Tesoro Público

El Tesoro reduce en 15.000 millones las necesidades de financiación para este año

Las emisiones netas de 2020 se quedarán en 115.000 millones, frente a los 130.000 millones previstos en mayo, y la financiación bruta en el ejercicio alcanzará los 282.137 millones

El secretario general del Tesoro y Financiación Internacional, Carlos San Basilio, en una imagen de archivo.
El secretario general del Tesoro y Financiación Internacional, Carlos San Basilio, en una imagen de archivo.Efe

El Tesoro Público ha decidido reducir en 15.000 millones de euros el volumen de financiación previsto para 2020. Con esta decisión, las emisiones netas del ejercicio se quedarán en 115.000 millones y la financiación bruta ascenderá a 282.137 millones. La consecuencia más inmediata de la decisión es que las necesidades de financiación en lo que resta de año se rebajan de 47.000 millones a 32.000 millones.

Para estos últimos, 22.000 millones se captarán mediante emisiones. Los 10.000 restantes saldrán del fondo SURE, la línea de financiación ideada por la Unión Europea para ayudar a los socios comunitarios a pagar los gastos derivados de los mecanismos de protección del empleo (tales como los ERTE en España). La Comisión Europea ha anunciado la puesta en marcha inmediata de este programa en el que a España se le han asignado 21.325 millones. Descontados los 10.000 millones que el Gobierno prevé solicitar este año, el resto se recibirán en 2021.

Las razones del cambio, ha explicado este jueves Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro y Financiación Internacional, son las buenas condiciones de financiación que ha tenido España, así como una mejora en la evolución de los ingresos previstos. San Basilio también ha citado las amortizaciones anticipadas de las Administraciones autonómicas y el hecho de que el Tesoro hiciera una estimación “prudente” en mayo. Entonces, cuando el impacto de la pandemia sobre la economía ya era patente, el Tesoro revisó su programa de financiación, que pasó de una estimación inicial de 32.500 millones a 130.000 millones. Las emisiones brutas pasaron de 196.504 millones a 297.352 millones

Según los últimos datos del Tesoro, el coste medio de las nuevas emisiones se ha ido reduciendo a lo largo del año y se sitúa en el 0,23%, un nivel idéntico al de 2019. Esto ha permitido una bajada del coste medio de la deuda en circulación, que ha marcado un nuevo mínimo histórico con el 1,93%. Lo que en cambio ha aumentado es la vida media de la cartera de deuda del Estado, que con 7,75 años alcanza niveles máximos.

El escenario futuro que contempla el Tesoro pasa, a pesar de las mayores necesidades de financiación, por una disminución del pago de intereses, lo que implicará una contención del esfuerzo necesario para su pago. La vicepresidenta tercera de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ya avanzó el martes en la presentación del nuevo cuadro macroeconómico que España podría conseguir este año un ahorro de entre 2.000 y 2.800 millones de euros en el coste de la deuda gracias al fondo SURE, entre otros factores.

Los responsables del Tesoro subrayan que se han implementado distintas medidas para gestionar de manera eficiente el incremento de la financiación, aumentando el tamaño de las subastas y flexibilizando las condiciones para participar en la segunda vuelta. También se ha recurrido en mayor medida al procedimiento de sindicación bancaria, habiendo emitido un volumen nominal de 52.000 millones de euros a través de cinco emisiones. Igualmente, se han emitido nuevas referencias, destacando la emisión a 7 años realizada en marzo, que San Basilio ha calificado de “pionera en el mercado europeo”, y la sindicación a 10 años realizada en abril, que fue la mayor de la historia del mercado de capitales y registró la demanda más alta recibida por cualquier emisor público o privado, hasta ese momento, para una sola referencia.

Más información

Lo más visto en...

Top 50