CC OO vincula la falta de mano de obra a las malas condiciones del trabajo, no a las carencias formativas

Un estudio confronta las justificaciones de sectores como la construcción o la hostelería para cubrir vacantes

Un camarero sostiene una bandeja en la plaza Real de Barcelona.
Un camarero sostiene una bandeja en la plaza Real de Barcelona.David Zorrakino (Europa Press)

A pesar de que la falta de mano de obra en España es un problema menor comparado con el de otros países europeos, los motivos por los que algunos negocios tienen dificultades para cubrir vacantes enfrenta a empresarios y sindicatos. Mientras que la patronal denuncia la falta de perfiles técnicos derivada de la escasa potenciación de la Formación Profesional (que ahora se pretende revertir con la nueva ley de FP), para los representantes de los trabajadores el problema radica en el empeoramiento de las condiciones laborales durante los últimos años, y del infradesarrollo del tejido empresarial. Esta es la tesis principal del estudio Análisis de las vacantes laborales en España. Un problema irreal que intenta encubrir otro real: la incapacidad empresarial para generar empleo de calidad que el gabinete económico del sindicato CC OO ha publicado este miércoles.

Los últimos datos oficiales evidencian que el porcentaje de vacantes fue sustancialmente inferior en el primer trimestre de 2022 en España (0,9%, casi 120.000 puestos) que en Europa (2,9%). Una circunstancia que se debe, entre otras razones, a que la tasa de paro nacional es mucho más elevada que la comunitaria (13,3% a 6,4%, respectivamente). Sin embargo, según el estudio del sindicato, el problema de las vacantes en España se explica por el “desfase natural de acomodación entre oferta y demanda de empleo”.

Para llegar hasta esta conclusión, CC OO utiliza los datos de la oficina europea de estadísticas Eurostat, en los que se determina que las ramas de actividad que presentan en España un mayor porcentaje de vacantes son las administraciones públicas (2,8%); seguida de información y comunicación (1,7%); y de actividades profesionales, técnicas y científicas (1,2%); unas cifras que contravienen las denuncias que han venido realizando las patronales acerca de las ausencias en la construcción (0,6%); en hostelería (0,6%); o en el transporte y almacenamiento (0,5%).

Que los razonamientos de unos y otros difieran no quiere decir que el fenómeno sea una ilusión entre los sectores que han dado la voz de alarma. El documento del sindicato reconoce la existencia de cuellos de botella a la hora de encontrar trabajadores, pero los considera “un problema puntual”, y defiende que en los sectores que requieren menor cualificación las vacantes “se deben fundamentalmente a las malas condiciones laborales que ofrecen las empresas”.

Como ejemplo, el texto se centra en la situación del colectivo de transportistas, que ha venido denunciando dificultades para encontrar 15.000 conductores. Para rebatir esta acusación, recuerda que “los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) indican que existen 18.945 personas desempleadas cuya primera ocupación sería ser conductores de camión” y “otros 115.058 demandantes de empleo dispuestos a trabajar en el sector”.

Mayor financiación

Para alejar el relato de falta de interés en trabajar en ramas como la hostelería y el transporte, el documento de CC OO razona, a partir de datos extraídos de la Encuesta de Población Activa (EPA) y del Instituto Nacional de Estadística (INE), que es precisamente en estos sectores donde “las jornadas de trabajo son más largas que en el conjunto de la economía”; de la misma forma que el salario que se ofrece en la hostelería es también el más bajo de las distintas actividades (14.561,75 euros anuales, según datos de 2019). Las bajas rentas sumadas al incremento de los alquileres provoca también que las vacantes ofertadas en aquellos territorios donde el coste de la vida es mayor sean más elevadas. “Este es el origen de la falta de profesionales con cualificaciones y experiencia adecuadas de la que se quejaban, por ejemplo, los hosteleros de la Costa Brava”, indica el documento.

Como vías por las que ha de transitar el mercado de trabajo en España para impedir la cronificación de estas vacantes, el sindicato apunta a la “actualización y refuerzo suficiente de la Formación Profesional” y a la necesidad de “ampliar la financiación del SEPE para que, en algún momento, pueda realizar la imprescindible labor de casar ofertan y demandas de empleo que actualmente, desgraciadamente, no cumple”. Sin embargo, además de estas dos fórmulas, según CC OO las empresas también deben asumir una mayor responsabilidad para con sus trabajadores. “Deben desempeñar el papel central en la formación permanente y actualización constante de conocimientos de sus trabajadores”, indica el análisis.

En opinión de CC OO, la sobrecualificación de la mano de obra (otro de los problemas del mercado de trabajo) es el resultado del “infradesarrollo del tejido empresarial” que ha impedido “aprovechar adecuadamente las altas cualificaciones que han acumulado muchos trabajadores”, y que se han visto obligados a trabajar en ocupaciones por debajo de sus capacidades ante la imposibilidad de encontrar empleos acordes con su potencial. Según los datos de la EPA que emplea CC OO, el 29,2% de los asalariados del sector privado estarían sobrecualificados para el puesto de trabajo que ocupan.

Sobre la firma

Gorka R. Pérez

Es redactor de la sección de Economía y está especializado en temas laborales. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Cadena Ser. Es licenciado en Periodismo por la Universidad del País Vasco y Máster en Información Económica de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS