_
_
_
_
_

La OPEP y Moscú mantienen sin cambios su producción tras el tope al petróleo ruso

El cartel opta por la prudencia en un momento de máxima incertidumbre en el mercado, pero abre la puerta a un nuevo recorte si los precios siguen bajando

Un petrolero ruso y un granelero navegan en la bahía de Najodka, en la costa rusa, el sábado.
Un petrolero ruso y un granelero navegan en la bahía de Najodka, en la costa rusa, el sábado.TATIANA MEEL (REUTERS)

El cartel del crudo se da un respiro a las puertas de unas semanas clave para el devenir de los mercados petroleros. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia han pactado este domingo mantener sin cambios sus bombeos para los próximos meses. A unas pocas horas del inicio, este lunes, de la prohibición europea a las importaciones de crudo ruso y del tope de 60 dólares por barril por parte del G7, la decisión despeja los temores a un nuevo recorte. El precedente —el fuerte tijeretazo de dos millones de barriles diarios (el 2% de la producción mundial) aplicado en octubre, que tensó los precios y levantó importantes ampollas en los mayores consumidores del globo, liderados por Estados Unidos— ha pesado en la decisión.

El bazar petrolero global se mueve en un equilibrio siempre inestable. Y en un momento como este, con casi el 10% de la producción —la procedente de Rusia— en el alero, nadie quiere dar un paso en falso. Los 23 ministros de Energía y Petróleo de la OPEP ampliada (u OPEP+), liderada por Arabia Saudí y Rusia, estaban citados este domingo a una reunión telemática para decidir si volvían a reducir su oferta o si optaban por la cautela a la espera de ver los efectos de las medidas que entrarán en vigor este lunes. Esta segunda opción —“esperar y ver”, en palabras de Jorge León, hoy vicepresidente sénior de la consultora energética Rystad tras años en la sala de máquinas cártel— es la que ha terminado imponiéndose.

Los países del golfo Pérsico, mayoritarios en el seno del cartel, parecen haber sacado algunas conclusiones del diluvio de críticas que se cernió sus espaldas el pasado 5 de octubre, cuando recortaron drásticamente la oferta y añadieron un punto adicional de picante sobre la inflación. “Han tomado nota y no quieren volver a ser culpados de nada”, reflexiona León por teléfono. “Siguen esperando a ver cómo los mercados lidian con el tope sobre el precio del petróleo ruso que entra en vigor este lunes, si este tiene un impacto considerable o no”, desgrana Viktor Katona, analista líder de Crudo en la firma francesa de análisis sectorial Kpler.

El precio del crudo cayó el pasado lunes a poco más de 80 dólares por barril, su nivel más bajo en lo que va de año. Los casos de coronavirus no dejaban de crecer en Francia y los Veintisiete parecían inclinarse por la banda alta de precios en el tope al crudo ruso. Un contexto en el que la opción de un nuevo recorte en los bombeos de la OPEP volvía a estar encima de la mesa: todo lo que sea bajar de los 90 dólares por barril es una llamada a la acción por parte del cartel.

La situación ha cambiado desde entonces. Al menos, en tres flancos. Primero, en China: las protestas están obligando al mayor comprador de crudo del mundo a levantar el pie de las restricciones frente a la covid-19, lo que presionará al alza tanto la demanda como los precios. Segundo, la economía estadounidense y europea están resistiendo mejor de lo previsto frente a los tambores de recesión: a corto plazo, el consumo de petróleo no caerá tanto como algunos creían. Tercero, en el apartado de las sanciones, el tope del G7 sobre el precio máximo del crudo que Rusia coloca en el mercado mundial se ha quedado en un nivel (60 dólares) que no obligará al Kremlin a reducir drásticamente sus bombeos, algo que temían algunos analistas y que habría empujado al alza el precio del crudo en los mercados internacionales.

Moscú, no obstante, ha amenazado con suspender las entregas a todos los países que acepten el tope del G7. El viceprimer ministro ruso, Alexandre Novak, ha afirmado que pondrá en marcha “mecanismos” para torpedear esa medida. “Estas interferencias solo pueden conducir a una mayor desestabilización del mercado y a una escasez de energía”.

El viernes, el Brent (la referencia europea) cerró en 86 dólares, no tan lejos de la banda de entre 90 y 100 dólares que quiere la OPEP+, pero sí de los 130 que llegó a tocar en los primeros compases de la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Lo sucedido en las últimas semanas, argumenta la OPEP+ en el comunicado en el que informa de su decisión, “valida la estrategia” del cartel.

Con todo, el bloque de exportadores aún guarda una carta bajo la manga. Aunque la próxima convocatoria formal no está fijada hasta junio del año que viene, en el ínterin, los 23 exportadores dejan la puerta abierta a reunirse en cualquier momento para tomar “nuevas medidas inmediatas”. En plata: “Ante tanta incertidumbre sobre lo que pueda pasar de aquí a final de año, opta por dejar claramente abierta la puerta a un cambio de postura en cualquier momento: si el precio vuelve a caer a 80 dólares por barril, reaccionará de inmediato con un recorte en su oferta”, zanja León. “Lo que está claro es que sigue teniendo la sartén por el mango”. Y quiere que quede claro.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Ignacio Fariza
Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS. Ha trabajado en las delegaciones del diario en Bruselas y Ciudad de México. Estudió Económicas y Periodismo en la Universidad Carlos III, y el Máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_