déficit público

El déficit público al cierre de 2020 estará por encima de los 100.000 millones de euros

La recaudación por sociedades cae un 35,4% y el IVA retrocede un 12,1%

La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso de los Diputados el 28 de enero.
La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso de los Diputados el 28 de enero.EUROPA PRESS/E. Parra. POOL / Europa Press

Los años en los que la economía flojea las cuentas públicas se descontrolan. El déficit público del conjunto de las Administraciones Públicas ascendió hasta los 87.603 millones de euros durante los once primeros meses del año pasado, una cantidad equivalente al 7,82% del PIB. Este enorme agujero supone, además, multiplicar por más de cuatro el desajuste presupuestario registrado un año antes. La mayor parte del desajuste corresponde a la Administración central, mientras que las comunidades autónomas registran un superávit gracias a las transferencias realizadas desde el Estado para apoyar su lucha contra la crisis sanitaria.

El Ministerio de Hacienda difundió ayer un aluvión de datos presupuestarios que evidencian la fragilidad de las cuentas públicas causada por la pandemia. Las Administraciones han tenido que elevar el gasto para afrontar la crisis sanitaria con el fin de tratar de contener la propagación del virus y evitar un colapso sanitario al tiempo que han lanzado numerosos planes de ayudas para los colectivos más vulnerables y los más afectados por la crisis del coronavirus. “El gasto consolidado asociado a la covid-19 asciende a 35.250 millones de euros”, explica Hacienda. La mayor parte es para financiar los ERTE y los ceses de actividad de los autónomos.

Además, la contracción de la actividad económica durante el año pasado se ha reflejado en la escasa cosecha recaudatoria. Las grandes figuras tributarias han aportado mucho menos a las arcas públicas que en años anteriores. Un vistazo a los informes de la Agencia Tributaria revelan que los ingresos que proporcionan el impuesto de sociedades se desplomaron un 35,4% hasta noviembre. En ese mismo periodo el IVA se hundió un 12,1%. La única gran figura tributaria que ha aguantado a duras penas ha sido el IRPF, que incluso logró aumentar su aportación a las arcas públicas un 1% durante los primeros once meses del año. La mayor contratación de personal por parte de las comunidades autónomas y el hecho de que se hayan frenado muchos los despidos por los ERTE explican esta evolución.

Todo eso explica la gigantesca brecha abierta el año pasado entre gastos e ingresos públicos. El Gobierno tiene previsto contener el déficit público de 2020 en el 11,3% del PIB, un porcentaje equivalente a 126.557 millones de euros. El consenso de los centros de estudio económicos recopilados por Funcas, la fundación de estudios de las antiguas cajas de ahorro, eleva el agujero a 135.517 millones de euros.

En cualquier caso, la clave del cierre del año será determinar si el déficit público de 2020 supera el de 2009, el mayor registrado hasta la fecha desde que existen registros. Ese año, tras el estallido de la crisis financiera acelerada con la caída de Lehman Brothers, al Ejecutivo de Rodríguez Zapatero se le disparó el desfase presupuestario hasta los 120.576 millones de euros, el 11,3% del PIB.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50