El metal de Cádiz inicia con incidentes una huelga indefinida

Los 20.000 trabajadores reclaman una mejora salarial del convenio laboral que la patronal rechaza

Barricada durante la huelga del metal en Cádiz.Foto: EUROPA PRESS

El sector del metal de Cádiz, con unos 20.000 trabajadores, ha comenzado este martes una huelga indefinida para reclamar una subida salarial en su convenio laboral, una primera jornada con incidentes leves y enfrentamientos entre los piquetes y las Fuerzas de Seguridad en esa provincia andaluza. Las barricadas, las hogueras y los cortes de carreteras para impedir el paso a las industrias tractoras como Navantia se han sucedido mientras los policías lanzaban pelotas de goma para disuadir las protestas. Dos policías y dos guardias civiles resultaron heridos leves -los dos últimos al chocar su coche con una farola derribada- mientras que un piquete ha sido detenido por cortar una carretera en el Campo de Gibraltar.

El seguimiento de la huelga entre las plantillas obtuvo cifras por completo opuestas, entre el 98% de seguimiento de los sindicatos y el 15% que calculó la patronal. La renovación del convenio colectivo está enquistada y ha desencadenado esta huelga sin final en el horizonte: entre la subida salarial del 2% al 3% que reclaman los sindicatos y la oferta de los empresarios, del 0,5%, la brecha es amplia. El IPC se elevó el pasado octubre al 5,5%, aunque los principales organismos económicos aún creen que tiene carácter temporal.

“No queremos perder poder adquisitivo. Con los tres días que llevan [con un preludio de dos jornadas de la semana pasada con seguimiento del 100%, según los sindicatos] las empresas ya habrían tenido dinero para pagar el IPC. Además, le damos todo 2022 para pagarlo. El pulso acabará cuando la Femca [Federación de Empresarios del Metal de Cádiz] entre en razones”, avanzó Antonio Montoro, secretario general de la Federación de Industria (Fica) de UGT.

Barricada en la huelga del metal en Cádiz, este martes.
Barricada en la huelga del metal en Cádiz, este martes. Nacho Frade (Europa Press)

Para la patronal, la subida salarial que piden los empleados, sumada a la rebaja de cuatro horas de trabajo al año, “llevaría a la desaparición de la industria gaditana, que tendría que competir con la de otras provincias que parten de una situación más ventajosa”. La Femca alega que “la posición sindical es inasumible” y sostiene que un peón en Sevilla cobra 10,55 euros por hora, frente a los 10 euros en Málaga y que en Cádiz se elevaría a los 12,16 euros si atendiera las demandas de los sindicatos.

Sobre los incidentes a las puertas de las principales industrias de la Bahía de Cádiz y el Campo de Gibraltar, la Femca mostró su rechazo: “Mostramos nuestra preocupación por los efectos que está causando este conflicto y la violencia con la que actúan determinados piquetes. Además de impedir la libre elección de los trabajadores, supone un enorme deterioro en la imagen exterior de la provincia y genera incertidumbre a los clientes internacionales. Tememos que las noticias sobre este conflicto impacten, como se rumorea, en las decisiones de armadores de cruceros”, subrayó en un comunicado.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

El alcalde de Cádiz, José María González, apoyó a los trabajadores del metal “porque reivindican su dignidad”. “Las protestas surgen en un contexto de precariedad, en un momento en el que quieren a la Bahía como el chiringuito de Europa, mientras cierran fábricas, exprimen al obrero y sus condiciones laborales”, dijo el regidor a través de las redes sociales.

Sobre la firma

Javier Martín-Arroyo

Es redactor especializado en temas sociales (medio ambiente, educación y sanidad). Comenzó en EL PAÍS en 2006 como corresponsal en Marbella y Granada, y más tarde en Sevilla cubrió información de tribunales. Antes trabajó en Cadena Ser y en la promoción cinematográfica. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y máster de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS