Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anticorrupción acusa a Francisco González de contratar “de forma opaca” a Villarejo para el BBVA

El sumario afirma que siete departamentos del banco participaron de forma coordinada "a sabiendas de que era un policía en activo"

Francisco Gonzalez BBVA Ampliar foto
Francisco González, expresidente del BBVA, antes de entrar en la Audiencia Nacional en abril pasado. EFE

La Fiscalía Anticorrupción considera probado que el BBVA pagó 10,28 millones al comisario jubilado José Manuel Villarejo para labores de espionaje "a sabiendas de que era un policía en activo" cuando realizó los encargos. Pero la clave del caso BBVA-Villarejo es quién ordenó su contratación. Y la respuesta está en el sumario al que ha tenido acceso EL PAÍS: la contratación de Villarejo "habría sido ordenada, de forma opaca, por la propia presidencia del banco", cargo que ocupaba Francisco González, también imputado.

En el análisis de los resultados, los fiscales anticorrupción Miguel Serrano e Ignacio Stampa concluyen que "las diligencias judiciales practicadas hasta la fecha, especialmente la documental incorporada, los informes forensic preliminares y las declaraciones del investigado Antonio Béjar, vendrían corroborando la solidez de los indicios delictivos en la contratación y en los pagos a Cenyt con la presunta participación coordinada de múltiples áreas del banco a sabiendas de la condición policial de José Manuel Villarejo, y de la utilización por este de medios ilícitos para la obtención y acceso a información reservada con vulneración de sus derechos fundamentales". 

A continuación, la Fiscalía desglosa todos los departamentos donde quedaron huellas del paso de Villarejo: Seguridad Corporativa, Riesgos y Recuperaciones, Compras-Contratación, Contabilidad-Intervención, "y con especial protagonismo los Servicios Jurídicos, Cumplimiento y Auditoría Interna, y del máximo órgano ejecutivo de la entidad, ya que habría sido ordenada dicha contratación, y de forma opaca, por la propia presidencia del banco".

Y más adelante, el sumario lo repite pero de forma más clara: "La preponderante participación de Julio Corrochano [el máximo jefe de Seguridad del BBVA] vendría determinada por haber recibido directamente del entonces presidente del BBVA, Francisco González Rodríguez, el encargo de gestionar las contrataciones con Cenyt [la empresa del comisario] por sus vínculos personales con José Manuel Villarejo tras años como compañero en el Cuerpo Nacional de Policía a sabiendas de su condición policial en activo y de que sus servicios incluían el acceso a información reservada".

González dice no conocer al responsable

Francisco González acudió a declarar el pasado 19 de noviembre a la Audiencia y respondió a todas las preguntas del juez Manuel García Castellón durante más de dos horas y media. Aseguró que "siempre actuó de forma íntegra y ejemplar" y atribuyó los temas a alguna conducta irregular de carácter individual que yo desconozco", matizó más tarde. Sus palabras apuntaban directamente al jefe de Seguridad, Corrochano, una versión que no ha creído la Fiscalía Anticorrupción.

Este miércoles por la tarde, alrededor de las siete y media, el expresidente de BBVA, Francisco González, envió una declaración en la que afirma que "no participó en la contratación de esta empresa" (Cenyt) "ni tuvo conocimiento de la contratación de la misma por parte de BBVA hasta mayo de 2018.

La nota enviada a todos los medios dice "desmentir de forma categórica la información publicada por el diario EL PAÍS, que hace referencia a un informe de la Fiscalía, en el que supuestamente se le acusa de haber ordenado de forma opaca la contratación del Sr. Villarejo y la empresa Cenyt".

González anuncia que en los próximos día hará público un detallado comunicado de su declaración en la Audiencia, asegura "que en contra de lo publicado, no participó en la contratación de esta empresa ni tuvo conocimiento de la contratación de la misma por parte de BBVA hasta mayo de 2018".

González aclara que "nunca participó en la contratación de ningún proveedor externo, y que esto correspondía a los responsables de las diferentes áreas". E insiste en que "tanto el Banco como él mismo desconocían las actividades que desarrollaba la empresa Cenyt y el Sr. Villarejo, y por tanto no puede atribuírsele ningún tipo de responsabilidad sobre cualquier actividad ilegal que pudieran haber realizado"

No obstante, EL PAÍS dispone de los documentos en donde constan todas las frases en las que la Fiscalía Anticorrupción señala de forma clara que fue González el que "ordenó la contratación de forma opaca".

Volviendo al sumario, los fiscales aclaran que los numerosos contactos policiales de Corrochano y Villarejo al máximo nivel les facilitó esta tarea. Y señalan directamente a su sospechoso. Entre los contactos, "destacan especialmente el jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCO) de la Comisaría General de Información, Enrique García Castaño". 

Desde el primer contrato, el 2 de diciembre de 2004, "ya seria conocida por el BBVA la naturaleza ilícita de todas las contrataciones", añade el informe de la Fiscalía. Y esto es así porque se especificó en seis contratos que Cenyt era "una organización dirigida y coordinada por miembros de la Seguridad del Estado en situación administrativa de disponibilidad". 

Francisco González renunció a la presidencia de honor horas antes de la junta de accionistas del año pasado para tratar de rebajar la tensión ante esa cita. No obstante, mantiene un fortísimo sistema de seguridad con una quincena de escoltas a cargo del BBVA, con un coste anual cercano a los dos millones de euros.

Hace un año, el actual presidente del banco, Carlos Torres, aseguró que él creía a González cuando decía que era inocente y no sabía nada del caso Villarejo. Sin embargo, el 31 de enero pasado, prefirió no decir nada sobre el expresidente "porque hay una investigación abierta". Y añadió: "Respecto a mi persona, puedo hablar con total claridad. No hay ninguna posibilidad de que yo pueda tener responsabilidad por estos asuntos". Pese a esto, afirmó que estaría de acuerdo con "lo que decida el juez".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información