Los finalistas de los Premios Retina Eco apuestan por la sostenibilidad y la innovación en la empresa

EL PAÍS Retina y Capgemini presentan los 12 finalistas que se disputarán los cuatro premios a los mejores proyectos de Generación Verde, Consumo Eficiente, Movilidad Inteligente y Economía Sostenible

Portada de los premios Retina Eco, organizados por EL PAÍS.
Portada de los premios Retina Eco, organizados por EL PAÍS.

La lucha contra el cambio climático y por la sostenibilidad, tanto social como medioambiental, son retos ineludibles para la supervivencia de la especie humana. Y para abordar esos retos cada vez es más importante el concurso de la tecnología. Por eso El PAÍS Retina, en colaboración con la consultora tecnológica Capgemini, ha convocado este año la primera edición de los Premios Retina ECO, con el fin de premiar los mejores proyectos del año 2020 en los citados ámbitos.

“Nos interesa la innovación, pero con un propósito”, dice Jaime García Cantero, director de Retina, “lo digital está aquí, pero entendemos que solo tiene sentido si es para hacer la vida mejor”. En esta primera edición el premio se inspira en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) relacionados con lo medioambiental, pero no se descarta que en próximas ediciones se tengan también en cuenta otros relacionados con lo social, como el fin de la pobreza o la disminución de la desigualdad.

“Mediante estos premios se pretende promover la conciencia sobre esto retos en el medio empresarial”, Laurent Perea, director general de Capgemini Invent, que ha ejercido como secretario del jurado. Además de la propia conciencia, se dan varios motivos por los que la sostenibilidad es cada más importante para las empresas. “Siendo sostenibles las empresas están más capacitadas para atraer a los clientes, a los inversores y al talento”, añade Perea.

En esta primera edición se han presentado 115 candidaturas, de las cuales se han aceptado 97, presentadas en tiempo y forma. El jurado ha seleccionado 12 finalistas, de los que cuatro serán premiados en las cuatro categorías: Generación Verde, Consumo Eficiente, Movilidad Inteligente y Economía Sostenible. Los premiados se darán a conocer en la ceremonia de entrega de premios, prevista para el próximo 6 de septiembre.

“La sostenibilidad y la digitalización están por todas partes, y está claro que vamos en la dirección correcta, la pregunta es si vamos a la velocidad correcta”, dice García Cantero. Estos premios quieren animar a las empresas grandes, medianas y pequeñas a que inicien esta senda, y no por unirse al carro de la moda o a modo de greenwashing, sino con un impacto concreto y real. Estos son los proyectos seleccionados.

Generación Verde

  • En los últimos años la cervecera Heineken se ha comprometido con la cuestión medioambiental (y también social) para ser verde como son sus botellas. Se ha volcado en la protección del agua como recurso y en la reducción de sus emisiones, para así lograr una cerveza cero emisiones.
  • Las comunidades solares Solmatch, de Repsol, son otro de los proyectos seleccionados: en ellas se produce energía a través de placas solares instaladas en los tejados de los edificios, que luego se comparte en el vecindario, consiguiendo así un autoconsumo compartido 100% renovable. La energía del barrio para el barrio.
  • La estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Butarque, Madrid, Negdia inyecta biometano en la red de gas: la depuradora genera este combustible a partir de las aguas residuales y lo aprovecha, creando así energía renovable y colaborando en la economía circular que trata de reutilizar los residuos, como sucede en la naturaleza, minimizando el impacto ambiental. También permite el consumo de ese biogás por coches adaptados, mediante una estación de servicio (gasolinera).

Consumo eficiente

  • Dicen que es “la botella más sostenible del mundo”, y la fabrica el Grupo Vidrala al 100% con vidrio reciclado, utilizando energía de bajas emisiones gracias a los biocombustibles. Con estas botellas, que luego pueden encontrar diversos usos comerciales, se puede reducir la huella de carbono hasta en un 90%.
  • El proyecto Detal de Cepsa supone una reducción drástica de las emisiones y aumenta la seguridad de los trabajadores (al eliminar de los procesos los compuestos químicos peligrosos) en la obtención del alquilbenceno lineal, base de la mayoría de los detergentes. También, siguiendo la filosofía de la economía circular, reutiliza la mayor parte de los residuos.
  • El proyecto Zero Emissions Rural Site (ZERS), de Cellnex Telecom, es una solución energética para el despliegue de la conectividad en el medio rural, donde será necesaria para el funcionamiento del coche autónomo, el Internet de las Cosas o la buena conexión en los pueblos pequeños. Los equipos necesarios para la conectividad, diseminados por el territorio, consiguen mediante este proyecto ser autónomos energéticamente, todo ello de manera sostenible y favoreciendo la inclusión digital en la llamada España Vacía o Vaciada.

Movilidad Inteligente

  • Las compras en línea están en auge por la mayor confianza en la seguridad en Internet, las restricciones de la pandemia y otros motivos. Los buzones inteligentes de Citibox inciden en la sostenibilidad de última milla: se trata de buzones para instalar en los portales de los edificios en los que recibir los paquetes que cada vez llegan en mayor número, incluso en ausencia del receptor, y mediante una plataforma accesible a todos los operadores. Así se evita que el mensajero tenga que hacer varios viajes si no encuentra al vecino, con el ahorro en emisiones que eso supone.
  • La movilidad eléctrica inteligente que propone Repsol implica un compromiso para los próximos años de tener más de 1.000 puntos de recarga para coches eléctricos y así ofrecer a los usuarios una red capilar con un punto de recarga rápida cada 50 kilómetros en las grandes vías y corredores y complementar esa red con puntos de carga ultrarrápida en ubicaciones estratégicas, apostando por tecnologías de recarga innovadoras, favoreciendo así la implantación del coche eléctrico y utilizando fuentes de energía renovables.
  • En los últimos tiempos se ha puesto sobre la mesa la contribución de las líneas aéreas en el Cambio Climático (de hasta un 3,5%) y hasta se ha propuesto la eliminación de los vuelos cortos. Airbus propone una forma de paliar estos efectos perniciosos de las emisiones de la aviación mediante sus aviones cero emisiones (ZEROe): varios prototipos de aeronaves, propulsadas por hidrógeno, que podrían estar operativas para el año 2035. La empresa estima que el hidrógeno tiene el potencial de reducir las emisiones de CO2 de la aviación hasta un 50%

Ecosistema Sostenible

  • Otro de los problemas medioambientales más acuciantes, y que más ha calado en la opinión pública, es el de los plásticos. En Preco abordan este reto produciendo, con una técnica propia, biolíquidos a partir del plástico, en otro ejemplo de economía circular donde se aprovechan los residuos. Con esos biolíquidos es posible producir nuevos plásticos.
  • El vertedero 4.0 de Energy Waste & Management (EWM) valoriza los residuos orgánicos mediante una descomposición acelerada. El sistema Waste Master, de pequeña o mediana capacidad, para su uso en el medio rural, permite valorizar una tonelada de residuos orgánicos al día para generar fertilizantes, pienso o biocombustibles sin usar agua o productos químicos.
  • Técnicas Reunidas y Reciclalia han desarrollado modelos para reciclar residuos de fibra de vidrio y fibra de carbono, cuyo crecimiento crecerá exponencialmente en los próximos años. Hoy en día no existen soluciones eficientes para realizar este reciclaje.

“Se han presentado muchos proyectos de interés, sobre todo para ser una primera edición”, opina Perea, “y entre los finalistas se han combinado iniciativas de diferente tamaño y en diferente grado de madurez. Percibo potencial para ir creando una dinámica en los años venideros”.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50