Desigual avisó a sus empleados de que despedirá a quien no acepte la reducción de jornada

El 86% de los empleados de oficina de la empresa de moda aprueban la propuesta de tener una jornada laboral de cuatro días con un recorte del 6,5% del sueldo

Trabajadores de Desigual este jueves, durante la votación de la propuesta de la compañía para la reducción de jornada.
Trabajadores de Desigual este jueves, durante la votación de la propuesta de la compañía para la reducción de jornada.Marta Pérez (EFE)

La dirección de la compañía de moda Desigual avisó a sus empleados de oficina de que los trabajadores que no se quieran adaptar a la reducción de la jornada laboral a cuatro días con una rebaja salarial del 6,5%, aprobada por el 86% de los empleados en la votación de este jueves, tienen la alternativa de rescindir su contrato. En un documento interno que la empresa entregó a los trabajadores para resolver dudas sobre la medida, al que ha tenido acceso EL PAÍS, Desigual indica que si la propuesta es aceptada por dos tercios de la plantilla se implementará, y que si algún empleado no está de acuerdo rescindirá su contrato con una indemnización de 20 días por año trabajado. La empresa defiende que informó a sus trabajadores de la alternativa en cumplimiento del Estatuto de los Trabajadores, pero el sindicato UGT recuerda que no ha existido ninguna negociación legal en este proceso, y que por lo tanto estos despidos, si se llegan a producir, no se pueden considerar objetivos y serán recurridos como improcedentes.

A principios de septiembre, el fundador de Desigual, Thomas Meyer, y el director general, Alberto Ojinaga, anunciaron a sus empleados de oficina (502 de los 2.700 trabajadores que tiene en total) una propuesta en la que habían estado trabajando durante un tiempo y que defendieron como un avance para la conciliación laboral y para retener y atraer talento. La medida consistía en pasar de la clásica jornada laboral de cinco días a la semana a una de cuatro días, uno de ellos con opción de teletrabajo. En concreto, reducir la jornada actual, de 39,5 horas, a 34,5 horas, un 13% menos. El plan de Desigual implicaba reducir el sueldo un 6,5% (la otra mitad la asumiría la empresa) a cambio de tener un día más de fin de semana.

La empresa fijó que la medida, que se ha votado en un proceso que ha terminado este jueves, necesitaría de la aprobación por parte de dos tercios de la plantilla para prosperar. Finalmente, la propuesta ha sido aprobada por una amplia mayoría, un 86% de los empleados afectados, y con una participación del 98%. En un comunicado, la empresa detalla que la medida se implementará desde mañana viernes. Desigual califica la propuesta como “una iniciativa que representa muy bien la filosofía de la marca, expresada a través de su claim [lema]: ‘La vida es chula”.

Entre el anuncio de la dirección y este jueves, día de la votación, la empresa ha repartido a sus empleados un documento titulado Q&A (preguntas y respuestas) destinado a resolver dudas acerca de la reducción de jornada, de la rebaja salarial o del proceso de votación. En uno de los apartados se indica la siguiente duda y su respuesta: “Si gana el YES [sí] y no estoy de acuerdo con la medida, ¿qué puedo hacer? Puedes rescindir tu contrato y percibirás una indemnización de 20 días de salario por año de servicio con un máximo de nueve meses”.

La compañía, mediante una portavoz y un nuevo comunicado, asegura que el documento tenía solo la intención de informar a los trabajadores de lo que contempla el Estatuto de los Trabajadores. En su artículo 41, indica que, ante una modificación colectiva de contratos que haya sido aprobada por los empleados mediante un proceso de negociación legal, el trabajador que no quiera adaptarse puede rescindir su contrato y percibir la indemnización mencionada. “Para aquellos trabajadores que consideren que, en su caso, esta jornada 3+1 no es la mejor opción, y decidan libremente no aceptar las nuevas condiciones de trabajo aprobadas por el 86% de la plantilla, se procederá a una rescisión de contrato”, expresa el comunicado de la empresa. Desigual destaca el “amplio respaldo” a favor de la medida y “la constatación de que se trata de una propuesta atractiva para todos los trabajadores”. También añade que trabajará “para intentar sumar a la propuesta al 14% de personas que han emitido un voto negativo”.

