Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA | JORGE VALDANO

Jorge Valdano: “En el fútbol hay más dinero en circulación que talento”

Ganador de un Mundial con Argentina, Valdano reconoce que el jugador se ha convertido en un “hombre de negocios” y que el juego “no repara en cuestiones éticas”

El exjugador Jorge Valdano.
El exjugador Jorge Valdano.

Defiende Jorge Valdano (Las Parejas, Argentina, 1955), antiguo jugador, entrenador y director deportivo del Real Madrid, que el fútbol es un juego infinito. Defiende, con la memoria, que durante su niñez solo tenía una obsesión: la pelota. “Estoy convencido de que mi nieto se desvelará con una camiseta de su equipo, porque la fascinación que producen los héroes ya tiene más fuerza que el juego en sí mismo. Mi nieto no sabrá que en el instante en que compre esa camiseta pasará de hincha a cliente para activar un negocio cada vez más grande”. También defiende el campeón del mundo con Argentina en el Mundial de 1986 que una Liga europea sería el fin de muchos clubes medianos y pequeños, que el fútbol “es política”, que “hay más dinero en circulación que talento”, que “el futbolista es un hombre de negocios” y que el juego “no repara en las cuestiones éticas”. Defiende que el balón rueda, incesantemente, cada vez en más terrenos, campos y países. También que se golpea con mayor fuerza. Solo la Champions League genera 2.100 millones de euros. En el fondo Valdano defiende el proverbio árabe que reza: “Los perros ladran, la caravana avanza”.

Pregunta.Por primera vez en la historia, los equipos de fútbol de élite son rentables. ¿Quiere decir esto que se está reinventando el fútbol?

Respuesta. La industria del fútbol se está transformando pero dentro de una filosofía, la del espectáculo. Este deporte vive con el vínculo de su audiencia. Hubo un tiempo en el que un club era tan rico como la cantidad de entradas que podía vender. Era cuando el socio tenía un poder económico y esto le daba también un poder real sobre la institución. Ahora el desafío es relacionarse con los aficionados remotos y convertirlos en clientes. Esta estrategia la empezó el Manchester United y el Real Madrid aprendió muy pronto la lección. Llevamos dos décadas con giras por Asia y Estados Unidos. Y esto ha obligado a que el jugador, que ya es un héroe social, se convierta también en un hombre de negocios.

P. Los ingresos llegan del extranjero. China, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos. Geografías donde hay grandes carencias democráticas. ¿El fútbol, le guste o no al fútbol, es política?

R. El fútbol tiene una fuerza simbólica muy fuerte. El escritor Manuel Vázquez Montalbán nos enseñó que resulta imposible no leerlo también en términos políticos. No es que este deporte busque países que tengan dificultades con el respeto de los derechos humanos, lo que busca son naciones socioeconómicamente fuertes. Es cierto, y así lo ha demostrado la pasada Supercopa [disputada en Arabia Saudí], que no repara en cuestiones éticas.

P. Al fútbol han llegado el private equity, los clubes-Estados, oligarcas e incluso empresarios estadounidenses del béisbol. ¿Estos nuevos actores desestabilizan el juego?

R. Es imprescindible una regulación muy clara de la UEFA y la FIFA. Sin duda, Europa es un espacio de imperialismo futbolístico. Es el continente que más recauda, que más dinero mueve y donde circula más talento, por eso tiene mucho mérito lo que hacen el Real Madrid y el Barcelona: dos clubes que viven de lo que son capaces de producir.

P. ¿Está a favor de una Superliga europea?

R. Lo que ahora nos parece extravagante se convertirá en normal en muy poco tiempo. Es algo parecido a cuando se cambió la pretemporada por la gira de los equipos. Las primeras ocasiones resultaron hasta traumáticas porque los puentes entre lo económico y lo deportivo no son siempre fáciles de tender. Pero ahora se ve como algo normal.

P. ¿Esta Superliga sería el final de los clubes modestos y sus estadios, uno de los pocos espacios, por cierto, donde conviven, en un mundo de inmensa desigualdad, todos los estratos sociales?

R. Es una dinámica que el tiempo ha ido corrigiendo poco a poco. Cuando esto empezó, el Real Unión [Irún, Gipuzkoa] o el Arenas de Getxo [Bizkaia] eran auténticas potencias futbolísticas, pero fueron poblaciones víctimas de su propio tamaño. El fútbol se mudó hacia las capitales provinciales y ahora empieza a ser un problema de las grandes capitales europeas, por eso se fantasea con la posibilidad de crear una Liga europea. Y sí, las víctimas serán los equipos pequeños y medianos.

P. ¿Los futbolistas y sus agentes dominan el fútbol?

R. No he visto que los agentes en los últimos años hayan acumulado más poder, quienes sí lo han hecho son los jugadores. Son los grandes héroes de este juego, como dijo una vez Florentino [Pérez, presidente del Real Madrid]: “Este es un negocio de héroes”. Los futbolistas no solo tienen ese poder, sino que son conscientes de ello. Por una razón muy sencilla: hay más dinero en circulación que talento.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >