Ayudas Públicas

Las comunidades podrán apoyar a empresas en pérdidas por circunstancias excepcionales

Economía flexibilizará el decreto de inyecciones directas para abarcar más firmas y sectores

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.
La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.EFE

El Ministerio de Economía prepara una cierta flexibilización del plan de ayudas directas a empresas que gestionarán las comunidades. Por un lado, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, ya anunció que permitirá que los gobiernos autonómicos puedan añadir actividades que han sido especialmente dañadas en sus territorios y que no se encuentran en el listado de las que podían recibirlas. En el decreto inicial solo 95 de las 538 que hay clasificadas podían optar a subvenciones. Un ejemplo es el vino en La Rioja. Si se mira el impacto sobre este sector en la región, entonces las cifras de caída sí que justifican la ayuda.

Por otro lado, la legislación establecía que solo se podrían entregar las subvenciones a empresas que presentaron beneficios en 2019. De esta forma, se pretendía discriminar entre las buenas y las zombi: si tenía pérdidas en un año como 2019, cabía pensar que no se trataba de una empresa buena o que intentaba evitar el fisco.

Sin embargo, según fuentes gubernamentales, Economía va a flexibilizar un poco esta exigencia. Las comunidades podrán dar ayudas a empresas con pérdidas en 2019 siempre que el Ejecutivo autonómico justifique que esos números rojos de aquel año fueron por circunstancias excepcionales. Ese es el caso de los hoteles que registraron pérdidas por la quiebra de Thomas Cook. O aquellas compañías que sufrieron las inundaciones de una gota fría.

Estos cambios también harán posible que entren sectores muy castigados pero que no habían sido recogidos porque no habían utilizado los ERTE, el principal criterio usado para fijar qué ramas accedían a las ayudas y cuáles no. Por ejemplo, actividades como las academias no se incluyeron porque cuentan con muchos trabajadores autónomos.

En cualquier caso, las comunidades podrán seguir complementando con su presupuesto el dinero que entrega el Estado y elegir la cuantía de las ayudas en el rango entre 4.000 y 200.000 euros contemplado en el real decreto ley. Debido a su alta exposición al turismo, Baleares y Canarias pueden además elevar sus ayudas por encima de esas cantidades y extenderlas a empresas de la cadena de valor del turismo, como el comercio del centro o las peluquerías adyacentes a un hotel.

Este viernes Hacienda ha remitido a las comunidades los convenios para su firma. Estos regulan la colaboración, el intercambio de información con la Agencia Tributaria para las comprobaciones y la entrega de los 7.000 millones. Varias autonomías se quejan de la enorme dificultad que entraña gestionar estas inyecciones.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50