_
_
_
_
_

Un tercio de las personas pobres tiene un empleo remunerado

La Red Europea de Lucha contra la Pobreza aboga por un pacto estatal por una fiscalidad justa y unos servicios públicos dignos, para evitar que los ciudadanos caigan en riesgo de exclusión

Un trabajador de la limpieza en Madrid
Un trabajador de la limpieza en MadridClaudio Álvarez
Guillermo Calvo

Un informe elaborado por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES) afirma que tener un trabajo sin condiciones adecuadas no garantiza los ingresos necesarios para salir de la pobreza: una de cada tres personas que se encuentran en situación de exclusión (32,9%) tiene un empleo remunerado. El presidente de esta organización, Carlos Susías, pide un Pacto de Estado entre las principales fuerzas políticas que se centre en una fiscalidad justa y unos servicios públicos dignos para acabar con las personas en riesgo de pobreza en España.

En una rueda de prensa, Susías ha advertido del precio de la vivienda, la brecha de género y la falta de apoyo a las familias con menores como las principales orígenes de la pobreza en España. A pesar de que en 2022 había 800.000 personas menos que se encuentran en situación de pobreza o de exclusión social respecto al año anterior, en España 12,3 millones de personas todavía estaban en riesgo de hallarse en esa situación, el 26% de la población. De estas, la cifra de personas que se encuentran en situación de pobreza severa se redujo en 600.000 en 2022, pero 4,2 millones de ciudadanos sobreviven con ingresos inferiores a 560 euros al mes. Estos números están muy alejados de los marcados por la ONU en la agenda 2030.

El hecho de tener estudios cada vez es una menor garantía de un empleo que permita vivir en condiciones dignas. El 42,9% de la población en riesgo de pobreza ha finalizado los estudios medios o altos y una de cada diez personas tiene educación superior.

Difícil acceso a la vivienda

En 2022, cerca de la mitad de la población española tuvo dificultades para llegar a finales de mes (47,8%); un tercio no pudo permitirse una semana de vacaciones al año (33,5%); y el 17,1% no logró mantener su vivienda a una temperatura adecuada. Cuatro de cada cinco personas con gasto elevado en vivienda, además, era pobre (79,1%). Y el gasto en pagar la casa de las personas en situación de exclusión equivale al 39,1% de los ingresos del hogar, según el documento presentado también este martes en el Congreso de los Diputados.

EAPN refleja que la desigualdad de género también es un problema a la hora de tener una estabilidad económica. Según el informe, un 27,2% de las mujeres y el 24,8% de los hombres están en riesgo de pobreza. En los últimos siete años, las políticas sociales han logrado que haya alrededor de medio millón de hombres pobres menos; en cambio, solo 61.000 mujeres han logrado salir de la exclusión en el mismo periodo.

Un tercio de los niños y adolescentes, además, está en situación de riesgo de pobreza o de exclusión social (32,3%), equivalente a 2,6 millones de menores. El informe señala que más de una cuarta parte reside en hogares con ingresos inferiores al umbral de pobreza (27,8%), lo que se traduce en más de 2,2 millones de menores en riesgo de pobreza.

Subir los impuestos a los ricos para acabar con la pobreza

La organización considera necesario plantear un Pacto de Estado entre las grandes fuerzas del arco parlamentario para reducir la pobreza en España. Ruth Caravantes, técnica de Incidencia de EAPN, aboga por una “fiscalidad hacia un poder distributivo”, es decir, subir los impuestos a los ricos. También reclama unas pensiones dignas, un sistema sanitario de calidad, la mejora de la atención primaria y un plan “digno” de vivienda pública para poner fin a la pobreza.

“Es necesario que las políticas económicas remen en una misma dirección. La subida del salario mínimo nterprofesional fue un buen punto para acabar con esos índices de pobreza”, ha defendido Susías.

La pobreza por comunidades

El informe refleja la clara diferencia que existe entre el norte y el sur peninsular. Las regiones que se encuentran al sur registran tasas elevadas de pobreza, y muy por encima de la media nacional; mientras que en el norte se conservan un bajo porcentaje.

En el año 2022 los números más bajos se registraron en Navarra y el País Vasco, con el 14,5% y el 15,7% respectivamente. Por otro lado, las más altas se experimentaron en Extremadura y Canarias, con el 36,9% y el 36,2%, respectivamente.

Comparación en la UE

Los resultados de los indicadores afirman que la desigualdad en suelo europeo sigue en estándares muy altos. La tasa de la población en riesgo de pobreza o de exclusión social es un 4,4% superior a la media de la UE. Por encima solo están Rumanía, Bulgaria, Grecia y Letonia.

España, con el 7,7% se sitúa como el séptimo país con mayor tasa de privación material social y severa, justo por encima de la media europea (6,7%) solo por detrás de Rumanía, Bulgaria, Grecia, Hungría, Letonia y Francia.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Guillermo Calvo
Redactor de la sección de Economía en El PAÍS. Ha trabajado en varios medios locales, en Capital Radio y en Confidencial Digital, donde cubrió información parlamentaria. Estudió Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y es Máster Periodismo UAM-El PAÍS.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_