Cómo invertir en el Ibex con un euro débil

La caída de la divisa frente al dólar condiciona los ingresos y la deuda de muchas cotizadas españolas

Vista general del parqué madrileño el pasado martes 2 de agosto.
Vista general del parqué madrileño el pasado martes 2 de agosto.Ana Bornay (EFE)

El dólar ha vuelto a hacer de las suyas. Se ha erigido como único refugio financiero de esta crisis energética —para muchos, antesala de una recesión económica— y logró alcanzar la paridad con el euro el pasado 14 de julio, algo no visto en los últimos 20 años. Aunque desde entonces la divisa europea ha recuperado algo de aliento, la tendencia en el mercado parece clara en favor del billete verde. La política más agresiva de la Reserva Federal para subir tipos frente al BCE, su liderazgo como moneda de intercambio en la energía y materias primas, y ser Europa el pagano de las sanciones a Rusia, explican esta fortaleza del billete verde.

El matemático y experto en mercados José Ignacio Crespo hace hincapié en la diferencia de tipos entre el dólar y el euro, y lo compara con la crisis de 2008: “En marzo de 2008, cuando un euro se cambiaba por 1,60 dólares, la diferencia entre la rentabilidad de la deuda pública de EE UU a 10 años y la deuda pública alemana para el mismo plazo era de -0,50%. Hoy, cuando la cotización del euro frente al dólar está en la paridad, esa diferencia es de 1,81%”. También, como indica Guillermo Santos Aramburo, socio de iCapital, la revalorización del dólar frente al euro en el año se ha visto favorecida por la crisis energética con las fuertes subidas del petróleo y el gas que cotizan en dólares así como otras materias primas. Hay que comprar más dólares para adquirir los productos energéticos.

En otro contexto más normal, la debilidad del euro sería buena: se abaratan las exportaciones de bienes y el turista que viaja a Europa lo encuentra todo más asequible. Pero esta idea choca con la inflación, que en España ya supera los dos dígitos. Alberto Iglesias, analista de GVC Gaesco, apunta que “un euro débil provoca que importemos inflación, justo con lo que estamos luchando en estos momentos”. Y añade: “Los aspectos positivos de la depreciación del euro se ven ensombrecidos por el impacto negativo de la guerra en Ucrania, y los cuellos de botella en los procesos productivos derivados de la activación económica poscovid, que todavía hoy no están del todo resueltos”, concluye. Ignasi Vilarasu, director de inversiones de Myinvestor, explica que EE UU no hará nada por debilitar el dólar aunque perjudique sus exportaciones. “No oímos quejarse a Biden por la fortaleza de su moneda ya que le permite bajar la inflación, que es ahora su gran problema”, concluye.

Los efectos de la fortaleza del dólar se dejarán sentir en las compañías del Ibex 35. Un reciente análisis de Goldman Sachs apunta a que el 33% de los ingresos de las empresas del índice corresponden a España y el 44% se generan fuera de Europa. Destacan BBVA (73%), ACS (81%), Grifols (84%), Ferrovial (74%), Viscofan (72%), Amadeus (72%), Acerinox (68%), Fluidra (66%) o Banco Santander con el 62% de sus ingresos en el mercado internacional, mientras que en Telefónica representa el 38%. Por tanto, estos valores están más expuestos a los vaivenes de las monedas y una fortaleza del dólar o de las divisas emergentes supone aumentar sus beneficios por el simple cambio de la moneda, aunque como advierte el director de inversiones de Metagestión, Alberto Roldán, hay que tener en cuenta que muchas de estas compañías suelen cubrir estos movimientos, que quedan amortiguados cuando el tipo de cambio los beneficia y también cuando los perjudica.

Enagás, Aena, Red Eléctrica, Merlin, Caixabank o Endesa, con más del 90% de su facturación en euros, son los casos más extremos del Ibex 35 de firmas no afectadas por la subida del dólar. Ignasi Vilarasau, de Myinvestor, hace un repaso por los efectos en los distintos sectores con una clave genérica para beneficiarse del euro débil: “Tener los costes en euros y las ventas en dólares”. Este experto apunta a BBVA y Santander como beneficiados de sus inversiones en Latinoamérica, tanto por la subida del real brasileño (14% en el año) como del peso mexicano (10,5%) frente al euro, que se explica por las fuertes subidas de tipos en estas economías, que se elevan al 13% para el caso del país carioca y del 8% para México. Unos altos tipos que ralentizarán antes sus economías. Vilarasau no ve tantas ventajas en las energéticas, a las que les costará trasladar a sus clientes el coste del encarecimiento energético, pese a que operen en un dólar más fuerte. En Telefónica ve las ventajas de la fortaleza de las divisas emergentes, pero teme que un menor crecimiento acabe afectando al volumen de negocio.

El experto de Myinvestor también apunta a una ventaja para sectores industriales, pero siguiendo esa máxima de producir en euros y vender en dólares. “Muchos de los beneficios del euro débil pueden también mitigarse por el encarecimiento de la energía si la compañía es intensiva en su uso. Hay, por tanto, que mirar cada caso en particular”.

Un último aspecto a destacar es en qué moneda o monedas está la deuda de las cotizadas. Las deudas en dólares se encarecen con la caída del euro, pero también dependerá de si la compañía ingresa o no dólares por su facturación para pagar esa deuda o sus intereses.

Un listado a tener en cuenta

Intermoney ha elaborado una lista de las empresas más afectadas por la paridad del euro con el dólar. 

  • Grifols:  64% ventas, 55% de los activos y 36% de la deuda está en dólares. La compañía cuenta con una buena cobertura natural al tener muy parejos los ingresos y costes denominados en dólares.
  • ACS:  59% ventas y 5% de la deuda en dólares. Se verá favorecida por el efecto de traslación de beneficios mientras que su deuda en dólares tiene poco peso.
  • Acerinox:  44% ventas, 40% de los activos está en dólares. Se verá favorecida por el efecto de traslación. No tiene deuda en esa divisa.
  • Ferrovial:  38% ventas, 70% del beneficio operativo, 68% de los activos y cerca del 70% de la deuda. Se verá favorecida por el efecto de traslación, pero su mayor exposición a deuda denominada en dólares supondrá mayores pagos en euros.
  • Fluidra:  41% ventas, 44% de la deuda en dólares. Por un lado, se verá favorecida por el efecto de traslación de beneficios, pero su deuda denominada en dólares supondrá mayores pagos de intereses y principal en euros.
  • Viscofan:  30% ventas, 27% de los activos. La compañía es intensiva en el uso de energía, gasto generalmente indexado al dólar.
  • Meliá:  30% ventas, 73% de los activos y 20% de la deuda.
  • CIE Automotive:  27% ventas, 34% del beneficio operativo y 38% de su beneficio, 24% de los activos y el 15% de la deuda procedieron de EE UU y México.
  • Deoleo: 25% ventas, 47% del beneficio operativo, 28% de los activos y 0% de la deuda está en dólares.
  • Gestamp: 23% de las ventas, 30% del beneficio operativo y 10% de la deuda en Norteamérica. Como en el caso de CIE, el sector de automoción europeo (principal mercado de Gestamp) podría beneficiarse de una mayor competitividad.
  • Arcelor Mittal: 17% ventas, 22% del beneficio operativo y 65% de la deuda. Por un lado, se verá favorecida por el efecto de traslación, pero su mayor exposición a deuda denominada en dólares supondrá mayores pagos de intereses y principal en euros. 


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS