Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA mata a dos policías nacionales en Navarra con una bomba lapa adosada a su coche

La explosión se ha producido en la localidad de Sangüesa .-Un tercer agente ha resultado herido muy grave

ETA mata a dos policías nacionales en Navarra con una bomba lapa adosada a su coche
ELPAIS.ES

Dos agentes de la Policía Nacional han muerto este mediodía en la localidad navarra de Sangüesa al estallar una bomba lapa adosada a su furgoneta, según ha confirmado el Ministerio del Interior a ELPAIS.es. Los terroristas colocaron el explosivo, que se activó al poner en marcha el vehículo, mientras los agentes trabajaban en un edificio cercano. Un tercer policía se encuentra en estado grave.

Las dos personas fallecidas -Bonifacio Martín Hernando y Julián Embid Luna- eran policías nacionales que estaban al mando de una unidad móvil que se encargaba de expedir el DNI por distintas localidades de la zona.

El tercer agente -Ramón Rodríguez Hernández- ha sido ingresado en el Hospital de Navarra, donde ha sido operado de urgencia y le han sido intervenidas las dos piernas. Un segundo parte médico emitido tras la intervención señala que el agente sufre heridas múltiples, producidas por cristales de metralla en cara, tórax, abdomen, con quemaduras en las piernas en toda su extensión. También tiene heridas no penetrantes en tórax y en abdomen, y sufre una contusión pulmonar bilateral. Su pronóstico es muy grave y va a permanecer ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de Navarra.

Dos personas sufren heridas de carácter leve. Podría tratarse de dos civiles: un funcionario de Telefónica vecino de Sangüesa, Carlos Gallo Vilches, y una persona que se encontraba en la zona.

Tres kilos de titadine

La bomba lapa, que según el presidente navarro Miguel Sanz contenía entre dos y tres kilos de titadine, fue colocada en pocos instantes y estalló gracias a un detonador con un mecanismo de péndulo capaz de detectar el movimiento. El vehículo policial —un Citröen ZX— estaba aparcado en la plaza de Santo Domingo, cerca de la Casa de Cultura. Los agentes, que habían anunciado su visita a los vecinos con días de antelación para atender a quienes quisieran renovar su DNI, llevaban trabajando en el edificio desde las nueve de la mañana. Hacia las 12.20, salieron hacia el coche y lo pusieron en marcha. La bomba estalló al detectar la vibración.

El artefacto, una fiambrera con explosivos adosada a la parte central de los bajos del vehículo, tenía un dispositivo de activación por movimiento. La carga de la bomba hizo que el coche saliera disparado hacia arriba llegando a alcanzar el cuarto piso de las viviendas. El vehículo no llevaba distintivos del Cuerpo Nacional de Policía y los agentes iban de paisano.

Según fuentes de Interior, en el atentado han podido participar tres terroristas pertenecientes a un comando itinerante llegado de Francia.

La capilla ardiente de los dos policías nacionales asesinados hoy ha quedado instalada esta tarde en Pamplona, en la sede de la delegación del Gobierno en Navarra.

Sangüesa, una municipio gobernado por independientes

La presencia de los seguidores de Batasuna en el municipio navarro de Sangüesa es escasa, al menos en lo que hace referencia a los resultados electorales. En esta localidad, situada a 45 kilómetros de Pamplona, cerca del Castillo de Javier, el alcalde, elegido por una amplia mayoría, pertenece a la Agrupación Independiente San Sebastián, que revalidó su victoria en las elecciones del pasado domingo al conseguir cinco concejales, uno más que el partido socialista.

Más información