El mercado castiga al BBVA por su inversión en Turquía pese a anunciar una subida del dividendo

La acción cae un 5,51% tras una nueva depreciación de la lira que coincide con el anuncio de opa por el 100% de su filial turca. El presidente deja la puerta abierta a la compra del Sabadell

El presidente del BBVA, Carlos Torres, en una conferencia en Ciudad de México.
El presidente del BBVA, Carlos Torres, en una conferencia en Ciudad de México.GUSTAVO GRAF MALDONADO (Reuters)

La jornada de este jueves fue agitada para el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, BBVA. Comenzó el día anunciando una subida del dividendo como antesala de su gran reunión anual con los inversores, el Investor Day, pero a medida que avanzó la jornada, las noticias llegadas desde Turquía anularon el optimismo de las declaraciones del presidente, Carlos Torres, y del consejero delegado, Onur Genç. Las preguntas de los analistas se centraron en conocer el objetivo de la compra del 50,15% que no tiene de su filial en Turquía por 2.249 millones, mientras se conocía el desplome del 4,76% de la lira por la rebaja de los tipos de interés mientras sube la inflación, que ya se sitúa casi en el 20%, cuatro veces más que el objetivo del Gobierno. En doce meses la divisa ha caído un 27% frente al euro.

“Invertimos en Turquía, pese a la volatilidad a corto plazo, porque vemos una oportunidad de rentabilidad y retorno del capital muy atractivo”, resumió Torres. Onur, que es turco, añadió que conocen las vulnerabilidades de esa economía, sus retos y su potencial, “y sabemos que las noticias de hoy meterán presión a la lira, pero hemos tomado precauciones con las coberturas en esta operación, y no nos dejaremos llevar por las sobre reacciones del mercado”.

El otro tema central de la reunión fue si el banco pensaba retomar la fusión con el Sabadell, aprovechando que cuentan con 9.700 millones procedentes de la venta de su filial en Estados Unidos. “Respecto a Sabadell, ya saben que estuvimos en conversaciones con ellos y que las tuvimos que suspender porque no alcanzamos un acuerdo sobre los términos de la operación. Veremos qué nos depara el futuro”, dijo, dejando abiertas todas las posibilidades. Las acciones del BBVA cerraron con una caída del 5,51%, la mayor del Ibex 35, que pedió el 1%.

El banco también intentó animar a los inversores recordando el anuncio de la recompra de acciones acordada establece que la posibilidad de reducir hasta el 10% del capital social de la entidad, equivalente a unas 667 millones de acciones. La cifra varía según la cotización, pero el banco ha comentado que destinará unos 3.500 millones para esta operación. Torres anunció que la próxima semana se iniciarán las compras de títulos por un tercero. “Invertirán 1.500 millones en los títulos, sin límite de precio, y la operación durará entre tres y cuatro meses”, afirmó el presidente.

Preguntado por si pararía la recompra de acciones si surgiera una oportunidad como la adquisición del Sabadell, Torres comentó que es posible que las compras tuvieran sentido, pero que estaban centrados en la adquisición de las acciones propias “salvo que las circunstancias cambiaran completamente”. Al filo de las 19 horas, Torres cerró el acto que había comenzado a las 14,30 horas. El ejecutivo, que como todos los que intervinieron, excepto el director financiero, aparecieron sin corbata, no hizo ninguna referencia a la caída bursátil. “Esperamos que os hayan gustado los objetivos del banco para 2024″, dijo a los inversores.

Dividendos en octubre y abril

En el hecho relevante enviado a la CNMV, el BBVA anunció que el consejo de administración ha establecido “la nueva política la de repartir anualmente entre el 40% y el 50% del beneficio ordinario consolidado de cada ejercicio, frente a la política previa que establecía un reparto entre el 35% y el 40%”. El banco indica en la nota que esta política “se implementará mediante la distribución de una cantidad a cuenta del dividendo del ejercicio (que se abonaría previsiblemente en el mes de octubre de cada ejercicio) y un dividendo complementario (que se abonaría una vez finalizado el ejercicio y aprobada la aplicación del resultado, previsiblemente en el mes de abril de cada ejercicio)”.

El banco mantiene los dos sistemas de retribución, mediante recompra de acciones y en efectivo, sin especificar cuánto se hará en cada modalidad. En el texto del hecho relevante se dice que se combinarán “los repartos en efectivo con las recompras de acciones, todo ello sujeto a las autorizaciones y aprobaciones correspondientes que sean de aplicación en cada momento”.

En el “Investor Day” los directivos explicaron los nuevos objetivos para 2024, que pasan por elevar la rentabilidad (sin tener en cuenta los fondos de comercio y los intangibles) del 11,7% actual al 14%. También se comprometieron a incrementar el valor contable tangible por acción a una tasa anual al 9%, una mejor eficiencia (que mide lo que gasta la entidad por cada 100 euros que ingresa) que mejore desde el 44,7% al 42%, así como acelerar la captación de nuevos clientes estableciendo el objetivo en 10 millones más.



EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS