Miles de trabajadores de Unicaja salen a la calle para protestar por el despido del 15% de la plantilla

La manifestación más multitudinaria, con unas 2.500 personas, ha sido en Málaga, sede central de la entidad bancaria

Protesta de los trabajadores de Unicaja contra el ERE, este martes en Málaga.
Protesta de los trabajadores de Unicaja contra el ERE, este martes en Málaga.Garcia-Santos (El Pais)

Tras una gran pancarta con el lema “No al ERE de Unicaja” alrededor de 2.500 personas se han manifestado hoy en Málaga contra los despidos que planea la entidad financiera tras su fusión con Liberbank. La protesta, impulsada por todos son sindicatos con representación en la plantilla (CSIF, Comisiones Obreras, Cesiac, CIC y UGT) ha sido la más multitudinaria de las 13 que se han realizado las ciudades de Albacete, Oviedo, Salamanca, León, Ciudad Real, Cáceres, Madrid, Valladolid, Toledo, Santander, Cuenca y Almería, donde se han movilizado unas 600 personas.

Los empleados, vestidos con camisetas negras con la etiqueta #noalErREdeUnicaja han recorrido el kilómetro que separa la sede central de Unicaja Banco con la de la Fundación de Unicaja -accionista mayoritaria- con parada intermedia ante la delegación de la Junta de Andalucía. Todo horas después de que se celebrara la quinta jornada de negociación entre los representantes laborales y la empresa para pactar las condiciones de los 1.513 despidos previstos —el 15% de la plantilla— sin que se produjeran avances significativos.

“Venimos a protestar porque van a echar mucha gente a la calle en condiciones leoninas, muy malas”, decía Luis Candau, que se había subido a uno de los autobuses que partieron desde Sevilla a mediodía para llegar a tiempo a la manifestación por el centro de Málaga. “Hemos defendido la empresa durante muchos años y esta plantilla no se merece esto”, añadía su compañero José Martín, también procedente de la capital hispalense y que charlaba animadamente junto a compañeros de Cádiz, Granada y Córdoba.

Todos se quejaban por el planteamiento inicial del ERE propuesto por Unicaja Banco, pero también denunciaban que “la homologación laboral que no es más que el recorte de derechos y horarios”, como explicaba Alicia Domínguez, portavoz de Comisiones Obreras, que también criticaba la movilidad geográfica obligatoria. “No vamos a consentir unas formas al estilo Liberbank; Unicaja tiene que escuchar a su plantilla, la que ha hecho de ella una entidad solvente durante décadas”, añadía. De fondo, sus compañeros cantaban “Menéndez, Medel, nos venden a granel” en referencia a Manuel Menéndez, actual número 2 de Unicaja y Braulio Medel, presidente de la Fundación Unicaja.

La protesta es la antesala a la huelga prevista para este viernes 26 de noviembre y los próximos 1 y 2 de diciembre, justo cuando acaba el plazo para pactar las condiciones para los despidos en el que es ya el quinto banco de España tras la fusión con Liberbank el pasado verano. Sin acuerdo Unicaja Banco podría aplicar el ERE en los términos que han defendido durante el proceso, salvo que ambas partes firmen una prórroga.

El pacto se antoja complicado, porque los sindicatos aseguran el proceso de negociación está siendo muy diferente a los registrados a lo largo de la historia de Unicaja Banco. Los trabajadores se sorprendieron cuando vieron las primeras cifras que se planteaban para negociar el ERE. “La oferta inicial fue la peor de todo el sistema financiero. Era una vergüenza y desde ese punto de partida es difícil llegar a una situación aceptable”, dice Alicia Domínguez, quien cree que la influencia de Liberbank –a la que define como “la compañía con más litigiosidad del sector”- se deja “claramente” notar en este diálogo con muchos tiras y pocos aflojas, además de recordar los buenos resultados de la entidad, que ganó 156 millones hasta septiembre.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Sindicatos y empresa se han sentado esta mañana en la quinta jornada de reuniones, donde los representantes de los trabajadores han presentado una propuesta conjunta y consensuada. El documento recoge que los importes de las bajas tengan “condiciones atractivas” para la adhesión voluntaria de los empleados o que la movilidad sea “estrictamente residual”. También incluye la homologación de toda la plantilla en términos salariales sin que las retribuciones anteriores a la fusión se vean mermadas, que la jornada de trabajo sea de 35 horas o la aplicación de medidas de conciliación conforme al Plan de Igualdad de Unicaja Banco.

La entidad bancaria, eso sí, ha dicho que es difícil asumir dichas condiciones. “No han mostrado ninguna voluntad negociadora”, dijo hace una semana la responsable del Área de Empresa Privada de CSIF Andalucía, María del Mar Gómez de Mercado, cuando se produjo la primera movilización, que reunió a unas 2.000 personas ante la sede central de Unicaja en Málaga.

Las condiciones iniciales planteadas por Unicaja Banco recogen la puesta en marcha de un ERE que afectaría a 1.513 empleados -1.005 en oficinas y 508 en servicios centrales- la mayoría en Castilla y León (401 puestos de trabajo) y Andalucía (354). La propuesta incluye indemnizaciones que van desde los 20 días por año trabajado con un tope de 12 mensualidades para los mayores de 63 años hasta 26 días por año trabajado con un tope de 18 mensualidades para los menores de 50 años. El plan de la entidad bancaria pasa también por el cierre de 395 sucursales, algo más de la cuarta parte de la red surgida tras la fusión con Liberbank, afectando especialmente a las provincias de Cáceres (62 oficinas), Toledo (48), Ciudad Real (42) y una treintena en Cuenca, Asturias y Cantabria.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS