La caída del Silicon Valley Bank deja al descubierto las debilidades del sistema bancario de EE UU

La entidad californiana busca ahora un comprador después de la crisis provocada por las pérdidas de su cartera de bonos

Un cliente ante una sucursal del Silicon Valley Bank en Santa Clara, California.Foto: PHILIP PACHECO (BLOOMBERG) | Vídeo: AP

Silicon Valley Bank (SVB) no es Lehman Brothers. La caída el viernes del banco californiano no va a desatar una debacle como la crisis que aquella entidad financiera precipitó en 2008. Pero su caso, que provocó la mayor retirada de depósitos en un solo día en la historia reciente de Estados Unidos, ha puesto de manifiesto una serie de vulnerabilidades en el sistema, que tienen su origen en la pandemia y a las que están más expuestas las entidades de menor tamaño.

Como muchos otros bancos en Estados Unidos, SVB vio dispararse sus depósitos en efectivo a raíz de la pandemia de covid y los confinamientos que acarreó. Desde abril de 2020 y durante casi tres años se depositaron en los bancos cerca de 4,2 billones de dólares (3,95 billones de euros). Numerosas entidades financieras optaron por invertir una buena proporción de ese dinero -en total, unos dos billones de dólares- en bonos de renta fija. Específicamente en bonos estatales, considerados de muy bajo riesgo en comparación con el de la concesión de nuevos préstamos.

Durante un par de años, la idea funcionó. Pero llegó la era de la inflación: un alza de precios de unas dimensiones —llegó al 9,06 % en junio del año pasado— y una duración no vistas desde los años setenta. Esa escalada y la subida de tipos de interés motivaron una drástica caída del precio de esos bonos, y un agujero sobre el papel de 600.000 millones de dólares para la banca. Se trata de una cantidad manejable para el sector en su conjunto y, sobre todo, para las entidades de mayor tamaño y las que no invirtieron en exceso en esos títulos. Pero creaba riesgos para bancos pequeños y regionales que habían apostado en demasía por esa estrategia. Entidades como la también californiana Pac West acumulan 1.000 millones de dólares en pérdidas, una cuarta parte de su capital. Este banco ha visto caer un 50% el valor de sus acciones esta semana.

SVB es un caso extremo de esa dinámica. Esta entidad se había especializado en la financiación en el sector tecnológico, especialmente a startups para las que el acceso al capital es más difícil en sus inicios. En su cartera encuentra a compañías como Beyond Meat, especializada en productos vegetarianos, o el gigante de la comunicación Discovery. La mayor parte de sus depósitos, de hecho, no corresponden a individuos, sino a compañías del sector. Y en torno a un 50% de esos depósitos se invirtieron en bonos.

Cuando esos títulos empezaron a perder valor ante la subida de los tipos, el banco vio acumular unas pérdidas de 15.000 millones de dólares sobre el papel, algo menos que el valor de toda la entidad. Los clientes empezaron a retirar sus depósitos y llevárselos a otras entidades. SVB comenzó a buscar medidas para intentar paliar esa debilidad. Entre otras cosas, vendió con pérdidas de 1.800 millones de dólares parte de los bonos que había comprado.

Avisos el jueves

Algunos inversores en capital de riesgo comenzaron a aconsejar el jueves a las startups que retiraran sus fondos. Se acabó desatando el pánico entre los clientes del banco. Ese día comenzó una carrera para retirar los fondos depositados en esa entidad. 42.000 millones de dólares esfumados de los libros de contabilidad de SVB, más de un millón de dólares por segundo a lo largo de las diez horas laborables del día. La mayor fuga de fondos de un banco en los tiempos modernos en EEUU: hasta entonces, el récord lo lucía Washington Mutual en 2008, cuando se retiraron 16.700 millones de dólares en diez días.

La sangría en SVB era una cantidad inasumible para cualquier entidad, y menos para un banco relativamente pequeño. Aquella pérdida sobre el papel se convertía en real. Según el departamento de innovación y protección financiera de California, el viernes Silicon Valley Bank tenía un descubierto de 958 millones de dólares.

Ese día, los organismos reguladores asumieron el control del banco. Se suspendió la cotización de sus acciones, a la espera de mayor información sobre la situación de la entidad californiana. A 31 de diciembre de 2022, el banco disponía de unos 209.000 millones de dólares en activos (196.000 millones de euros) y 175.400 millones en depósitos. SVB busca ahora un comprador, algo que le permitiría calmar a los inversores y reabrir las cuentas de sus clientes.

El sector tecnológico, en jaque

Entre los interrogantes que deja el fracaso se encuentra conocer hasta qué punto va a afectar al sector tecnológico, y lo que pueda ocurrir con los depósitos más allá de los 250.000 dólares que garantizan los reguladores estadounidenses. Esa cantidad es suficiente en la gran mayoría de los casos para un ciudadano de a pie, pero no para una empresa que utiliza sus fondos en el banco para cubrir sus nóminas.

Los próximos días serán clave para determinar hasta qué punto la quiebra del banco se convierte en un problema para sus clientes (y sus empleados), cuánto dinero pueden retirar y cuándo. Es un interrogante fundamental para muchos de ellos: dado que en numerosas empresas estadounidenses las nóminas son quincenales, el próximo día de paga llega el miércoles, el día 15. Entre los afectados se encuentra la empresa de criptomonedas Circle, que ha revelado que mantenía 3.300 millones de sus 40.000 millones reservas en SVB, lo cual ha conllevado repercusiones también en el mercado de las criptomonedas. Los organismos reguladores solo han adelantado que los depositarios que contaran con más de 250.000 dólares en el banco “recibirán un dividendo de anticipo a lo largo de la próxima semana”.

De momento, las autoridades financieras estadounidenses han lanzado un llamamiento a la calma. La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, ha destacado que el sistema bancario “mantiene su resistencia” y que los reguladores “cuentan con herramientas efectivas para responder a este tipo de situación”, ha indicado su departamento en un comunicado. Yellen se reunió el viernes con representantes de la Reserva Federal, la Corporación Federal de Garantía de los Depósitos y otras entidades para abordar el caso de SVB.

El legislador demócrata Eric Swalwell, de California, ha insistido en la necesidad de proteger los depósitos superiores a los 250.000 dólares en el banco. “La clave de la banca es la confianza”, ha declarado. “Si los depositarios pierden la confianza en la seguridad de sus fondos por encima de los 250.000 dólares, entonces tendremos un problema”.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Macarena Vidal Liy

Es corresponsal de EL PAÍS en Washington. Previamente, trabajó en la corresponsalía del periódico en Asia, en la delegación de EFE en Pekín, cubriendo la Casa Blanca y en el Reino Unido. Siguió como enviada especial conflictos en Bosnia-Herzegovina y Oriente Medio. Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS