Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INMIGRACIÓN

Unos 400 magrebíes se encierran en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla

La rectora del centro ha solicitado la mediación del Defensor del Pueblo Andaluz.- Los inmigrantes proceden de la zona fresera de Huelva y exigen su regularización

Unos 400 inmigrantes magrebíes permanecen desde esta mañana encerrados en la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla. El máximo órgano del centro, la Comisión Gestora, se encuentra reunida en sesión extraordinaria para estudiar su respuesta a esta situación, según han informado fuentes de la Delegación del Gobierno en Andalucía y de la propia institución universitaria.

El centro ha explicado que los inmigrantes se han presentado a primera hora de hoy en la Pablo de Olavide y han iniciado un encierro, para el que la Universidad ha cedido dos pabellones del campus, uno cubierto y otro semi-cubierto.

Momentos después, la rectora, Rosario Valpuesta, se ha puesto en contacto con el delegado del Gobierno en Andalucía, José Torres Hurtado, para informarle de los hechos.

'No' a la intervención policial

Valpuesta ha pedido expresamente a la policía que se abstenga de intervenir y ha solicitado la mediación de la Cruz Roja y del Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, que ya ha accedido a la petición.

Los encerrados proceden de diversos países norteafricanos que tradicionalmente han trabajado en la campaña de la fresa de Huelva y que este año no lo han hecho por los contratos en origen formalizados por los empresarios a trabajadores de países de Europa del Este.

Según el portavoz de la Organización Democrática de Inmigrantes y Trabajadores Extranjeros (ODITE), que organiza el acto, Decio Machado, el encierro ha sido decidido en asamblea por los inmigrantes y tiene carácter indefinido, ya que el objetivo es regularizar su situación social y laboral.

Machado ha agregado que los encerrados representan a entre 5.000 y 6.000 inmigrantes que han trabajado en la campaña de la fresa en los municipios onubenses de Lepe, Cartaya, Moguer, Palos de la Frontera y Huelva capital.

'No' a la intervención policial

Machado ha denunciado que estos trabajadores, subsaharianos, marroquíes, cameruneses, mauritanos y argelinos, entre otros, sólo han trabajado durante la campaña de la fresa cuando los inmigrantes del Este contratados por las empresas descansaban, con malas condiciones de horario, horas extraordinarias y vivienda, durmiendo en tiendas de plástico y comiendo gracias a la ayuda de la Junta, por lo que algunas presentan enfermedades y problemas de nutrición.

El portavoz de los inmigrantes ha explicado que la entrada de los inmigrantes en la Universidad se ha producido durante toda la mañana de forma pacífica y progresiva y que el lugar ha sido pactado con el rectorado.

Los inmigrantes no han tenido todavía ningún contacto con la Delegación del Gobierno en Andalucía y, pasadas 14 horas de encierro, se encontraban sentados en la cancha de baloncesto.