Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aragón pedirá al Gobierno partidas especiales destinadas a las áreas afectadas por la riada

Las primeras estimaciones del Ejecutivo autonómico cifran en 25.000 las hectáreas de cultivo inundadas por la crecida del Ebro

El Gobierno de Aragón ha diseñado un conjunto de medidas para paliar los efectos de la crecida del río Ebro que recogen, entre otros aspectos, peticiones a la administración del Estado para que habilite partidas presupuestarías especiales destinadas a las áreas afectadas.

Así lo ha explicado el vicepresidente de Aragón, José Angel Biel, tras reunirse junto al consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, con alcaldes de más de 35 municipios afectados por la riada del Ebro para analizar la situación, comenzar un proceso de evaluación de daños y coordinar las ayudas.

Dos paquetes de medidas, el primero dirigido a recursos cuya puesta en marcha se solicitará al Gobierno central y el segundo a recursos propios de la Comunidad, centrarán las actuaciones. Biel ha explicado que se ha pedido a los alcaldes que remitan una primera evaluación de las consecuencias de la riada "cuanto antes". Esto se complementará con los informes que realizan los técnicos de los departamentos de Agricultura, Medio Ambiente y Obras Públicas.

Biel ha precisado que las ayudas están relacionadas directamente con el tipo de daños sufridos, ya que a algunas poblaciones han recibido "el impacto del agua" en su núcleo urbano y otros han sufrido daños en cultivos -según las primeras estimaciones, 25.000 hectáreas inundadas- infraestructuras, caminos o acequias.

Asimismo, ha recordado que las ayudas deberán estar coordinadas con las del Estado de modo "eficaz" y que se van a publicar en un Real Decreto. Además, el Gobierno de Aragón solicitará la creación de una comisión especial de seguimiento sobre la riada y sus efectos, de la que formarán parte representantes de las administraciones del Estado y autonómica.