Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AVIACIÓN

Fomento ordena que un 'caza' escolte a un avión de Iberia que regresaba a Barajas por una avería

Cascos justifica la medida como una superación de los protocolos habituales

Un Boeing 747 con destino a México ha regresado a Barajas por un supuesto problema técnico en el tren de aterrizaje y lo ha hecho escoltado por un caza F-18. El Ministerio de Fomento ha dado la orden para que el caza realizara la acción, según ha confirmado el titular del departamento, Francisco Álvarez Cascos, que ha justificado la decisión pese a que excede los protocolos habituales.

Según Cascos, "cuando hay medidas de apoyo superiores a los protocolos habituales, es mejor que tener que lamentar incidencias más graves". Así, ha justificado una decisión que desde Defensa ha sido calificada como poco frecuente. "Ojalá en todos los casos podamos celebrar excesos de medidas de seguridad y no tengamos que celebrar un defecto de medidas de seguridad. Me parece que el sentido común es más importante que los protocolos tècnicos".

Pese a justificar el exceso de la medida, también Cascos ha indicado que se tomó la decisión cuando el propio piloto del Boeing solicitó la ayuda del caza. Sin embargo, fuentes de Iberia han negado que el piloto solicitara dicha ayuda.

Restos de caucho

Los hechos se han producido a primera hora de la tarde de hoy, cuando personal del aeropuerto avistó restos de caucho en la pista en la que había despegado el Boeing. Pese a que el piloto no notó nada extraño durante el despegue ni en el vuelo, fue informado por Iberia y obligado a regresar a Barajas, donde se activó el plan de alarma general, segundo de los tres niveles de emergencia del aeropuerto.

El plan de alarma general moviliza a Delegación del Gobierno de Madrid, Guardia Civil, Policía Nacional, bomberos y ambulancias, aunque finalmente no fue necesario, ya que el aparato ha tomado tierra sin complicaciones. Los 400 pasajeros del vuelo han viajado a México después de las 19.00 horas en otro vuelo.

Se trata de la segunda vez en tres meses que aviones militares F-18 tienen que escoltar un avión comercial que aterriza en Madrid. La anterior ocasión se produjo el 19 de julio, cuando un pasajero del vuelo de Avianca México-Bogotá-Madrid amenazó con un cuchillo a un auxiliar de vuelo y a otro viajero, por lo que fue obligado a aterrizar en Torrejón.