Empresas

Los beneficios de Telefónica caen a la mitad, hasta los 831 millones

La operadora sufrió en el primer semestre los efectos de la pandemia y la devaluación de las monedas con caída de ingresos y alta morosidad

Sede de Telefónica en Madrid.
Sede de Telefónica en Madrid.

Telefónica ha registrado un beneficio neto de 831 millones de euros en el primer semestre del año, un 53,5% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior, mientras que los ingresos se elevaron a 21.706 millones de euros, un 10% menos. Ambos descensos se deben al impacto negativo de la pandemia del coronavirus y la devaluación de las monedas de los países latinoamericanos donde opera la compañía, principalmente el real brasileño. Pese a todo, el grupo que preside José María Álvarez-Pallete ha decidido mantener el pago de dividendo en 2020.

El mercado no ha recibido bien los resultados presentados por la multinacional española y, al cierre de la sesión de este jueves, la cotización cedió un 3% hasta los 3,71 euros por título rozando los mínimos históricos que se alcanzaron el pasado mes de marzo, pocos días después de declararse el estado de alarma.

La dirección del grupo estima que el impacto de la pandemia recortó en 800 millones la cifra de negocios en el primer semestre (729 millones en el segundo trimestre), y en 370 millones el beneficio bruto operativo (Oibda) (297 millones en el segundo trimestre). Los tipos de cambio tuvieron un impacto negativo de 791 millones en el segundo trimestre, aunque las devaluaciones también están directamente relacionadas con la crisis del coronavirus, que ha golpeado duramente la economía de los países latinoamericanos donde opera Telefónica.

La facturación se vio afectada principalmente por los menores ingresos por roaming, el descenso de la venta de móviles, la menor actividad en el segmento del comercio y las empresas. Adicionalmente, la operadora admite que entre enero y junio se ha disparado la morosidad y el gasto por deterioro de cuentas a cobrar comerciales ha aumentado un 9,8% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, con especial incidencia en Telefónica Hispam. Para mitigar los impactos negativos de la pandemia, Telefónica ha reducido la inversión (Capex) un 22,3% en el segundo trimestre, ralentizando los despliegues de nuevas redes móviles y de fibra.

La deuda se sitúa en 37.201 millones de euros a cierre de junio y se reduce un 7,5% con respecto a hace un año, disminuyendo en 1.022 millones frente al cierre de diciembre de 2019. El resultado operativo antes de amortizaciones (Oibda) asciende a 7.075 millones en el primer semestre, con una reducción interanual del 18,7%. La compañía ha confirmado sus objetivos financieros para el año, que habían sido revisados al cierre del primer trimestre, y mantiene el pago de dividendo de 2020 en 0,40 euros por acción.

El margen Oibda de Telefónica bajó 3,5 puntos porcentuales reportados en el semestre, hasta el 32,6%. La operadora destacó su sólida posición de liquidez, de 23.698 millones de euros, con una posición de activos líquidos de 10.000 millones, con los vencimientos de deuda cubiertos más allá de los próximos dos años. El flujo de caja libre en el conjunto del semestre asciende a 1.222 millones.

De los cuatro mercados declarados prioritarios por el grupo en su última remodelación, solo Alemania mantiene una cifra positiva de ingresos (+2%), destacando el desplome en Brasil (-21,44%), y con descensos más moderados en España (-3,4%) y Reino Unido (-1,2%). El beneficio bruto (Oibda) cae en los cuatro mercados, siendo más acusado el descenso en Brasil (-18,7%) y en España (-9,3%). Con todo, el peor comportamiento correspondió a Telefónica Hispam, que agrupa al resto de filiales latinoamericanas y para la que la compañía busca una salida en forma de venta parcial o total, que redujo sus ingresos un 18,6 y su rentabilidad un 35,6%.

Riesgos políticos

En su informe semestral, Telefónica analiza tres focos de incertidumbre en España, relacionados con el ámbito político y la gobernabilidad del país. El primero, consecuencia de la situación política en Cataluña y su impacto en las condiciones de financiación de la economía española dado el calendario exigente de vencimientos que afronta el país y la notable dependencia del país al escenario e inversores internacionales.

El segundo foco estaría relacionado con la incertidumbre sobre las políticas económicas a ejecutarse de 2020 en adelante, dada la elevada fragmentación política existente y la falta de acuerdos en temas claves.

Finalmente, ser uno de los países más abiertos al exterior desde el punto de vista comercial y estar prácticamente entre los diez países del mundo más emisores y receptores de capital hacen que cualquier situación de reversión proteccionista pueda tener implicaciones significativas.

Venta de Costa Rica

Por otra parte, Telefónica anunció este jueves que ha alcanzado un acuerdo con Liberty Latin America ara la venta de la totalidad del capital social de su filial de Costa Rica por 500 millones de dólares estadounidenses (aproximadamente 425 millones de euros al tipo de cambio actual).

La plusvalía antes de impuestos se estima que ascenderá, aproximadamente, a 210 millones de euros y la deuda neta del grupo Telefónica se reducirá en aproximadamente 425 millones de euros. La operación se produce tras frustrarse la venta a Millicom, a quien la multinacional española ha demandado.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50