Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy denuncia los actos "ilegales" de protesta contra el PP y los vincula con otros partidos

El PSOE denuncia que el Gobierno "no ha dicho siempre la verdad"

El candidato del Partido Popular a La Moncloa, Mariano Rajoy, ha comparecido a las nueve de la noche ante la prensa para leer una declaración institucional en la que denuncia las manifestaciones de hoy contra su partido como "un hecho gravemente antidemocrático que tiene como objeto influir y coaccionar al electorado". Rajoy ha relacionado a otros partidos políticos con esta protesta y ha exigido a los ciudadanos que abandonen las manifestaciones.

A las 11.30 de esta noche Televisión Española ha emitido una declaración grabada del ministro portavoz, Eduardo Zaplana en la que ha asegurado que el Gobierno ha actuado "desde el primer momento con absoluta transparencia" facilitando "toda la información" sobre los atentados y ha calificado de "imputaciones falsas" las acusaciones del PSOE. Zaplana ha afirmado que "el Gobierno

rechaza y recuerda que en el día de hoy no se pueden celebrar manifestaciones, concentraciones ni actos públicos bajo ninguna circunstancia" y que el Ejecutivo reclama que "no siga dañándose el proceso democrático e incumpliéndose" la ley.

Miles de personas han salido a la calle hoy en Madrid para protestar ante la sede del PP en la calle Génova por la falta de información, al grito de "queremos la verdad, antes de votar". A estas horas sigue llegando gente a la manifestación, mientras en otros lugares de España también se han producido protestas. Estos actos, que comenzaron de forma casi espontánea, con gente convocada por mensajes de móviles e Internet, se han convertido a última hora de la tarde en protestas contra el Gobierno y la guerra de Irak.

Rajoy ha pedido a los convocantes que pongan fin a las protestas, y ha señalado que ha denunciado los hechos, "una grave muestra de intolerancia", ante la Junta Electoral Central, para que tome "las medidas pertinente para votar sin coacciones, en libertad". Además, el candidato del PP ha pedido al resto de partidos que desautorice "estas presiones, dirigidas a influir negativamente" en las elecciones de mañana. "No vamos a consentir esta manipulación", ha concluido Rajoy.

La verdad se sabrá

Minutos después ha comparecido ante la prensa el responsable de la campaña electoral del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que ha leído otro mensaje para felicitar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por las detenciones, y transmitir su satisfacción por la respuesta ciudadana a los atentados. Además, el político socialista ha lamentado que "el Gobierno no se haya comportado de una forma ejemplar", pues "los españoles se merecen un Ejecutivo que les diga siempre la verdad".

Rubalcaba ha señalado que el PSOE conocía la marcha de las investigaciones, y pese a que el Gobierno "decía a veces cosas que no se correspondían con la verdad", no ha intervenido "por sentido de Estado". El político socialista ha pedido "juego limpio" en la lucha política, y ha concluido de forma tajante: "Toda la verdad se terminará sabiendo: ese es nuestro compromiso".

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, también ha felicitado a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado pero ha criticado al Gobierno por "emitir medias verdades" y "no buscar la verdad". Llamazares ha declarado a la agencia Efe que el ministro del Interior, Ángel Acebes, ha "dedicado prácticamente todo su tiempo a desinformar a la

ciudadanía, a manipular la información y a intentar condicionar la investigación en el sentido de sus prejuicios y de sus intereses políticos". Respecto a las manifestaciones ante sedes del PP, considera que este partido "no puede ahora considerarse la víctima de nuevo; como en el caso de la guerra".

Ante estos hechos, la Junta Electoral Central se ha reunido esta noche para analizar, por un lado, la entrevista a Mariano Rajoy que ha aparecido hoy el diario El Mundo, que ha denunciado el PSOE y, sobre todo, por las manifestaciones de esta tarde en varias ciudades frente a las sedes del PP y que Rajoy ha calificado de "hechos gravemente antidemocráticos".