Henri Poupart-Lafarge (Alstom): “Nunca ha sido tan intensa la apuesta por una movilidad verde”

El consejero delegado del fabricante ferroviario defiende el éxito de la fusión con Bombardier y el bum del tren como transporte sostenible

Henri Poupart-Lafarge, en la sede de Alstom en Madrid.
Henri Poupart-Lafarge, en la sede de Alstom en Madrid.Andrea Comas

Henri Poupart-Lafarge (Nancy, Francia, 1969) es consejero delegado de Alstom desde abril de 2016, y ha pilotado la fusión con Bombardier de la que ya se ha cumplido más de un año, para crear el segundo fabricante ferroviario del mundo tras el chino CRRC.

Pregunta. Ya ha pasado más de un año de la integración de Alstom y Bombardier.

Respuesta. La integración está avanzando a un ritmo mucho más rápido de lo que esperaba. La nueva organización está totalmente desplegada, la gama de productos y los procesos están convergiendo y ambos equipos trabajan ahora como uno solo. Más del 90% de nuestros empleados y el 90% de los clientes están satisfechos con la forma en que gestionamos esta integración.

P. ¿Se han cumplido las expectativas y las sinergias que anunciaron?

R. La razón fundamental de esta adquisición se ha confirmado completamente: dos empresas muy complementarias, que se fusionan para afrontar mejor los crecientes retos de la movilidad sostenible. Con la adquisición de Bombardier Transportation, Alstom ha reforzado su liderazgo en este mercado en expansión. Hemos alcanzado un tamaño adecuado en todas las geografías y mejorado nuestra capacidad de innovación.

P. ¿Cómo ha afectado la pandemia al negocio ferroviario?

R. La pandemia ha supuesto un reto, pero también ha sido un formidable acelerador, impulsando una conciencia colectiva sobre la necesidad de una economía respetuosa con el medio ambiente. La apuesta por una movilidad verde nunca ha sido tan intensa. Se multiplican los anuncios de los diferentes gobiernos en todo el mundo para relanzar el transporte ferroviario como sostenible.

P. Las materias primas y la electricidad se han disparado por la inflación.

R. Nuestros costes de energía son inferiores al 1%, por lo que no somos una industria con un uso energético intensivo.

P. ¿Y la invasión de Ucrania por Rusia?

R. Alstom tiene alrededor de 30 empleados en Rusia y los ingresos del grupo allí son inferiores al 0,5% de las ventas consolidadas. El grupo ha decidido suspender todas las entregas a Rusia y está cumpliendo con todas las sanciones y leyes aplicables.

P. Todo el mundo habla de los trenes de hidrógeno.

R. El tren de hidrógeno es una solución alternativa y respetuosa con el medio ambiente para líneas no electrificadas. Alstom ha sido pionero en desarrollar esta tecnología, con el tren de hidrógeno Coradia iLint, totalmente libre de emisiones. Entró en servicio en septiembre de 2018, en Baja Sajonia (Alemania), y hoy tiene más de 200.000 kilómetros de experiencia operativa en circulación comercial. Hemos recibido pedidos de trenes de hidrógeno de Alemania, Italia y Francia. Alstom es el primer y único actor del mercado que cuenta con un tren de hidrógeno operativo.

P. ¿Qué significa España como mercado a nivel mundial para el grupo?

R. España es un país clave. Alstom lleva invirtiendo fuertemente aquí desde los años 80, cuando decidió apostar por su transformación ferroviaria, comprando cuatro empresas industriales públicas y siendo, desde entonces, un actor clave en la evolución y modernización del sector ferroviario en España. Hoy día, contamos con más de 3.000 empleados, dos modernas fábricas en Barcelona y Bilbao, dos centros de señalización de última generación en Madrid para operaciones urbanas e interurbanas, y más de 15 talleres para mantenimiento y servicios digitales.

En las últimas décadas, más allá de nuestra contribución a la alta velocidad, Alstom ha ayudado a desplegar modernos sistemas de tranvía en las ciudades españolas, metros de última generación, sistemas de control de señalización urbana, el concepto de trenes lanzaderas, las últimas tecnologías ERTMS, operaciones automáticas, etcétera. Cabe destacar que los centros en España son también una referencia mundial para todo el Grupo, con centros de excelencia en tecnologías de señalización, fabricación de trenes y propulsión. Esto nos permite exportar desde España a todo el mundo (Panamá, Australia, Canadá, Singapur, Egipto, Dubái o Alemania, por mencionar algunos ejemplos recientes).

Mercado español, al alza

P. ¿Cómo se está comportado el mercado español en el último ejercicio fiscal?

R. Es demasiado pronto para dar datos del último ejercicio fiscal. Los resultados corporativos se publicarán el 11 de mayo. El año pasado, gracias a la integración de Bombardier Transportation, Alstom duplicó su actividad en España, siendo hoy una empresa local con unos 700 millones de facturación, más del 60% de las ventas procedentes de la exportación

P. ¿Qué pedidos tiene actualmente Alstom en España en fabricación y cuáles son los contratos a los que opta en el futuro?

