Empresas

El Sabadell descarta una fusión pero entiende que “es normal estar en las quinielas”

El banco gana 145 millones hasta junio, el 72,7% menos, por la caída de ingresos y las provisiones por la pandemia. La filial británica TSB pierde 71 millones.

El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu.
El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu. EFE

El Banco Sabadell ganó 145 millones de euros hasta junio, lo que supone un 72,7% menos que en el mismo período de 2020, tras acumular provisiones por 1.089 millones de euros. En una comunicación a la CNMV, el Sabadell precisa que se trata del nivel de provisiones requerido por la nueva normativa contable que afecta a los bancos, IFRS 9, y que incorpora los nuevos escenarios macroeconómicos por la covid-19. Como también reconoce la entidad, el resultado sufre “por los menores ingresos derivados de la menor actividad por la pandemia que neutralizan el impacto de la plusvalía de 293 millones de euros netos por la venta de Sabadell Asset Management”, la gestora que adquirió Amundi hace semanas.

El beneficio de grupo Sabadell se desglosa en 205 millones obtenidos por el banco en España, un 60% menos que en junio de 2019, 12 millones logrados en México, un 20% más, y los 71 millones de pérdidas de la filial británica TSB hasta junio, que había cerrado 2019 en positivo. El banco ha admitido que TSB no tendrá beneficios en 2020 debido al efecto de la caída de los tipos de interés en el Reino Unido y la nueva legislación que ha reducido lo que se cobra por los descubiertos.

En la rueda de prensa telemática de presentación de resultados, Jaime Guardiola, consejero delegado, comentó que esperan cerrar el ejercicio en beneficios porque las mayores provisiones ya las han realizado. No obstante, admitió que se llegaran más confinamientos “se traduciría en una nueva caída del PIB y eso supone más provisiones, que nos podrían llevar a pérdidas. Sin embargo, creo que la sociedad ha aprendido a vivir con esta situación sanitaria y, además, podría llegar una vacuna”.

Guardiola respondió a cinco preguntas sobre si el banco estaría dispuesto a fusionarse con un competidor. Afirmó que considera lógico que las autoridades supervisoras traten de empujar a las uniones bancarias porque es una manera de ganar rentabilidad con los bajos tipos de interés. En este sentido, admitió “que es normal que el Sabadell esté en la quinielas de las fusiones”, pero también afirmó que no sentía presión del Banco Central Europeo (BCE) para cerrar un acuerdo, y que “estamos centrados en ganar rentabilidad y hacer frente a esta crisis, para la que creo que estamos preparados. Esto nos ocupa el 100% del tiempo y no otras cuestiones”. Preguntado por si la entidad podía seguir adelante en solitario fue tajante: “Sí podemos”.

Más cierres de oficinas: 230 este año

Ese camino para ganar rentabilidad pasa por recortar costes aprovechando que los clientes han acelerado su adaptación digital y que el banco ha comprobado que puede hacer más procesos, incluso ventas de productos, de manera no presencial. Por eso, Guardiola anunció que prevén cerrar este año 230 oficinas en España, 90 más de las previstas inicialmente.

Preguntado por si el cierre de sucursales podría ir incluso más allá, comentó que se trata de un proceso dinámico, sujeto a las necesidades y la respuesta de los clientes.

Guardiola insistió en que han visto la recuperación de la actividad comercial, “sobre todo en junio y julio. En algunos parámetros, como el gasto con tarjeta, ya estamos en los niveles previos al confinamiento”. Esta situación ha permite al Sabadell “aumentar su cuota de mercado en facturación de TPV, tarjetas de crédito y seguros”, indica la entidad.

Créditos ICO y moratorias

En cuanto a los créditos con garantía del ICO para pymes, autónomos y empresas para afrontar la actual crisis de la covid-19, el Sabadell ha concedido hasta el momento 9.300 millones, y moratorias hipotecarias y de préstamos al consumo a particulares por 2.527 millones.

Por otra parte, la cuenta de resultados presenta caída en la principales partidas: el margen de intereses, que refleja la evolución del negocio típicamente bancario, alcanzó los 1.705 millones hasta junio, un 5,6 % menos que en el mismo período del año anterior. En cuanto a las comisiones netas, generaron 673 millones, un 4,6 % menos que en el mismo período del año pasado, “por la caída de la actividad y la situación de excepcionalidad en la primera parte del trimestre”.

La caída del resultado ha impactado en la rentabilidad sobre recursos propios, ROE, que ha caído del 6,8% de junio de 2019 al 1,96% actual. El ROTE, que mide la rentabilidad sin los fondos de comercio y otros activos intangibles, pasó del 8,5% al 2,44% en junio pasado.

La entidad destaca que los costes se contienen “y se reducen un 0,3% respecto al año anterior, situándose en 1.562 millones a cierre de junio y la ratio de eficiencia”, que mide lo que gasta la entidad por cada 100 euros que ingresa, “se sitúa en 53,7%, mejorando así en 1,07 puntos respecto al mismo período del año anterior”.

El banco presidido por Josep Oliu ha aprovechado el trimestre para mejorar el ratio de capital. El objetivo es “encarar con solidez el entorno macroeconómico actual”. Así, el ratio de primera calidad CET1 fully-loaded a cierre de junio de 2020 se sitúa en el 11,9%. Con las ventas ya pactadas, mejorará hasta el 12,1% fully-loaded.

Por otra parte, el Sabadell resalta que ha continuado reduciendo los activos problemáticos, que a cierre de junio sumaban un saldo de 7.820 millones de euros. En cuanto a la tasa de morosidad del grupo, se situó en el 3,95 %, con lo que mejoró respecto al mismo período del año anterior, cuando estaba en el 4,05%, si bien en España está en el 4,7%.

La entidad concluyó el primer semestre del año con una inversión crediticia bruta viva de 145.131 millones de euros, un 2,4 % superior a hace un año. En cuanto al número de oficinas, el grupo cerró el primer semestre del año con 24.206 empleados, 1.166 menos que hace un año, mientras que su red suma 2.271 oficinas, 183 menos que en junio de 2019

Lo más visto en...

Top 50