Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hija de Mette-Marit y Haakon de Noruega se llamará Ingrid Alexandra

El primer ministro Kjell Magne Bondevik ha sido el encargado de anunciar el nombre de la futura princesa

El Consejo de Ministros noruego ha anunciado que la hija del príncipe herederon Haakon y su esposa Mette-Marit se llamará Ingrid Alexandra. La pequeña, que nació ayer, ocupa el segundo puesto en la línea sucesoria al trono de Noruega.

El encargado de dar a conocer el nombre de la futura princesa ha sido el primer ministro Kjell Magne Bondevik, quien ha explicado que los príncipes han decidido llamar a sí a su hija porque "Ingrid es un nombre de chica muy conocido en Noruega, y al mismo tiempo es un nombre nórdico y un nombre real de la familia Bernadotte, que entre otras tenía la reina Ingrid, madre de la reina danesa Margarita, una princesa de origen sueco". Este nombre también está presente, según el primer ministro, en la familia de Mette-Marit.

En lo que se refiere al segundo nombre, Bondevik ha explicado que Alexandra es un nombre bastante frecuente en las casas reales europeas y de hecho el rey Olav, abuelo de la pequeña princesa, se llamaba inicialmente Alexander.

El rey Harald V y la reina Maud estuvieron ayer en la residencia de los nuevos padres en Skaugum, a las afueras de Oslo, para visitar a su nieta. "El nacimiento fue todo un éxito. Como todos los abuelos, tenemos la nieta más maravillosa del mundo", ha declarado el rey Harald.

La madre, la princesa Mette-Marit, y la hija gozan de buena salud y pasarán un par de meses tranquilas antes de la fecha del bautismo. El bebé, de pelo castaño, nació a las 09.13 de la mañana del miércoles en el Rikshospital de Oslo, midió 51 centímetros y pesó tres 3 kilos y 686 gramos.

La imagen de la monarquía se fortalece

El nacimiento de la futura reina ha fortalecido la imagen de la monarquía en Noruega. Según un sondeo realizado ayer nada más conocerse la noticia del nacimiento, más de la mitad de los encuestados opina que la nueva generación real fortalecerá la posición de la monarquía en el país y el 75% se muestra partidario de que se mantenga la monarquía.

La consulta, realizada por el diario Aftenposten, sólo el 17% de los noruegos prefiere que se suprima la monarquía y que Noruega se convierta en una república.