La crisis del coronavirus

Red Eléctrica gana un 8,4% menos por el aumento de amortizaciones y gastos financieros

Las cifras del operador del sistema reflejan también los nuevos parámetros regulatorios

Instalación eléctrica.
Instalación eléctrica.

Red Eléctrica de España acabó el primer semestre con unos beneficios de 331,7 millones de euros, un 8,4% menos que el año pasado, debido a un incremento de las amortizaciones por la incorporación de nuevos negocios y unos mayores gastos financieros, como consecuencia de un aumento del volumen de deuda. El resultado bruto de explotación (Ebitda) ha alcanzado los 766,2 millones de euros, un 1,7 % por debajo del obtenido en el ejercicio anterior.

Las cifras del primer semestre reflejan la entrada en vigor de los nuevos parámetros regulatorios que afectan a las actividades reguladas que desarrolla la compañía. En este sentido, la tasa de retribución de los activos de transporte ha pasado del 6,5% al 6% y se han aprobado las instalaciones tipo y los valores unitarios de referencia de operación y mantenimiento.

Además, se aplica una nueva metodología de retribución al operador del sistema. Adicionalmente, este ha sido el primer semestre completo en el que se ha incorporado Hispasat al perímetro del grupo y el primer trimestre íntegro para la brasileña Argo, cuya adquisición se formalizó el pasado 26 de marzo. Dichas incorporaciones han permitido paliar parcialmente los efectos derivados de los nuevos parámetros retributivos de forma que la cifra de negocios alcanza en el semestre los 977,9 millones de euros, un 1,5% inferior a la del mismo periodo del año anterior.

Red Eléctrica presenta los resultados en un contexto definido por la crisis global originada por la covid-19, que también ha marcado la realidad del grupo en los últimos meses. En este periodo, gracias a las medidas implantadas y los esfuerzos realizados en los últimos años, la compañía ha mitigado los efectos de la pandemia a nivel operativo y ha seguido garantizando el suministro eléctrico y las telecomunicaciones con elevados estándares de calidad en los países en los que opera.

La paralización de la actividad económica en España y Latinoamérica ha impactado en algunas partidas como la construcción de nuevas infraestructuras, en las que se han producido retrasos temporales. No obstante, la compañía espera que los niveles de inversión se recuperen parcialmente en los últimos meses de 2020.

“La crisis sanitaria presenta una complejidad sin precedentes que no permite conocer aún con exactitud sus consecuencias, pero desde el grupo Red Eléctrica estamos trabajando intensamente para que esta situación siga sin afectar a la gestión de nuestras infraestructuras y continuamos evaluando su desarrollo para minimizar su impacto en los estados financieros”, ha afirmado este miércoles Roberto García Merino, consejero delegado durante la presentación de resultados.

Durante la crisis, el principal reto para la compañía ha sido operar el sistema eléctrico en un contexto excepcional marcado por una caída significativa de la demanda, situación que Red Eléctrica ha afrontado manteniendo unos estándares elevados de calidad de servicio, que ha alcanzado en este periodo una disponibilidad del 99% en la Península, del 97,6% en Baleares y del 99,2% en Canarias.

Además, y a pesar del contexto, la compañía ha seguido trabajando para impulsar la transición energética en España, principalmente a través de la integración de nueva potencia de generación renovable. En estos seis meses, Red Eléctrica ha facilitado la incorporación al sistema de 445 MW de eólica y 780 MW de nueva potencia solar fotovoltaica. Gracias a este incremento, la eólica —con 26.245 MW— se encuentra cada vez más cerca de superar al ciclo combinado como primera tecnología del parque generador a nivel nacional (26.284 MW). Este incremento de la potencia instalada en España ha permitido que la generación eléctrica a partir de fuentes renovables haya representado el 46,1 % del total del mix en el conjunto del primer semestre.

Por otro lado, y en línea con su compromiso con el desarrollo del territorio, la compañía ha puesto en marcha diferentes proyectos y colaboraciones para mitigar el impacto socioeconómico de la covid-19 en sus momentos más virulentos. Red Eléctrica ha puesto el foco en los colectivos vulnerables y en las comunidades rurales, principales afectados de la pandemia. Además, se ha unido a multinacionales energéticas del país para lanzar la convocatoria Energía Positiva + con la que se impulsarán 14 proyectos de startups españolas que implantarán sus soluciones innovadoras en el plazo de un año.

Las inversiones han alcanzado los 567,3 millones al incorporar la adquisición del 50% del capital de la brasileña Argo por un importe de 374,3 millones. Dicha sociedad consolida por el método de participación en el grupo Red Eléctrica a través del subgrupo REI. En lo relativo al dividendo, el pasado 1 de julio Red Eléctrica repartió 0,7792 euros por acción en concepto de dividendo complementario. De esta forma, el dividendo abonado con cargo a los resultados de 2019 ha sido de 1,0519 euros por acción.

Por otro lado, este mes de junio ha puesto en servicio la interconexión eléctrica submarina entre Mallorca y Menorca, infraestructura que mejora de manera decisiva la seguridad y la calidad del suministro en Menorca. Con una inversión de 84 millones de euros y tecnología de vanguardia, el nuevo enlace jugará un papel sustancial en el proceso de transición energética de las Islas Baleares.

En lo relativo al ámbito regulatorio, el pasado 23 de junio, el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto-ley 23/2020 que recoge medidas para impulsar la transición energética y la define como una oportunidad única para favorecer la reactivación económica en línea con la senda marcada por el Pacto Verde Europeo. Esta norma fue convalidada posteriormente por el Pleno del Congreso el pasado 15 de julio. Entre otros aspectos, la normativa modifica el porcentaje de inversión anual en la red de transporte en relación con el PIB (del 0,065% al 0,075%) en el trienio 2020-2022 y también algunos aspectos puntuales de la planificación con el fin de incorporar las instalaciones de carácter estratégico vinculadas a la transición energética.

Además, el pasado 2 de julio la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia emitió un informe sobre la propuesta inicial de desarrollo de la red de transporte de Red Eléctrica de España como operador del sistema y gestor de la red de transporte de energía eléctrica para el periodo 2021-2026. Dicho informe valora positivamente la propuesta de la compañía al recoger las necesidades de la red para avanzar en la senda de transición energética definida en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima. Estas necesidades han sido valoradas inicialmente en 5.684 millones de euros a los que se suman 759 millones en interconexiones internacionales.

Por último, este mes de julio el grupo ha presentado la nueva marca de su filial tecnológica, Elewit, que se constituyó en 2019 para impulsar soluciones innovadoras en los ámbitos de la electricidad y las telecomunicaciones. A través de Elewit, durante el primer semestre el Grupo ha participado en dos proyectos de inversión centrados en el impulso de la movilidad sostenible.

Más información

Lo más visto en...

Top 50