Opinión
i

La ingenuidad de Europa

La UE debe seguir defendiendo que la cooperación, no el proteccionismo, es la mejor aliada de la prosperidad

Tomás Ondarra

La Unión Europea no quiere ser el campo de batalla de la guerra comercial y tecnológica entre China y Estados Unidos. Ni quiere, ni debería querer. Atrapada en las disputas entre estas dos potencias, Europa se siente tan dependiente de las empresas digitales americanas como de las manufacturas chinas. Pero Europa no es naíf y trazará su propio camino. Este proceso comenzó el pasado 1 de octubre cuando el Consejo Europeo, formado por los presidentes y primeros ministros de todos los países de la...