Teletrabajo

A la caza de pretendientes de trabajo

Las empresas usan plataformas para conectar a los empleados con herramientas que facilitan las tareas en remoto

La pandemia ha disparado el uso de herramientas de videoconferencia.
La pandemia ha disparado el uso de herramientas de videoconferencia.FilippoBacci/Getty Images

Lanzar las flechas de Cupido en las relaciones empresariales es la propuesta de Pymes Matchmaking, plataforma presentada al mercado como el Tinder de los negocios. Frente al cerrojazo por la crisis sanitaria de todo tipo de eventos para intercambiar tarjetas, esta solución, nacida en pleno confinamiento, facilita encuentros virtuales de trabajo a escala internacional. Y es que la pandemia nos ha arrojado en brazos de un teletrabajo apuntalado por una marea de herramientas de software, apps y algoritmos para hacernos sentir como en la oficina. Unas y otras se han lanzado a la conquista del pretendiente, afilando aristas en pro de una interfaz sencilla e intuitiva, pensada para la experiencia digital doméstica.

Encontrar a quien pueda enamorarse de tu negocio es el envite lanzado a partir de la red profesional Linkedin. “Un algoritmo busca a la persona indicada y envía una notificación al usuario para concretar una reunión personal cara a cara”, apunta su cofundador Gonzalo Figueroa. Desde ahí se abre un abanico de posibilidades: ofrecer o adquirir servicios, conseguir alianzas estratégicas en otro país o intercambiar información sectorial actualizada. Pymes Matchmaking está integrada en la comunidad Pymes Power Hub, un espacio de networking que cuenta con más de 1.000 usuarios.

Otras soluciones populares de encuentros virtuales son Shapr, cuyo algoritmo sugiere 15 personas a conocer al día; Wonderloop: que crea un motor de búsqueda a partir de presentaciones en vídeo o Ripple: fundada por exempleados de Tinder que propone conexión con profesionales con intereses similares, cercanos en ubicación y de grupos del usuario. “Herramientas de software, existían y muchas, pero debido a la crisis sanitaria se ha simplificado enormemente su uso y ahí radica gran parte del éxito del teletrabajo”, subraya Enrique Dans, profesor de innovación y tecnología en IE Business School.

“Se están logrando versiones sencillas y muy intuitivas que están permitiendo avanzar a las empresas”, añade. El éxito de esta transformación digital exprés se encuentra, en opinión de Dans, “en vencer la barrera de entrada a estas soluciones”. Basta un simple “descargar y empezar usar” y achaca precisamente a este uso “sobre todo intuitivo” el que el usuario “se vea atraído a invertir tiempo en mejorar su experiencia”. Hemos aprendido en pocos meses que una videoconferencia se coordina, pero se trabaja en asíncrono en documento compartido; a incluir vídeos en las presentaciones virtuales o a intercambiar documentos o comunicaciones certificadas de forma segura desde la nube, ejemplifica.

Para Jordi Romero, ingeniero y cofundador de Factorial, plataforma de gestión de recursos humanos con 60.000 usuarios en 60 países, el consumo de esta tecnología genera empleados autodidactas que están aprendiendo sobre la marcha y capacitándose para hacer “cosas que ni imaginaban”. Algo posible porque “invertimos todos los recursos en simplificar el manejo de la gestión de los recursos humanos en la nube”.

Las aplicaciones de recursos humanos viven su particular auge, igual que las de almacenamiento de datos en la nube y muy especialmente las que velan por la seguridad de esos datos. Las primeras ofrecen automatización del departamento casi al completo: gestión del talento, planes de acogida, reclutamiento, selección, evaluaciones, así como creación de organigramas, informes o tareas hasta a gestión de control horario, de turnos, vacaciones y ausencias.

Monday.com es una de las más valoradas. Muy buena para organizar proyectos de trabajo colaborativo. Facilita la comunicación del equipo al tener integradas herramientas de uso diario como Outlook, Teams, Zoom, Dropbox, Slack o Google Calendar. Las tareas asignadas se visualizan en tableros y sus usuarios destacan la sencillez en la consulta del estado de cada tarea a modo de semáforo. Su precio va de 8 a 16 euros por usuario y mes.

Trello es recomendable para listas y pendientes. Su uso es muy sencillo para asignar tareas al equipo así como para el seguimiento de su trabajo. Para configurarla te guía un asistente. Permite de forma muy sencilla acceder a otras funciones para hacer, por ejemplo, encuestas. Cuenta con una versión gratuita muy recomendable y la de pago puede adquirirse desde 10 euros al mes.

Almacenamiento

Entre las herramientas de almacenamiento de datos en la nube, que pugnan por ofrecer máxima capacidad tanto en su versión gratuita como en la de pago, el reto reside en su seguridad para evitar el hackeo de cuentas. Las más populares son Google Drive (15 GB gratis) y One Drive (5GB gratuitos). Su ventaja e inconveniente figura en la sincronización de sus servicios con Google y Microsoft. Esta última lo ha solventado con Personal Vault, que pide verificación de identidad con pin, rostro, huella o código enviado.

Una seguridad particularmente exigible en la gestión de certificados digitales, firma e intercambio de documentos en la nube, donde destacan otro tipo de aplicaciones como eSignaBox, que emplea sistemas de criptografía de clave asimétrica. El coste de la primera es de 189 euros al año y para el resto de 3,30 euros mensuales por empleado para empresas de hasta 50 trabajadores.

Certibox está dirigida a despachos profesionales para la gestión de notificaciones electrónicas de su cartera de clientes en 10.000 administraciones públicas. Automatizan el servicio de renovación de certificados y emisión de nuevos en 24 horas.


Más información

Lo más visto en...

Top 50