Interior reforzará con 500 policías los principales aeropuertos para evitar las largas colas

El ministerio niega el caos en los controles de pasaportes y pone en duda la pérdida de conexiones que denuncia Iberia

Control de pasaportes en el aeropuerto de Barajas, en 2021. Foto: Chema Moya (EFE) | Vídeo: REDES SOCIALES

El Ministerio del Interior niega la mayor: no hay más colas de las habituales en los controles de pasaportes del aeropuerto de Barajas, en Madrid, ni en ningún otro aeródromo español, según fuentes del departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska. Aseguran, además, que la previsión de efectivos realizada para los próximos meses será suficiente. Duda de la denuncia del Grupo Iberia de que se hayan perdido 15.000 conexiones en la capital desde marzo. Y sostiene que no existe riesgo de colapso por la llegada de británicos, a pesar de que tras el Brexit tengan un acceso más estricto que antes de la pandemia. Pese a ello, de forma implícita reconocen que la vuelta del turismo tras los dos años de pandemia tensionará los accesos y reforzará la plantilla con unos 500 efectivos en los 12 aeropuertos de más tráfico del país (el lunes el departamento difundió que el refuerzo será de 200 policías en Barajas).

Este incremento de efectivos, según fuentes de Interior, no es la consecuencia del caos vivido en los últimos días en el aeropuerto de Madrid-Barajas. De hecho, se niegan a reconocer que exista tal colapso. “El refuerzo ya estaba previsto y no se hace ahora por las quejas de Iberia. No hay ningún problema ni caos en Barajas”, insisten estas fuentes. Pese a ello, las imágenes difundidas por aerolíneas, trabajadores y por decenas de viajeros que han subido vídeos a las redes sociales con las largas esperas frente a los controles muestran todo lo contrario.

Además, la Confederación Empresarial de Madrid-CEOE reclamaba este martes “medidas urgentes” al ministerio en materia de seguridad en el aeropuerto madrileño, y advertía del “devastador efecto” que las colas tienen para la llamada Marca España. Miguel Mirones, presidente del Instituto para la Calidad Turística Española, pedía un esfuerzo: “No nos podemos permitir que dificultades en la gestión de las infraestructuras aeroportuarias por falta de personal bloqueen la recuperación de la demanda. Esta situación hay que resolverla como sea”.

Desde Interior ya negaban “categóricamente” el lunes que se estuvieran produciendo retrasos significativos en los controles de pasaporte de los aeropuertos españoles. Y aseguraban que se trata de “unos filtros policiales que son dimensionados con respecto al flujo de pasajeros, y que son reforzados siempre que es necesario”. Un extremo que mantienen a pesar de la bola que se ha generado en la antesala del verano y del incremento previsto en la llegada de turistas, en niveles similares a los de 2019, antes de la crisis del coronavirus. Aena, por su parte, diferencia el personal de estos filtros de los de seguridad que dependen del gestor aeroportuario, donde no está habiendo incidencias.

Asimismo, sobre las quejas de Iberia, el departamento liderado por Grande-Marlaska se muestra tajante: “Reiteramos que no se están produciendo colas que vayan más allá de situaciones puntuales generadas por la coincidencia de varios vuelos procedentes desde fuera del espacio Schengen, y no existe constancia de que se hayan producido pérdida de vuelos, mucho menos las cifras de 15.000 que se han difundido sin demostración alguna, por incidencias en el control de pasaportes”, advertían en un comunicado este martes, cuando las televisiones mostraban largas colas en esos puntos del aeropuerto.

La situación, según la visión de Interior, es de absoluta normalidad y prevén que habrá efectivos suficientes. Y eso a pesar de que para este ejercicio los turistas residentes en el Reino Unido no podrán acceder al país por la vía habitual hasta el Brexit. Es decir, tendrán que pasar el filtro de pasaportes por el acceso para terceros países, con el aumento del tiempo medio de paso que eso supone. Una cuestión que no es baladí, ya que se trata del principal país emisor de viajeros a España (18 millones en 2019).

Refuerzos en Semana Santa

A pesar de la situación que dibuja Interior, en la que las colas se producen solo de forma puntual, sí reconoce de forma implícita que existe una carestía de efectivos. De ahí que haya programado un refuerzo de unos 500 funcionarios (será un refuerzo consolidado, no un apoyo puntual) en los 12 aeropuertos españoles con más tráfico. Los aeródromos beneficiados son los de Madrid (recibirá 189 policías), Barcelona (90), Alicante, Valencia, Málaga, Menorca, Mallorca, Ibiza, Tenerife Sur, Lanzarote Sur, Fuerteventura y Gran Canaria. De esta forma, se cerrará la brecha entre los efectivos que había en estos aeródromos en 2019 (1.456) y los que hay en este momento, antes de este refuerzo (1.226), según los datos del ministerio.

Ya en la pasada Semana Santa, según estas fuentes, hubo “refuerzos de personal específico de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, especialmente en las plantillas de El Prat y de Barajas”. Y anunciaban que también sucedería este verano, “en el que se pondrán en marcha, como es habitual, los refuerzos tradicionales”.

El conflicto generado tras la denuncia de Iberia, que pertenece al grupo IAG al igual que Vueling o British Airways, no ha sentado bien en el seno del Ejecutivo. De hecho, desde que se filtró a la prensa los problemas en Barajas, el Ministerio del Interior se ha esforzado en negar lo ocurrido. “En los últimos meses, Policía Nacional no ha registrado ni una sola queja por pérdida de vuelo, lo que contrasta con ciertas afirmaciones. Tampoco Aena”, insistían las mismas fuentes. Así, dudan de la pérdida de vuelos en conexión en la capital. Sin embargo, que no les conste no significa que se haya verificado que sea una información cierta o no, sino que no tienen quejas. Esto puede ser porque es la aerolínea la que recibe la protesta del cliente y lo reubica en otro vuelo posterior sin necesidad de reportarlo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS