Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN EN EL PAIS VASCO

El PP abandona la Comisión vasca de seguridad al no poder incluir un voto particular

En la reserva, los populares plantean que el foro respalde la nueva ley de partidos, con la que se busca la ilegalización de Batasuna

El PP ha abandonado hoy la Comisión vasca de Seguridad de concejales y alcaldes y ha anunciado que no volverá a ella si no se le permite incluir una reserva al documento final en la que expresa su postura en cuanto a la erradicación del terrorismo y plantea, entre otras cuestiones, el apoyo a la ilegalización de Batasuna.

El parlamentario vasco y representante "popular" en dicha Comisión, Carlos Urquijo, ha explicado que al inicio de la reunión de hoy, en la que estaba previsto cerrar el documento de reformas legales en esta materia, ha planteado la inclusión de un voto particular, a lo que se ha opuesto el PNV, según el propio Urquijo.

El voto particular recogía la posición del PP respecto de "tres medidas clave para la erradicación del terrorismo": las mociones de censura contra alcaldes de Batasuna, el bloqueo de financiación pública a esta formación y su entorno, y el respaldo a la reforma de la ley de partidos, para que los Tribunales puedan acordar, "si lo estiman pertinente, la ilegalización de Batasuna".

En el texto en el que el PP expresa estas posiciones, cuya admisión pone como condición para volver a la Comisión de Seguridad, los "populares" afirman compartir la necesidad de las reformas legales sobre las que se ha ido trabajando, pero las consideran "insuficientes para conseguir la derrota del terrorismo".

Batasuna, instrumento de ETA

El documento propuesto sostiene que "teniendo la convicción de que Batasuna es un puro instrumento estratégico de la banda terrorista ETA, consideramos que no puede ser aceptado como un partido democrático", por lo que pide que se respalden las tres medidas citadas.

Urquijo, ya en los pasillos del Parlamento Vasco, ha explicado que el representante del PNV en la Comisión, José Antonio Rubalkaba, se ha opuesto en un principio a la aceptación de esta reserva, aunque posteriormente se ha remitido a una decisión de la Ejecutiva de la formación nacionalista.

Los presentes se han citado para una nueva reunión el 2 de mayo próximo, convocatoria a la que el PP no asistirá si no se le permite plasmar como reserva al documento final estos planteamientos que, según ha recordado, fueron unos principios "inexcusables" de los "populares" desde el inicio de las reuniones de este foro.

El parlamentario del PP, quien ha reconocido que el PSE-EE no ha puesto ninguna objeción a que pudiera presentar esta reserva, considera "intolerable" que después de los "esfuerzos" realizados por su partido en esta Comisión no se le permita plasmar por escrito su posición, sin que ello supusiera que el resto de los partidos lo apoyaban.

La reunión de hoy había sido convocada en la sede central del Gobierno Vasco en Lakua (Vitoria) con el objetivo de redactar un documento final en torno a una serie de reformas legales para mejorar la seguridad de los concejales y alcaldes amenazados.

Entre estas reformas, que estaban casi acordadas, estaban las referentes a la mayor facilidad para constituir gestoras municipales, los cambios en los registros para que los datos de estos sean más opacos a los violentos o la posibilidad de que los ediles pudieran desempeñar su representatividad sin tener que acudir a las sedes municipales y evitar así rutinas.

Entre los partidos se mantenían discrepancias en torno a otras reformas, como la tipificación de las amenazas y coacciones a concejales o los supuestos de inelegibilidad de personas procesadas por terrorismo, violencia callejera o amenazas.