El SEPLA impugna el ERTE de Air Europa ante la Audiencia Nacional

El sindicato de pilotos alega que la compañía está aplicando el ajuste temporal de forma arbitraria y unilateral

Un avión de Air Europa.
Un avión de Air Europa.

El sindicato de pilotos Sepla de Air Europa ha impugnado ante la Audiencia Nacional el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) presentado por la aerolínea el pasado mes de marzo por considerar que está siendo aplicado de forma arbitraria y unilateral, sin contar con los representantes de los trabajadores, informaron fuentes sindicales.

Air Europa aplicó a finales del pasado mes de marzo, coincidiendo con la declaración del estado de alarma por el coronavirus, un ERTE que afectó al 90% de su personal de vuelo, tanto pilotos como asistentes de cabina de pasajeros (TCPs). El ajuste temporal se produjo por causa de fuerza mayor al suspenderse el 95% de los vuelos por lo que se realizó sin el periodo de consultas preceptivo en la mesa de negociación que estaba constituida.

Esa es precisamente una de las causas que alega el sindicato en su impugnación, ya que el convenio colectivo contempla que los ajustes de empleo deben ser negociados entre dirección y representantes de los trabajadores, y debe prevalecer sobre la norma general.

Otra de las razones que expone el Sepla es que la compañía no ha cumplido con su compromiso de distribuir el escaso trabajo que ha habido durante el periodo de alarma entre todos los pilotos, y ha preferido desafectar del ERTE solo a unos pocos. Una situación que se ha repetido después de levantarse el estado de alarma cuando se han reanudado los vuelos pero con pocos destinos y frecuencias, manteniendo a la inmensa mayoría de los pilotos sin volar y sin poder por tanto percibir más ingreso que lo que la exigua prestación por desempleo. De esta forma, la mayor parte de los 650 pilotos de la plantilla de la compañía de la familia Hidalgo sigue en situación de ERTE.

El sindicato de pilotos argumenta que la empresa nunca dejó claro si con el ERTE la fórmula a la que se recurría para paralizar la actividad era la suspensión de los contratos o la reducción de la jornada al 100%, ni los criterios que guiaban a la dirección de la compañía a la hora de asignar los vuelos que han seguido activos.

La impugnación también se produce porque la empresa incumple lo establecido en el convenio colectivo, que obliga a la compañía a negociar con los sindicatos cualquier reestructuración laboral mientras parte de la producción esté externalizada, como es el caso por Air Europa Express.

Air Europa reanudó sus vuelos nacionales el 22 de junio y ha ido retomando de forma progresiva su operativa europea, pero mantiene alrededor de una cuarta parte de los vuelos de su programación normal, y la práctica totalidad de la flota transoceánica en tierra.

Postura de la empresa

Por su parte, desde la empresa se aseguró que pese a que el ERTE de fuerza mayor no obliga a constituir comisiones de seguimiento “ha mantenido inalterable su compromiso con la interlocución”, y ha compartido con los sindicatos información actualizada sobre la evolución y previsiones de la actividad de la compañía.

 “Tan abiertos estamos al diálogo que estas conversaciones pueden llevar y han llevado ya al planteamiento de propuestas por parte de la empresa y a la firma de acuerdos. De hecho, se han firmado ya con colectivos como el de tripulantes de cabina de pasajeros. Pero en este momento no podemos hablar de ninguna propuesta concreta que pueda haber o no sobre la mesa, en respecto estricto a las condiciones de confidencialidad existentes en el marco de cualquier diálogo de estas características”, indicó un portavoz.

Lo más visto en...

Top 50