar la marca.

De la Morena, entonces comisario general de Información y cuyo testimonio es considerado clave, ha señalado que el hecho "determinante" por el que se atribuyeron a ETA los atentados la misma mañana del 11-M fue que el entonces subdirector general operativo de la Policía, Pedro Díaz Pintado, fue informado a las 12.00 horas de que el explosivo usado era Titadyne. Según ha explicado, el subdirector recibió una llamada en presencia de entre ocho y diez responsables policiales y mandos de Interior en la que se le informó de que habían sido perpetrados con dinamita de esa marca. Sin embargo, De la Morena ha afirmado desconocer quién era el autor de la llamada, pero que supone que se trataba del que en ese momento era el máximo responsable de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana, Santiago Cuadro, del que dependían los Tedax.

Previamente, Sánchez Manzano ha señalado que a las 14 horas del 11-M se obtuvieron los primeros datos fiables sobre los restos hallados en los lugares de las explosiones y estos arrojaron que era dinamita, pero sin poder precisar la marca. Sin embargo, poco después el Ministerio del Interior confirmaba a algunos medios de comunicación que se trataba de la marca Titadyne, una información que la agencia Efe repitió, desde las 13.27 horas, a lo largo de todo el día. El jefe de los Tedax no ha descartado que después de ese resultado, algún superior jerárquico asociara la dinamita a la marca comercial Titadyne, y ha afirmado que a las 17.00 del mismo día 11 ya había indicios "más que fundados" de que el resto de explosivo hallado en la furgoneta de Alcalá de Henares era Goma 2 ECO, la usada por los terroristas.

Durante la segunda jornada de comparecencias, también ha declarado Faustino Álvarez Sola, jefe de la Unidad Central Especial de la Guardia Civil especializada en terrorismo internacional (UCE-2), que ha relatado que el día de la matanza, la unidad del Instituto Armado dedicada a la lucha contra ETA (UCE-1) le comunicó que era Titadyne, por lo que su unidad relegó la pista islámica, hipótesis que sí contempló en los primeros momentos. Sin embargo, no ha podido precisar quién dio este dato a la UCE-1, salvo que fue "por un teléfono oficial". Además, ha relatado que él no tuvo conocimiento de la marca de la dinamita hasta la mañana del 13-M, pese a que más de 24 horas antes la policía ya había comprobado que era Goma 2 Eco.

"Es imposible evitar todos los ataques"

Por su parte, Mariano Rayón, jefe de la Unidad Central de Información Exterior de la Policía, que ha declarado también por la mañana, ha confirmado que la pista islamista definitiva comenzó a seguirse el día 13 "a las 12.30 horas". A pesar de esto, Acebes, preguntado horas más tarde ese mismo día, aseguraba que ningún responsable policial le había comunicado que se investigaba sobre todo al terrorismo islamista. Esto mismo ha sido corroborado por la tarde por el jefe de la UCE-2 de la Guardia Civil, que ha ratificado que en la mañana del día 13 se alcanzó la "percepción objetiva" de que el atentado era obra de terroristas islámicos, una vez que le llegaron informes de que el Cuerpo Nacional de Policía -encargado de la investigación- optaba por esa hipótesis, aunque ya antes se había tenido en cuenta la aparición de la cinta con versículos del Corán y el comunicado en vídeo que reivindicaba los atentados en nombre de Al Qaeda.

Rayón ha negado también que en España haya existido imprevisión respecto a la posibilidad de que Al Qaeda o algún otro grupo islamista pudieran cometer un atentado como el del 11-M. Para Rayón, la prueba es que durante 2003 se evitaron tres posibles atentados islamistas, ya que los agentes españoles realizaron operaciones o participaron en detenciones de personas que planeaban acciones criminales en distintos países. Respecto a la posibilidad de haber evitado el 11-M, asegura que "es imposible evitar todos los atentados". "Nosotros podemos ganar mil veces; basta con que ellos ganen una vez para tener éxito". El mismo argumento ha sostenido Álvarez Sola, que ha negado que hubiera imprevisión en la lucha contra el terrorismo islámico: "Hay mucho trabajo y no hemos sido capaces de determinar el momento en que se iba a cometer el atentado". También ha declarado que la participación de España en la guerra de Irak aumentó un riesgo que ya existía y que sigue existiendo tras la retirada de las tropas.