Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fiscales progresistas se rebelan contra el nuevo método de elección ordenado por Michavila

El ministro de Justicia se otorga el poder de elegir a los fiscales jefes sin cumplir con las exigencias del Estatuto Fiscal

La Orden Ministerial 1.565 publicada en el BOE el pasado 14 de junio puede llevar de nuevo a los tribunales al ministro de Justicia, José María Michavila. Esta orden hace que quienes quieran ocupar dos plazas de fiscal de Sala y una tercera plaza en la jefatura de la fiscalía del Tribunal Superior de Castilla y León tengan que presentar su solicitud directamente al ministro.

El hecho de que sea el propio Michavila el encargado de recibir las solicitudes deja en manos del ministro el proceso de elección y la posibilidad de elegir a todos los fiscales jefes sin contar con la propuesta del Fiscal General del Estado, algo que exige el Estatuto Fiscal

El secretariado de la Unión Progresista de Fiscales ya ha decidido llevar este asunto al Tribunal Supremo o a la Audiencia Nacional para que la sala de Contencioso Administrativo anule la orden ministerial. No olvidan que la próxima semana cesaran en sus cargos 39 fiscales jefes, entre ellos los más molestos para el Ejecutivo de Aznar, el jefe de Madrid y el de Anticorrupción.