R. Todos los trenes Alstom que circulan por España se han fabricado en Santa Perpètua (Barcelona) y más de 1.000 empleados cualificados dedicados a proyectos de señalización y movilidad digital. Actualmente estamos desarrollando grandes proyectos desde España. Por mencionar algunos: trenes de Cercanías de alta capacidad para Renfe y regionales para Luxemburgo; Metros de Singapur, Barcelona y Santo Domingo y tranvías para Colonia, Fráncfort y Casablanca; mantenimiento predictivo y correctivo para la flota de Renfe (alta velocidad, regionales y suburbanos), flota de Ouigo (alta velocidad), metros, tranvías y un sistema de movilidad automático único en España (People Mover, en la T4 del aeropuerto de Madrid-Barajas), señalización para proyectos locales e internacionales.

A nivel local, desarrollamos equipos de vía para Adif, Renfe, Talgo, CAF y Stadler. Pero, además, los equipos españoles están participando en grandes proyectos de señalización internacionales, como el Metro de El Cairo, el Proyecto Maya, líneas de alta velocidad de Turquía o equipos embarcados para diferentes flotas europeas.

Todo ello demuestra, que tenemos la capacidad local para desarrollar íntegramente cualquier tipo de proyecto desde España: fabricación y diseño de material rodante, sistemas de tracción, sistemas de control y señalización urbana e interurbana, People Mover y sistemas llave en mano, así como el mantenimiento, rehabilitación, modernización, reparación y revisión de todo tipo de componentes ferroviarios.

Poupart-Lafarge, en la sede de Alstom en Madrid.
Poupart-Lafarge, en la sede de Alstom en Madrid. Andrea Comas

P. ¿Va a solicitar una revisión a Renfe de los últimos contratos adjudicados como, por ejemplo, el de los trenes de Cercanías por el alza de precios?

R. Una ley española de 2015 desvincula los contratos públicos de la evolución del IPC. Recientemente, el Gobierno ha promulgado un decreto ley que permite la revisión de los contratos de obra civil en determinadas condiciones. Esperamos que en un futuro próximo los contratos industriales también puedan beneficiarse de un decreto ley similar.

P. Con la liberalización en España ya operan o están a punto de hacerlo tres operadores en alta velocidad (Renfe, Ouigo y Iryo). ¿Supondrá más pedidos?

R. Las cifras de pasajeros demuestran que los nuevos competidores vienen a ampliar el mercado, no a repartírselo. Y es también una buena noticia para el medio ambiente. España es país atractivo para los operadores: tenemos infraestructuras de primer nivel, la mayor red de alta velocidad de Europa, una demanda de movilidad en constante aumento y, en un contexto normal, más de 80 millones de turistas al año. El mercado de la alta velocidad tiene un enorme potencial de crecimiento en todas las líneas.

P. En España, además de Alstom hay dos fabricantes como Talgo y CAF y Stadler Rail que, aunque es suiza, también tiene fábrica en Valencia. ¿Cree que es necesaria una consolidación del sector?

R. Siempre hemos dicho que nuestra industria vería un nivel de consolidación, como hemos visto en otros sectores industriales. Nuestra fusión con Bombardier Transportation es un ejemplo, que nos convierte en la segunda mayor empresa del sector, después de CRRC, y en la mayor compañía internacional del mercado ferroviario.

P. ¿Van a seguir invirtiendo en las fábricas que tiene Alstom en España? ¿Tienen la suficiente carga de trabajo?

R. Además de la adquisición de los terrenos donde se asienta nuestra fábrica de Barcelona, hemos seguido invirtiendo en España, ampliando y modernizando, por ejemplo, las instalaciones y equipos de la fábrica de Santa Perpètua para poder hacer frente al importante aumento de capacidad que tendrá el centro en los próximos años. Recientemente, también hemos incorporado nuevos equipos automatizados en la planta de Trápaga, y acaba de inaugurar un nuevo centro de Servicios en Madrid para la fabricación, mantenimiento y revisión de bogíes y sus componentes. También hemos desarrollado el primer centro de Servicios Digitales, encargado del mantenimiento predictivo en tiempo real y un eslabón fundamental en el desarrollo del tren digital.

En 2021, lanzamos un plan de contratación y crecimiento sin precedentes. Alstom España realizó más de 450 nuevas contrataciones en el último año, tanto en Barcelona, en el centro industrial de Santa Perpètua como en Madrid, en el área de movilidad digital. Actualmente tenemos más de 250 ofertas de trabajo disponibles en España en todo tipo de ámbitos, tanto de operarios y soldadores como de ingenieros, matemáticos, expertos en datos, técnicos y otras funciones de apoyo. Por tanto, tenemos la capacidad, y la ambición, de seguir creciendo y desarrollándonos en España.

P. ¿Van a optar a los fondos europeos de recuperación?

R. Alstom en España ha participado, junto con otros socios, en varias manifestaciones de interés relacionadas con la introducción de nuestra probada tecnología de hidrógeno para trenes o soluciones de movilidad digital para pasajeros y operadores, y estamos en contacto con diferentes organismos públicos e instituciones autonómicas para participar en los procesos de licitación.

P. Las autoridades de competencia española (CNMC) han impuesto una multa de 22 millones a Alstom junto a otra decena de empresas por repartirse los contratos en España.

R. Alstom mantiene su pleno compromiso con los principios de ética empresarial. Contamos con un sólido programa de cumplimiento, que garantiza el estricto respeto de las leyes y reglamentos vigentes en todos los países en los que opera el Grupo, con la prevención de la corrupción y la eliminación de prácticas anticompetitivas como máxima prioridad.

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS