Bankia descarta una fusión y se compromete a repartir 2.500 millones en dividendos

El banco público gana 541 millones en 2019, un 23% menos por efecto de los tipos negativos y las mayores provisiones

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, este lunes. En vídeo, sus declaraciones sobre los resultados.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, despejó con rotundidad los rumores sobre una fusión con otro banco: “No contemplamos nuevas operaciones; no tenemos debajo, ni encima de la mesa, ni en el cajón ninguna operación”. Aseguró que su compromiso es cumplir el plan trienal 2018-2020 sin cambios en la entidad, y repartiendo en ese periodo 2.500 millones con los dividendos y devolviendo exceso de capital, pese a la caída de resultados.

En 2019 Bankia ha obtenido un beneficio neto de 541 millones de euros en 2019, lo que supone un 23% menos que un año antes, debido al impacto que ha tenido en su cuenta los tipos de interés negativos, que se ha reflejado en el menor resultado logrado con la rotación de carteras de renta fija, así como por las mayores provisiones realizadas para poder vender activos morosos que todavía acumulaba desde la crisis.

Pese a esta bajada de la cuenta de resultados, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de la entidad, afirmó estar "comprometido con el reparto de 2.500 millones entre los accionistas dentro del plan 2018-2020 y que supone la devolución de parte de las ayudas de los contribuyentes", algo que cuestionan buena parte de los analistas.

Más información
Bankia pide que el nuevo Gobierno respete su gestión independiente y privatice el banco
Bankia sube un 5% el dividendo, lo que elevará las ayudas devueltas al Estado

El directivo también afirmó que "los bancos europeos cotizan en Bolsa en los niveles más bajos de los últimos 30 años por lo que no creo que ahora sea el mejor momento para la privatización de Bankia". En 2019 el banco público cayó un 25% y desde julio de 2017 ha perdido el 64% de su valor en Bolsa. Para Goirigolzarri esta situación cambiará en cuanto los tipos de interés vuelvan al terreno positivo y se reflejen en la cuenta las mejoras comerciales implantadas en la entidad durante los últimos meses.

En cuanto a otras cuestiones políticas, Goirigolzarri reclamó "prudencia" a la hora de modificar la reforma laboral, como ha manifestado el Gobierno, tras un resultado "muy positivo" del dato del paro en 2019, con la creación de unos 400.000 empleos. A preguntas de los periodistas, negó cualquier tensión con el nuevo Gobierno o con Unidas Podemos y descartó que pudieran llegar injerencias en la gestión de la entidad con este Ejecutivo.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

La entrada de Unidas Podemos al Gobierno, un partido que pidió convertir Bankia en una entidad de gestión pública, levantó suspicacias por las posibles injerencias. Goirigolzarri se mostró diplomático: “No hay crispación” con Podemos, dijo, y comentó que estarían “encantados de coincidir con ellos en futuros actos públicos”. Además, alabó a la ministra de Economía, Nadia Calviño, por su alto reconocimiento en Europa. Eso sí, pidió que no suban los impuestos a la banca.

Respecto a una potencial subida de impuestos para el sector bancario -reclamo de Unidas Podemos--, Goirigolzarri ha recordado que Bankia pagó un tipo efectivo del Impuesto de Sociedades del 29% en 2019 y no espera un aumento de la presión fiscal.

Regresando a las cuestiones financieras de 2019, todos los márgenes de la cuenta de resultados presentan caídas por estos motivos, mientras que el volumen de crédito desciende un 0,7% y los recursos de los clientes, entre los depósitos y los fondos de inversión, suben un 1,4%.

Una de las cuestiones clave de estos resultados es el citado efecto que tendrá en el reparto de los dividendos dentro de una estrategia para devolver las ayudas públicas de 2012. El presidente de la entidad indicó que "con la sólida posición de capital, podemos anunciar nuestra intención de mantener el dividendo y abonar un total de 355 millones de euros a nuestros accionistas, que equivale a un 6,1% de rentabilidad por dividendo, calculado sobre la cotización de cierre de 2019. Damos así un paso más en la devolución de ayudas a los contribuyentes”, ha señalado.

La retribución será de 11,576 céntimos por acción, lo que supone mantener la cuantía por título y elevar hasta el 65% el reparto de beneficios entre los accionistas, el denominado pay-out, la parte del resultado que se entrega a los accionistas.

Objetivo: 2.500 millones en dividendos

Bankia ya anunció en 2019 que no iba a alcanzar el beneficio de 1.300 millones de euros en 2020 por culpa del escenario de bajos tipos de interés. Sin embargo, la entidad se comprometió a cumplir con el objetivo de generar un exceso de capital de 2.500 millones entre 2018 y 2020, que se repartiría en dividendos a sus accionistas.

En septiembre pasado afirmó la entidad que en los últimos 18 meses ya había acumulado ya un exceso de capital de 1.137 millones de euros. En la nota de prensa de este martes Bankia no ha hecho mención de este objetivo. Estos planes se verían alterados si llegara una fusión con otra entidad o si Bankia fuera comprada por un rival, alternativas que manejan los analistas pero que rechazan por ahora desde el banco público. La entidad, recuerda en la nota, "prosigue con la devolución de ayudas públicas y superará los 3.300 millones retornados a los contribuyentes una vez se abone el dividendo".

También destaca que el resultado puramente bancario,"ha crecido un 3,5% en el año, hasta elevarse a 1.287 millones, tras estabilizarse los ingresos y reducirse los gastos en mayor medida de lo previsto". El banco ha elevado hasta 672 millones de euros la dotación de provisiones (+16%) para rebajar la morosidad hasta el 5% frente al 6,5% de 2018.

Bankia ha registrado un nuevo incremento del nivel de solvencia, hasta cerrar, por primera vez un ejercicio, por encima del 13%,“manteniendo así el liderazgo entre nuestros grandes competidores y muy por encima de las exigencias regulatorias”, afirma Goirigolzarri.

En su opinión “2019 ha sido el mejor año en términos comerciales desde la creación de Bankia y hemos mantenido el liderazgo en solvencia entre los grandes bancos españoles, muy por encima, además, de las exigencias regulatorias”. El consejero delegado, José Sevilla, añade en la nota que “en el último año hemos dado un gran paso en el cumplimiento de nuestro Plan Estratégico 2018-2020, tanto en lo que a cifras de negocio como a calidad del balance se refiere”.

Rebaja de la morosidad

Las fuertes provisiones y la mejora del ciclo económico han permitido que el volumen de activos improductivos (créditos dudosos y activos adjudicados) "se haya reducido en 8.400 millones en solo dos años, con lo que la tasa se ha reducido al 3,3%, muy próxima al 3% proyectada para final de 2020", según la nota. No obstante, la tasa de morosidad total es del 5%, en línea con la media del sector.

Por otro lado, la entidad afirma que más del 53% de los clientes son digitales y el 36% de las ventas se han realizado a través de los canales digitales, por encima ya de la previsión del Plan Estratégico. El saldo de crédito total no dudoso ha aumentado un 0,2% en el año y se sitúa en 106.700 millones, "por la pujanza dela financiación al consumo y a empresas". Las hipotecas se mantienen estables, con una concesión de 2.922 millones el año pasado, de las que el 48% se hicieron a tipo fijo.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS