banco popular

El presidente de la CNMV asegura que no asesoró al Banco Popular en la ampliación de capital de 2016

Sebastián Albella ha declarado en la Audiencia Nacional que solo advirtió a la directiva de la entidad de su posible responsabilidad ante una ampliación de capital

Sebastián Albella, presidente de la CNMV.
Sebastián Albella, presidente de la CNMV. Manuel Casamayón

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, ha comparecido este jueves en calidad de testigo por la causa del Banco Popular y ha asegurado que él no formó parte del equipo del despacho Linklaters que asesoró a la entidad en la ampliación de capital de 2016. Durante cuatro horas de declaración ante el juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama, y en relación a la causa en la que se investigan las presuntas irregularidades que llevaron a la resolución y posterior venta del Banco Popular a mediados de 2017, el presidente de la CNMV ha puntualizado que lo que sí hizo fue asesorar al Consejo de Administración del banco sobre su posible responsabilidad ante una ampliación de capital.

Fuentes consultadas por Europa Press que han asistido a la declaración, han explicado así que Albella ha incidido en que no participó en ese equipo que asesoró al Banco Popular en la ampliación de capital de más de 2.000 millones, y que tras ser nombrado presidente de la CNMV en noviembre de 2016, se abstuvo de participar en cualquier acción del órgano regulador que estuviera relacionado con la entidad para no incurrir en conflicto de intereses.

Por otro lado, Albella ha subrayado que la CNMV no tenía mayor competencia sobre la ampliación que recibir los folletos informativos para la publicación, y ha añadido que, si bien la resolución se debió a una falta de liquidez, había otros problemas de carácter patrimonial.

Además, Albella ha reconocido que en la CNMV se valoró suspender la cotización de las acciones del Popular por las posiciones en corto, pero finalmente no se hizo porque no encontraron indicios suficientes, además de que había elementos objetivos que llevaban a la baja la acción. Asimismo también ha indicado que se investigaron las filtraciones a prensa que acabaron en la resolución a mediados de 2017, pero se acabó archivando al no encontrar suficientes indicios de manipulación de mercado.

Cabe recordar que el juez Calama investiga dos fases de este proceso: las presuntas irregularidades contables del Banco Popular en 2016, con la ampliación de capital de más de 2.000 millones de euros, y las filtraciones a prensa de un año después que habrían provocado la resolución a mediados de 2017.

Tras Sebastián Albella, declarará el 30 de septiembre a las nueve de la mañana y por videoconferencia el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) y exministro de Economía, Luis de Guindos. Ya el día 6 de octubre, también la misma hora, Calama ha citado a cinco testigos, todos ellos directores territoriales del Popular en el año 2016: Miguel Ángel Franco, encargado la zona norte; Manuel Quero, de la zona centro; Alfonso Ruspira, de la zona Cataluña/Baleares; José Baonza, de la zona de Levante; y Luis Marín, de la zona de Andalucía.

Asimismo, comparecerá Fernando Merino, responsable de la red del Banco Pastor en 2016. El instructor ha fijado el 8 de octubre a las 9.00 horas para que testifique Ana Botín, y el 15 de ese mes a la misma hora ha citado al que fuera presidente de Banco Santander España Rodrigo Echenique. El Santander fue la entidad que compró el Popular por un euro después de la resolución del banco, tras lo cual comenzaron a presentarse denuncias por presuntas irregularidades que han acabado en la Audiencia Nacional.

Lo más visto en...

Top 50