Quejas de los sindicatos

Pero el sindicato UGT alerta de que el procedimiento no ha obedecido a la ley. Además, consideran que la votación ha sido influenciada por el hecho de repartir el documento en el que se informaba de la posibilidad del despido si uno no quería adaptarse a la modificación contractual. “Plantean la opción de un despido objetivo porque dan por hecho que han hecho bien la negociación y que la medida se podrá implementar según la ley, pero no ha sido así”, destaca Javi González, coordinador del sector de comercio de UGT en Cataluña. La propuesta no se negoció en ningún momento con los sindicatos, ya que pese a que sí que existe un comité de empresa en las tiendas de la marca, los trabajadores de las oficinas no lo tienen conformado. El sindicato UGT considera que la empresa ha incurrido en una ilegalidad al iniciar un proceso para modificar los contratos de los trabajadores sin cumplir con los requisitos legales de negociación con los trabajadores. “Nosotros no estamos ni en contra ni a favor de la medida, desde el principio hemos dicho que la manera en que se ha llevado a cabo la medida es un despropósito. Si quieres modificar un contrato, te sientas y se llega a un punto intermedio”, afirma.

La empresa recuerda que constituyó una Comisión de Empleados con 10 personas, pero el sindicalista considera que no fue suficiente para dotar de legalidad al proceso. También él acude al artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores, que indica que donde no haya comité de empresa se tiene que hacer una mesa ad hoc con representantes de los trabajadores votados por la plantilla, y, en el caso de no encontrarlos, se tiene que avisar a los sindicatos más representativos del sector. “Cuando se dieron cuenta de que habían empezado mal, la empresa lo que hizo fue otra ilegalidad, elegir a dedo a 10 representantes, y hacerles firmar un documento en el que se afirmaba que sí habían sido elegidos por los trabajadores y que las medidas que se quieren implantar se habían negociado durante 15 días. Es un artículo 41 encubierto y si la medida sale adelante lo denunciaremos, porque sabemos que no ha sido así”, detalla González. De la misma manera, el sindicato denunciará como despidos improcedentes las rescisiones de contrato que se puedan hacer : “Y entonces la indemnización es más alta que en un despido objetivo, son 45 días por año trabajado hasta febrero de 2012, y 33 días desde ese momento”.

Desde que se anunció la propuesta, varios trabajadores han acudido al sindicato para consultar sobre la legalidad del proceso, sobre las consecuencias de la reducción de jornada en el sueldo, la cotización y otros aspectos. La empresa ha hecho una prueba piloto con un grupo de trabajadores (sin la reducción del sueldo), y, según González, no ha salido bien: “La carga de trabajo aumenta mucho, calculamos que un 20%, y no les compensa si además les reducen el sueldo”. El sindicato también duda del proceso de votación: “Creemos que es fraudulento, porque permite el voto presencial, el delegado y el telemático. ¿Quién garantiza que sea confidencial y libre?”.

La propuesta de Desigual llegó tras un año y medio de pandemia que ha sacudido las ventas de una marca que ya arrastraba una importante crisis. En 2020, la facturación cayó un 39% hasta los 360 millones de euros, y la compañía cerró el ejercicio con unas pérdidas de 83 millones de euros. Antes de la covid-19, la empresa ya arrastraba cinco años de una caída de ventas acumulada del 37%, que el fundador ha intentado atajar con un plan de transformación de la marca. La previsión para este año es cerrar el ejercicio con una vuelta a los beneficios.

Sobre la firma

Josep Catà Figuls

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción