El Gobierno pide a los funcionarios que vuelvan a la oficina y plantea que solo teletrabajen un día a la semana

Función Pública propone retomar el trabajo presencial el 1 de octubre, y estudia rebajar a un solo día la posibilidad de que la plantilla pública opere a distancia

Una trabajadora lleva a cabo su tarea desde su domicilio.
Una trabajadora lleva a cabo su tarea desde su domicilio.Joaquín Gómez Sáncez (GETTY)

La vuelta a la normalidad laboral está cada vez más cerca en la Administración Pública, aunque los tiempos en los que el Gobierno tiene previsto que los trabajadores públicos que aún operan a distancia regresen a su puesto físico de trabajo despierta recelos entre los sindicatos. Por un lado, porque consideran que todavía es demasiado pronto para recuperar la actividad presencial al completo, y por otro, porque aseguran que la propuesta que les ha trasladado el Ministerio de Función Pública para su regulación rompe con el acuerdo alcanzado con el anterior responsable de la cartera, Miquel Iceta. En ese pacto se establecía una fórmula que permitía (en la mayoría de los casos) combinar el presencialismo con hasta tres días de trabajo a distancia. Ahora, según denuncian, la nueva propuesta solo contempla uno.

MÁS INFORMACIÓN
El teletrabajo ha sido una opción para muchos empleados durante la crisis del coronavirus, pero la vuelta a las oficinas cada vez parece estar más cerca en las empresas. Sin embargo, no todas las generaciones están por la labor.
De acuerdo con los resultados de la última oleada del Índice de Confianza del Trabajador de LinkedIn, la red social profesional más grande del mundo, son los millennials (58%) los que vislumbran este nuevo escenario como una oportunidad idónea de seguir desarrollándose como profesionales. Más de la mitad de los abanderados de la Generación Z, en cambio, no consideran la presencialidad un factor relevante para seguir avanzando en su carrera, asegurando haber encontrado en el trabajo remoto diferentes formas de enriquecerse profesionalmente.
El aspecto más valorado para seis de cada diez trabajadores de estos jóvenes es la posibilidad de concentrarse en un entorno físico sin distracciones, mientras que más del 80% de los de la Generación X y los Baby Boomers valoran el lugar de trabajo como elemento de sociabilización que favorece el progreso en sus carreras profesionales. De esta manera, la Generación Z no valora las posibles mejoras que lleva consigo el trabajo en la oficina con la misma seguridad que sus predecesores, demostrando que han encontrado en los nuevos modelos otras formas de sociabilizar y avanzar en su carrera. 
En cualquier caso, el 62% de los trabajadores españoles ya ha sido informado de que el retorno a la oficina se producirá en los próximos seis meses.
Unos 230.000 funcionarios de la Administración del Estado podrán teletrabajar tres días a la semana
Varias personas esperan en las puertas de la oficina de Empleo y Seguridad Social de Barcelona.
¿Sigue habiendo funcionarios?

Desde el ministerio de Función Pública señalan que se está trabajando en una “resolución que permita avanzar en la accesibilidad de la ciudadanía a los servicios públicos a través de una mayor presencialidad de los empleados públicos, siempre respetando las normas de seguridad sanitaria”, y argumentan para su ejecución el buen avance de la vacunación, “con más del 70% de la población con pauta completa”. La fecha para ese retorno completo sería el 1 de octubre, en apenas dos semanas. Aun así, según recoge el borrador de criterios generales de reincorporación de los funcionarios, para acceder a los servicios de atención al público será necesario continuar con el sistema de cita previa “al menos hasta el 31 de diciembre de 2021″.

Desde UGT critican que se potencie esta vuelta al puesto de trabajo ―salvo en el caso de colectivos vulnerables, inmunodeficientes o sometidos a tratamientos oncológicos y supuestos de cuarentena obligatoria―, y, sin embargo, “se mantenga en régimen telemático otros aspectos relacionados con la garantía de derechos de las y los empleados públicos de la Administración General del Estado (AGE) como cursos y actividades formativas, pruebas selectivas, reuniones, viajes o diálogo social”.

Fuentes de Función Pública aseguran que estas dos circunstancias ―el retorno al presencialismo y el diseño de una fórmula que en el futuro lo compatibilice con el empleo a distancia― son dos materias distintas, y dos negociaciones diferentes. También dicen que “cada departamento tendrá margen para organizarse de acuerdo con sus particularidades, el tipo de servicios prestados y la propia evolución de la epidemia”, y niegan que a los trabajadores públicos se les vaya a permitir tan solo un día de teletrabajo. “Esas negociaciones aún están en marcha”, indican. Al mismo tiempo, reconocen la valía del acuerdo alcanzado el pasado mes de abril entre el Gobierno y los principales sindicatos (CSIF, CCOO, UGT y CIG) en el que se permitía a la plantilla trabajar a distancia de manera voluntaria hasta tres días a la semana.

Cambio de criterio

CSIF, por su parte, no considera que la resolución de regreso reúna “los requisitos necesarios para garantizar en las mejores condiciones la vuelta al trabajo presencial”, y mantiene la propuesta de un modelo híbrido definido por un 40% de presencia física, y un 60% para el trabajo telemático. “En opinión de CSIF la Administración debería poner en valor la experiencia positiva que ha supuesto el desempeño del trabajo en modo telemático que durante todos estos meses de pandemia ha garantizado el funcionamiento de la Administración y el mantenimiento de prestaciones a los ciudadanos en ámbitos como el Empleo, la Hacienda Pública, la Seguridad Social y tantos otros que suponen la columna vertebral de nuestro Estado y elaborar sin dilación la norma que plasme el acuerdo de Teletrabajo en la AGE que será de aplicación en condiciones normales cuando termine la actual crisis sanitaria”, asegura el sindicato en un comunicado.

Desde UGT manifiestan su “desconcierto” ante la actitud de la Administración, puesto que “cambia constantemente de criterio, llegando incluso a plantear su intención de hacer desaparecer la modalidad no presencial de prestación de servicio”.

Sobre la firma

Gorka R. Pérez

Es redactor de la sección de Economía y está especializado en temas laborales. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Cadena Ser. Es licenciado en Periodismo por la Universidad del País Vasco y Máster en Información Económica de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS