Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIOLENCIA URBANA

Explotan dos nuevos artefactos caseros en Barcelona

La policía atribuye los ataques a grupos radicales antisistema

La primera de las explosiones se produjo hacia las 1.50 horas junto a una oficina de trabajo de la Generalitat (OTG) (antiguamente una oficina del INEM, organismo de políticas activas de empleo transferido a Cataluña en 1997) y ha causado heridas leves a una joven.

La segunda explosión, producida unos quince minutos después, ha sido debida a un artefacto -igual que el anterior de fabricación casera y escasa potencia- que había sido depositado en unas jardineras de la plaza, cerca de la entrada de un aparcamiento subterráneo que hay en esta plaza situada en el centro de Barcelona, muy cerca de la Plaza de la Universitat y las calles Balmes y Pelayo.

Con la explosión registrada esta noche son ya dieciséis los actos de este tipo que se han registrado en Cataluña desde el pasado mes de julio y que fuentes policiales atribuyen a grupos radicales antisistema.

El cordón policial establecido por la policía en la zona nada más producirse las explosiones ha sido levantado pasadas las 4.00 horas, si bien a esa hora se mantenía un cordón de seguridad entorno a la OTG, y los operarios del Servicio de Limpieza del Ayuntamiento de Barcelona y los Bomberos de Barcelona procedían a limpiar y sanear la zona.

La joven herida, al parecer con problemas auditivos a consecuencia de la primera explosión, fue inicialmente trasladada en una ambulancia hasta el Hospital Clínico, si bien dos horas después ha sido dada de alta.

Varios testigos que circulaban por la zona vieron huir del lugar a dos jóvenes y dieron aviso de este hecho a la Guardia Urbana que persiguió a estas dos personas por el barrio de El Raval, un lugar de casas antiguas y calles estrechas, sin que pudieran finalmente darles alcance.

Los dos artefactos también han causado daños materiales en la oficina de trabajo y en un edificio colindante.

El lugar de las explosiones está cercano a la Plaza de Cataluña, detrás del edificio del diario La Vanguardia y cerca del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA), y de la Universidad Ramón Llull.

Con posterioridad a las explosiones se produjo el aviso de la existencia de un paquete sospechoso que estaba en la boca de metro de Universidad, a unos metros al norte de la Plaza Castilla, y que finalmente resultó ser una falsa alarma.