temporal Filomena

La nevada dificulta el abastecimiento de productos frescos en los supermercados

El difícil acceso de los camiones provoca algunos vacíos en los lineales, pero la patronal asegura que ya ha comenzado la reposición y se normalizará en horas

Baldas vacías en un supermercado del centro de Madrid, este lunes.
Baldas vacías en un supermercado del centro de Madrid, este lunes.Olmo Calvo

“Esto es peor que al comienzo de la pandemia”, comentaba un operario del Carrefour del madrileño barrio de Lavapiés, evocando esos días de marzo en que fueron normales los estantes vacíos en muchos supermercados. Diez meses después de que el virus pusiese a prueba al sector de la distribución, el lunes lo hizo un temporal de nieve que dejó tiritando muchos lineales, especialmente los de los frescos. Tras el fin de semana, la nieve, ya helada, dificultó en buena medida la circulación y el acceso de los camiones que debían surtir las baldas de supermercados y otras tiendas de alimentación. Las patronales del sector afirmaban que se trabajó durante el fin de semana para evitar el desabastecimiento e hicieron llamadas a los clientes a no hacer acopio, pero los huecos en las estanterías fueron habituales, sobre todo en las secciones de productos frescos. La comida envasada, que se pudo acumular la semana anterior, estuvo mejor surtida.

El color verde de las bandejas vacías dominaba por la mañana en el Carrefour de Lavapies, en una zona habitualmente atestada de fruta y verdura. Los empleados de la pescadería trocearon y envasaron lo poco de género que les quedaba de la semana pasada para ofrecerlo a los clientes. No habían recibido un camión desde el viernes, esperaban hacerlo hoy.

Tampoco había recibido género a primera hora de la mañana el Mercadona de Tempranales, en San Sebastián de los Reyes (Madrid) y las secciones de carne, pescado, fruta y verdura estaban casi vacías. No quedaba ni un huevo (salvo de codorniz). El producto fresco era su mayor déficit, como el de muchos otros centros visitados por este diario. También algunos lineales de papel higiénico mostraron huecos. En el Lidl de Ronda de Valencia, a unos metros del Carrefour, las estanterías no lucían desiertas, pero era cuestión de tiempo. “Hemos recurrido a lo que teníamos en nevera y almacén comprobando bien las fechas”, explica Isabel Roisler, asistente de 28 años. Una clienta se marchaba también sin su preparado para cocido del AhorraMás de Embajadores, donde sí tenían pescado de una remesa que ha llegado por la mañana. La fruta, en cambio, no había llegado, ni la carne. En otro mercadona cercano a Arturo Soria solo tenían el resto de fresco de la semana. En el Dia de la avenida de Badajoz, nada, y escaseaba el papel higiénico. “Como no empiecen a llegar camiones en breve, esto va a ser Los juegos del hambre”, bromeaba un trabajador, que temía no tener género fresco hasta el miércoles.

Arantxa, de 40 años, vecina de Lavapiés, se fue a su casa sin las verduras que pensaba comprar. En un primer momento, atribuyó la escasez a compras compulsivas por la nevada, pero el gran problema fue el transporte. La gran nevada del fin de semana bloqueó las carreteras, miles de camiones quedaron embolsados en estaciones de servicio y solo comenzaron a circular a última hora del domingo. En Madrid, por ejemplo, la circulación de vehículos pesados no se permitió hasta el mediodía de ayer. De todas formas, aunque las grandes vías y los centros logísticos comenzaron a despejarse por la mañana, el acceso a las tiendas depende del estado de las calles, en manos de los ayuntamientos.

“Fue un día súper intenso”, admitió Ignacio García Magarzo, secretario general de Asedas, la patronal de Mercadona, Dia o AhorraMás. A primera hora, la situación era “complicada”, en especial en Madrid y Castilla-La Mancha. “Hasta última hora de la tarde del domingo no se pudo autorizar el tránsito de camiones que salían de las plataformas logísticas alrededor de las ciudades. Cuando quedaron limpias las principales vías, a primera hora de la noche, comenzaron a funcionar”, explicó. Al final del día, la situación en las dos comunidades citadas había mejorado mucho, si bien “aún con limitaciones en la capital”, donde se pudo abastecer medio centenar de tiendas en calles principales. Auguraba que la mayoría de los centros serían surtidos a lo largo del día de hoy, “en función de cómo esté cada calle en particular”. Por ejemplo, los accesos al Mercadona de Tempranales estaban limpios por la mañana, pero las calles adyacentes siguen cubiertas de nieve endurecida, imposible para el tránsito de camiones. “Trabajamos estrechamente con las distintas autoridades a nivel autonómico y local y nuestros proveedores para garantizar un suministro ágil y eficiente”, afirmó Aurelio del Pino, presidente de ACES, que agrupa a Carrefour, Supercor o Lidl.

Estantes desabastecidos por el acopio de víveres en un supermercado de Madrid, este lunes.
Estantes desabastecidos por el acopio de víveres en un supermercado de Madrid, este lunes.David Folgueiras

Mercamadrid, el gran surtidor de frescos de la capital, no pudo operar ayer ni el sábado. La Unidad Militar de Emergencias, junto con el personal de la plataforma, ayudó a dejar limpios los accesos y a lo largo de la mañana comenzó algo de actividad, con la entrada de cerca de dos centenares de camiones, muchos de los que han pasado el fin de semana embolsados en distintos puntos del país. Pero los mercados centrales de carne, fruta, verdura y pescado no comenzaron a operar hasta esta pasada madrugada. Además, ampliarán su horario hasta las 11 de la mañana de hoy, para permitir un suministro más escalonado a los comercios tradicionales que dependen de la plataforma en mayor medida.

Tanto el gran mercado madrileño de abastos como las patronales de la distribución y las autoridades hicieron llamamientos a la población a la calma y a evitar compras compulsivas. “No tiene sentido hacer acopio, en unas horas todo estará normalizado”, aseguró García Magarzo. “Hay tiendas y productos suficientes para garantizar las necesidades mínimas de los hogares aunque la situación se prolongue en los próximos días”, señaló Del Pino. El alcalde de Madrid, tras consultar con varias cadenas distribuidoras, inistió en que “no hay riesgo de desabastecimiento”, destacando que la apertura de Mercamadrid hoy desatascaría la situación.

Pese a los huecos en los lineales, la inmensa mayoría de los puntos de venta de las cadenas pudieron abrir sus puertas. Mercadona se limitó a señalar que ha “reorganizado su red logística con el objetivo de que los supermercados de las zonas más afectadas por el temporal mantengan su actividad habitual”, priorizando la reposición en las tiendas más afectadas, y mantendrán sus horarios habituales. Los centros de El Corte Inglés, salvo alguna excepción (La Vaguada, Méndez Álvaro, Campo de las Naciones, Pozuelo y El Bercial), han abierto y permanecerán abiertos hasta las 19.00, al igual que sus supermercados Supercor (salvo los de Plaza López de La Plata, en Madrid; Boadilla del Monte, Las Matas, Torrejón de Ardoz, Torrelodones, Monte del Pilar, en Majadahonda; Zarzuela, en Aravaca, y Parque Pinar, en Pozuelo).

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50