La australiana Sandfire compra Minas de Aguas Teñidas por 1.585 millones

Mubadala Investment Company y Trafigura, las actuales propietarias, confirman que la transacción se espera se complete en el primer trimestre de 2022

 Vista aérea de la zona de procesamiento de Matsa en Huelva.
Vista aérea de la zona de procesamiento de Matsa en Huelva.

La compañía australiana Sandfire Resources ha adquirido el cien por cien de Minas de Aguas Teñidas (MATSA), empresa con sede en Almonaster la Real (Huelva) que explota tres minas en la provincia onubense, por un importe de 1.585 millones de euros. Mubadala Investment Company y Trafigura, actuales propietarias, han confirmado, a través de un comunicado, la transacción, que se espera se complete en el primer trimestre de 2022. Sandfire Resources es una empresa de minería y exploración que cotiza en la Bolsa de Valores de Australia. Actualmente, opera una mina de cobre y oro ubicada a 900 kilómetros al norte de Perth en Australia Occidental, que produce cobre en concentrado de alta calidad con importantes créditos de oro. También ejecuta programas de exploración y desarrollo comercial.

La operación, que lleva fraguándose tres meses, concluirá el primer trimestre de 2022 y, según fuentes de la compañía onubense, “no tendrá impacto en el empleo”. La plantilla está formada por 750 personas, con un 90% de empleo indefinido y una media de edad que ronda los 42 años en el caso de los hombres y los 36 en el de las mujeres.

La directora general de Matsa, Audra Walsh, ha emitido este jueves un comunicado para hacer pública la operación: “Se trata de un momento histórico para nuestra compañía, que recibimos con alegría e ilusión. Esta operación garantiza la continuidad de nuestra apuesta por la excelencia y la eficiencia en todos nuestros procesos, ya que compartimos con Sandfire el compromiso con los más altos estándares de seguridad, responsabilidad y sostenibilidad”.

Matsa, que explota en la provincia de Huelva las minas subterráneas de Aguas Teñidas, Magdalena y Sotiel, se creó en 2005, genera unos 4.000 puestos de trabajo (directos, indirectos e inducidos) y su impacto económico anual en la provincia es de unos 190 millones de euros. Además, el 80% de sus trabajadores proceden de su entorno próximo. La empresa se dedica a la investigación y explotación de yacimientos minerales y su tratamiento en la planta de procesamiento, ubicada al norte de la Faja Pirítica Ibérica, en Almonaster la Real.

Mubadala pagó por la mitad de MATSA en torno a 500 millones de dólares (unos 425 millones de euros) hace poco más de cinco años, según Bloomberg. Sus activos bajo gestión exceden los 230.000 millones de dólares (unos 190.000 millones de euros), y tanto la petrolera como la minera son sus principales inversiones en España.

Danny Dweik, jefe de Industriales de Mubadala, ha destacado que MATSA “es una de las minas de cobre de mayor calidad del mundo, con un liderazgo ejecutivo fuerte y experimentado y más de dos mil empleados altamente calificados y productivos”. Asimismo, ha indicado que durante la próxima década, la compañía “se beneficiará significativamente de las iniciativas globales de descarbonización y vemos un futuro brillante para ellos como parte de Sandfire Resources”.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Por su parte, Jeremy Weir, presidente ejecutivo y director ejecutivo de Trafigura, ha señalado que el anuncio es “la culminación de una importante inversión en el complejo minero MATSA por parte de Trafigura y Mubadala para desarrollar un activo minero de clase mundial con una fuerza laboral altamente experimentada”. “Como propietario a largo plazo de la operación, nos complace que MATSA se convierta en un activo fundamental en la creciente cartera de Sandfire, en un momento en que la transición energética está impulsando una demanda significativamente mayor de cobre y otros metales estratégicos”, ha añadido.

Trafigura, con sede en Singapur, es una de las principales empresas en la comercialización de materias primas en el mundo: abastece, almacena y transporta un amplio abanico de insumos, incluyendo petróleo, productos refinados, metales y minerales, a clientes de muchos países.

Los precios del cobre han superado a principio de este año los 10.000 dólares por tonelada (alrededor de 8.500 euros), máximo histórico desde 2011, debido a la creciente demanda como consecuencia de la recuperación económica. No obstante, el temor a un aumento del contagio de coronavirus y una posible ralentización del crecimiento de China han provocado un regreso hacia los 9.000 dólares en las últimas semanas. Con la subida del precio del cobre, MATSA se revalorizó más de un 40% desde al año pasado, lo que animó a los dueños a escuchar ofertas por este negocio, que en 2019 facturó más de 470 millones de euros.


Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS