_
_
_
_

Intel sufre las mayores pérdidas de su historia tras hundirse un 36% sus ingresos

La caída en la venta de ordenadores lastra la facturación del fabricante de microprocesadores

El logo de Intel, en la caja de un ordenador en Phoenix, Arizona, en una imagen de archivo.
El logo de Intel, en la caja de un ordenador en Phoenix, Arizona, en una imagen de archivo.Joshua Lott (REUTERS)
Miguel Jiménez

Según el jefe de la empresa, Pat Gelsinger, son unos “resultados sólidos”. Según las cifras, son las mayores pérdidas trimestrales que sufre Intel en toda su historia. El fabricante de microprocesadores ha comunicado a la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos (la SEC), que ha sufrido unos números rojos de 2.768 millones de dólares (unos 2.500 millones de euros al tipo de cambio actual) en el primer trimestre del año. La cifra compara con 8.113 millones de dólares del mismo periodo de hace un año, solo que en aquel caso de beneficios, no de pérdidas.

El deterioro de la cuenta de resultados de Intel empieza por la primera línea, en la que los ingresos caen un 36%, hasta 11.715 millones de dólares, la cifra de ventas más baja desde 2010. A partir de ahí desciende por toda la cascada. El margen bruto baja del 50% al 34%, el margen operativo cambia de signo y pasa a ser negativo y el color rojo se mantiene hasta la última línea.

Las ventas de microprocesadores se dispararon con la pandemia por el gran auge de la venta de ordenadores derivado del confinamiento y el teletrabajo. Tras esas ventas concentradas y la relativa vuelta a la normalidad, los consumidores y las empresas han invertido menos en ordenadores y han necesitado menos microprocesadores de Intel.

Se han hundido sobre todo las ventas de microprocesadores para portátiles, un 43%, pero también las de ordenadores de sobremesa, más de un 30%. Por si fuera poco, la demanda de chips por parte de los centros de datos también ha castigado los ingresos de la compañía.

Además, Intel no ha sido capaz de competir con Nvidia en los microprocesadores de gran potencia que se usan en la inteligencia artificial, mientras que perdía cuota de mercado en los de menos capacidad a manos de rivales como AMD.

Los responsables de la empresa se han mostrado especialistas en poner al mal tiempo buena cara: “Hemos obtenido unos sólidos resultados en el primer trimestre, lo que representa un progreso constante en nuestra transformación”, ha declarado el consejero delegado, Pat Gelsinger. David Zinsner, director financiero de Intel, ha añadido: “Hemos superado nuestras expectativas para el primer trimestre tanto en los beneficios como en los resultados, y hemos seguido siendo disciplinados en la gestión de gastos como parte de nuestro compromiso de impulsar la eficiencia y el ahorro de costes”.

La empresa, sin embargo, prevé para el segundo trimestre unas pérdidas similares a las del primero, según las cifras que ha comunicado a la SEC. Hasta ahora, las mayores pérdidas trimestrales eran los 687 millones de dólares del cuarto trimestre de 2007. Según las previsiones de la empresa, las ventas apenas repuntarán este trimestre y se situarán entre los 11.500 y los 12.500 millones de dólares.

Intel ha puesto en marcha un plan de transformación que incluye la fabricación propia de un mayor volumen de microprocesadores y se ha embarcado en multimillonarias inversiones industriales aprovechando los incentivos promovidos por el Gobierno de Joe Biden.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Miguel Jiménez
Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_