_
_
_
_
_

La “app” que pone los mercados de abastos a tiro de piedra

Kibus permite comprar productos frescos en 16 plazas de España desde el móvil y con entrega en casa

Kibus
Productos suministrados por la empresa Kibus.
María Fernández

Estudió derecho y empresariales en Icade, pero la carrera profesional del coruñés Eduardo Sanjurjo poco tuvo que ver con las leyes. La mayor parte transcurrió en Inditex, donde trabajó en varias posiciones relacionadas con la cadena de suministro del grupo en Estados Unidos, China e Irlanda. En el país del trébol y el arpa fue responsable de comercio electrónico del gigante textil. Allí le picó el gusano del autoempleo y se dijo: ahora o nunca. “Monté una empresa de transporte especializada en comercio electrónico. Nos integrábamos con transportistas de última milla para ofrecer el servicio a grandes empresas”. La jugada le salió bien y en 2018 se la vendió a un fondo de inversión norteamericano, aunque Sanjurjo siguió vinculado a la compañía. “Empecé a pensar en montar Kibus. La idea nace de la necesidad de dar mejor de comer a mis hijos”. Le pasaba lo que a tantos padres: las opciones para conseguir alimentos frescos de buena calidad están limitadas cuando tienes unos horarios laborales leoninos y te conformas con el supermercado más cercano. “Cuando sales de trabajar los mercados están cerrados. Pensé en digitalizar la oferta de las plazas de abasto de cualquier ciudad para que cualquiera pueda acceder a los mejores productos”.

En 2019 echó a andar Kibus con la ayuda de otros cuatro socios. “Nos pilló la pandemia y despegamos. Tanto el 2020 como el 2021 fueron años de un boom de crecimiento, llegamos a 25 plazas en España pero la vuelta a la normalidad nos golpeó”. Finales del 21 empezaron a sufrir y cambiaron el enfoque. Más que abrir y crecer se centraron en ahorrar costes para ser rentables. Con una plantilla de 23 personas y 2,4 millones de facturación en 2022, ahora están en 16 mercados, los principales de Galicia junto con plazas de Bilbao, Madrid y Alicante. Desde el pasado septiembre son rentables mes a mes y hasta ahora han tirado de fondos propios para financiarse. “No entregamos tomates en 10 minutos, nuestros pedidos se pueden programar para el día siguiente o recibir en dos o tres horas, pero los tomates que distribuimos te los puedes comer a mordiscos porque están buenísimos”. El 83% de sus clientes planifican sus compras el día anterior y el 70% de las ventas se producen en áreas que no son de influencia del barrio, de modo que placeros no pierden a su cliente tradicional. “Nuestro objetivo es replicar la experiencia de ir al mercado, y eso incluye elegir el puesto, o pedir un aguacate para comer dentro de unos días, o elegir que el pescado lo preparen de una determinada manera”. Desde hace poco han ampliado su negocio a empresas, comenzando por Inditex, que a través de Kibus consigue proveedores de proximidad para los comedores de sus centros de trabajo y fomenta el consumo de productos ecológicos.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

María Fernández
Redactora del diario EL PAÍS desde 2008. Ha trabajado en la delegación de Galicia, en Nacional y actualmente en la sección de Economía, dentro del suplemento NEGOCIOS. Ha sido durante cinco años profesora de narrativas digitales del Máster que imparte el periódico en colaboración con la UAM y tiene formación de posgrado en economía.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_