Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN IRAK | Movilizaciones de protesta

El SUP denuncia que Ansuátegui ordenó no detener a un grupo violento en la protesta de Madrid

El Jefe Superior de Policía de Madrid desmiente tajantemente las declaraciones del secretario de organización en Madrid del sindicato

El Sindicato Unificado de Policía, mayoritario entre los agentes, ha denunciado, por boca de su secretario de organización, Modesto Chaves, que el delegado del Gobierno en Madrid, Francisco Javier Ansuátegui, ordenó que no se detuviera a ninguno de los integrantes de un grupo radical implicado en los disturbios que se produjeron en la noche del sábado durante la manifestación que recorrió el centro de Madrid en protesta por la guerra.

Sin embargo, el Jefe Superior de Madrid, Juan Bautista Zurera, ha negado tajantemente que se dieran dichas órdenes. "Las instrucciones a las unidades de intervención policial las transmití yo con criterios profesionales y auxiliado por el resto de mandos policiales de la Jefatura. En ningún caso di esa orden [la de no detener a los radicales], ha declarado.

Chaves, en declaraciones a la Cadena SER, ha denunciado que el delegado del Gobierno dio "una instrucción política" para que no se detuviese "absolutamente" a ninguno de los integrantes del grupo violento. Este grupo, de "entre 30 y 40" personas, había sido "aislado" por los agentes en la esquina de la calle Montera con la Gran Vía, de modo que "se les pudo llegar a detener". Previamente, los integrantes de dicho grupo habían protagonizado diversos incidentes.

Según Chaves, las instrucciones dictadas por Ansuátegui llegaron al jefe del grupo de agentes que había cercado a los violentos. El portavoz del SUP incluso asegura que el delegado del Gobierno, "el señor Ansuátegui, es muy hábil y las da [las instrucciones] por teléfono móvil directamente al jefe que manda la fuerza, con lo cual no quedan grabadas en ningún sitio".

Además del desmentido de Zurera, fuentes de la Brigada de Información de Madrid han informado de que "numerosos" efectivos de dicha unidad estuvieron "camuflados entre los manifestantes y detuvieron a 7 de las 8 personas que fueron detenidas el sábado". De hecho, informan, algunos de los agentes inflitrados tuvieron que huir al ser descubiertos.

Lanzamiento de huevos

Los hechos a que se refieren se produjeron en la confluencia de las calles Gran Vía y Montera, en pleno corazón de Madrid, el pasado sábado por la noche. Según el Sindicato Unificado de Policía (SUP), ese grupo de radicales había lanzado piedras y huevos contra la policía y había provocado todo tipo de destrozos en el mobiliario urbano.