TESLA

Tesla desbanca a Toyota y se convierte en el fabricante de coches más valioso del mundo

La firma californiana supera los 207.200 millones de dólares de valor bursátil y supera a la marca japonesa

Tesla Model X, en enero en un concesionario de la marca en Bruselas.
Tesla Model X, en enero en un concesionario de la marca en Bruselas.Francois Lenoir / Reuters

El fabricante de vehículos eléctricos Tesla se ha convertido este miércoles en la empresa de automoción más valiosa del mundo en Bolsa. En lo que va de 2020 acumula un rally antológico y se ha repuesto con rapidez al impacto del coronavirus. Tanto que lo que parecía una quimera a principio de año, conseguir adelantar a Toyota, se ha convertido en una realidad en solo unos meses. Según la agencia Bloomberg, el valor bursátil de Tesla alcanza ya los 207.200 millones de dólares (unos 184.000 millones de euros) en la Bolsa de Nueva York y supera así los 201.900 millones de dólares (unos 179.000 millones de euros) de Toyota.

La carrera de la firma californiana hacia el estrellato ha sido fugaz y parece no haber registro histórico que se le resista. A principios de año pugnaba con Volkswagen por ser la número dos y consiguió dejarlo atrás rápido. Este miércoles ha llegado a cotizar a casi 1.130 dólares por acción (una subida diaria de más del 4%). Y en lo que va de año su apreciación es del 170%. Toyota, por su parte, se anota bajadas en Bolsa este miércoles superiores al 1%, lo que ha supuesto la pérdida de un trono que parecía asegurado hace solo unos meses.

El entusiasmo que genera la compañía de Palo Alto desde su salida a Bolsa entre los inversores ha hecho de Tesla un icono, un verdadero objeto de deseo global. El mensaje de la firma lo han comprado en masa pese al abismo que existe por ejemplo entre la producción de Tesla y la de Toyota: el fabricante de California produjo 103.000 coches en el primer trimestre. Esto es solo un 4% de los casi 2,4 millones fabricados por la compañía nipona.

Tesla ha sabido jugar bien con estos peros y ha conseguido sobreponerse a los problemas que ha arrastrado desde hace años para aumentar su producción, lo que le supuso gastar dinero a espuertas y que su proyecto llegase a estar en riesgo. Algo que ahora parece muy lejano, pese a seguir siendo diminuta en volumen: el año pasado vendió 367.000 vehículos, más que los dos ejercicios anteriores conjuntamente. Pero sus datos están todavía a mucha distancia del grupo Volkswagen o Toyota, por ejemplo, que vendieron unos 10 millones de vehículos cada uno el año pasado.

La compañía norteamericana apenas cuenta con un 0,3% de la tarta global de vehículos, una cuota muy pequeña pese al récord de ventas registrado el año pasado. Además, Tesla aparentemente tiene algunos techos que podrían frenar esa escalada: solo compite en el sector de los eléctricos, un mercado de futuro pero por el momento acotado, y apenas produce en dos fábricas (Estados Unidos y Shanghái), a la espera de poner en marcha en 2021 la de Berlín y mientras deshoja la margarita para levantar su segunda factoría en Norteamérica.

Lo más visto en...

Top 50