Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La renta agraria se hunde tras cinco años de subidas

La sequía y los precios bajos redujeron la producción en 2019

Recogida de aceitunas en una finca de olivar en la localidad sevillana de Bollullos de la Mitación.
Recogida de aceitunas en una finca de olivar en la localidad sevillana de Bollullos de la Mitación.

Las bajas producciones de los cereales y el vino por la sequía y los bajos precios de frutas y en el aceite de oliva hundieron la renta agraria en 2019. Según los primeros datos elaborados por el Ministerio de Agricultura, la renta registró un descenso del 8,6% hasta los 26.179 millones de euros poniendo fin a un periodo de subidas de cinco años. Aun así, Agricultura destaca que se trata de la segunda renta más alta de toda la Unión Europea, solo por detrás de Francia donde también sufrió este año una caída del 8,3%.

Por unidad de trabajo año, algo equivalente al trabajo de un activo en el sector, la renta ascendía a 30.361 euros, con un descenso del 3,6%. En medios agrarios no se creen las cifras y se plantean la necesidad de revisar partidas, sobre todo los costes de producción y tener más en cuenta los datos sobre declaraciones del sector en la Agencia Tributaria.

El valor de la producción final agraria ascendió a 50.637 millones de euros, lo que supone un descenso del 2,9% sobre la cifra récord de 52.157 millones de euros del año anterior debido al descenso de producciones y de los precios en un 3%. Las caídas en valor más importantes se registraron en los cereales, que bajan de 4.323 a 3.602 millones de euros, y en las frutas y hortalizas que cayeron de 10.132 a 8.413 millones, donde destacan los cítricos bajando de 2.707 millones a 2.127, el vino de 1.442 a 1.194 y el aceite de oliva de 1.800 a 1.482 millones. En cereales, la caída se debió a la menor cosecha y a los precios estancados; en vino a la menor cosecha de solo 38 millones de hectolitros; en frutas y cítricos a los bajos precios; en aceite de oliva también a la caída de las cotizaciones considerando que, a efectos de la renta, no se computa la baja cosecha de este año de solo 1,3 millones de toneladas, sino la cosecha récord de la campaña anterior de 1,8 millones de toneladas.

En el caso de las producciones ganaderas, dominó la estabilidad en producciones y precios a la baja en la avicultura de puesta y de carne. El porcino es la excepción donde aumentaron la producción y los precios por la venta a otros países comunitarios como Francia, Italia o Portugal y en terceros países, donde destaca China.

Los gastos en medios de producción registraron un incremento del 3,6% hasta los 24.173 millones de euros con subidas de precios en los fertilizantes del 6,6%, del 3,1% en piensos y del 3,1% en servicios con bajada del 3,3% en energía y del 1,3 % en semillas. En volumen, descendió el 1% la demanda de fertilizantes, mientras aumentaba el 1,6% la de semillas.

Desde el sector se sigue reclamando un observatorio para analizar la evolución y hacer un seguimiento de los precios de los medios de producción como ya funciona otro sobre el desarrollo de los precios de la cadena alimentaria en las ventas de los productos agrarios.

Las subvenciones aumentaron un 0,6% hasta los 6.427 millones de euros equivalentes al 24,5% de la renta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >