Crisis del coronavirus

La pandemia acelera la caída de precios en la vivienda

Tecnocasa detecta una bajada de precios de casi el 5% en el primer semestre del año, más del doble que en la segunda mitad de 2019

Edificio en construcción en Madrid, a principios de julio de 2020.
Edificio en construcción en Madrid, a principios de julio de 2020.Marta Fernández Jara - Europa Pr

La compra de casas continúa abaratándose en España y la pandemia ha acelerado esa tendencia. Así lo muestra un estudio estadístico publicado este martes por Tecnocasa, que concluye que en el primer semestre de este año los precios de la vivienda han caído un 4,9% con respecto al mismo periodo de 2019. Ese porcentaje supone más que duplicar el ritmo de bajada que ya se había detectado en la segunda mitad del año pasado (-2,1%), algo que Lázaro Cubero, director del departamento de Análisis e Informes del grupo inmobiliario, atribuye a que “ahora se exige un mayor esfuerzo negociador y más rebaja”.

La vivienda en España, ha dicho Cubero en una nota difundida por la inmobiliaria, “sigue bajando este semestre siguiendo la inercia ya iniciada en el semestre anterior y acelerada por la situación actual que estamos viviendo”. Para el cálculo se han tomado como referencia más de 4.200 operaciones intermediadas por Tecnocasa entre enero y junio de 2020. Es una muestra mucho menos amplia que la de la estadística oficial del INE, pero aporta el valor de que no responde al precio de tasación, sino al importe real al que se cierran las operaciones. Esto, a juicio de sus autores, hace que refleje más rápido que otras estadísticas las variaciones.

Y los datos en los mercados analizados son concluyentes. Como media de España, en la primera mitad de 2020 una casa valía 2.245 euros por metro cuadrado, un 4,94% menos que los 2.363 euros que se pagaban un año atrás. Y ninguna de las seis ciudades que superan el medio millón de habitantes se libraron de los descuentos. Sevilla lideró la caída de precios con un retroceso interanual del 8,2%, seguida de cerca por Barcelona (-7,2%) y, ya por debajo de la media nacional, Madrid (-4,5%). Más moderado fue el abaratamiento de las casas en Valencia y Zaragoza, con sendas bajadas del 2,7% y un 2,2%, mientras que en Málaga fue donde mejor resistieron los precios (-1,4%).

El análisis recuerda que antes de la llegada de la epidemia de covid-19, el mercado inmobiliario ya “había iniciado un periodo de corrección de precios”. Y al respecto destaca que “el último informe del Grupo Tecnocasa [el relativo al segundo semestre de 2019] ya reportaba caídas de en torno al 3% para las ciudades de Madrid y Barcelona, que suelen ser las poblaciones que marcan tendencia”. Pero sobre esa inercia que se arrastraba, es imposible negar el impacto de la pandemia. “Paralizó la economía, lo cual es un acontecimiento sin precedentes”, indican los autores del estudio, que se realiza desde 2004 y dirige el catedrático de Economía de la Universitat Pompeu Fabra José García-Montalvo.

Recuperación de la actividad

Los datos del grupo inmobiliario muestran sin embargo una razonable recuperación de la actividad desde mayo, cuando arrancó la desescalada, y sobre todo en junio. En el sexto mes del año, las oficinas de Tecnocasa recibieron un volumen de solicitudes de compra similar al de febrero y gestionaron casi las mismas visitas que entonces. La oferta de viviendas a la venta alcanzó el mayor nivel de todo el año, y también se incrementó sustancialmente el número de inmuebles que rebajaron el precio que inicialmente pedían.

Todo ello sumado da como resultado una enorme incertidumbre que todavía pesa sobre el sector. Por un lado, el informe recuerda que, a diferencia de lo que pasa en otras actividades como el turismo o el ocio, “nada impide que las transacciones perdidas ahora se puedan recuperar en la última parte del año”. Pero a la vez admite “los efectos futuros de la pandemia sobre el sector inmobiliario son impredecibles y dependen de forma crucial de los efectos de la pandemia sobre toda la economía”.

El estudio sí prevé que este año se pierdan en España entre un 20% y un 30% del total de compraventas de vivienda que hubo en 2019 (más de medio millón). Y, en ese contexto, los vendedores “ajustarán más sus precios a lo largo de la negociación”. En otras palabras, las casas seguirán bajando de precio. Aunque menos de lo que muchos potenciales compradores desearían: “Todo apunta a que los jóvenes continuarán expulsados del mercado de la propiedad”, aseguran los autores del informe.

Más información

Lo más visto en...

Top 50